chichería

Traducciones

chichería

SF (Andes)
1. (= bar) → chicha bar
2. (= fábrica) → chicha brewery
Ejemplos ?
La lavandera Juana Baura, una “gallinaza”, es decir del barrio de la Gallinacera de Piura, que cría a la ciega Antonia y después a la hija de ésta, La Chunguita o La Chunga. Angélica Mercedes, cocinera de “La Casa Verde” (la primera) y que luego funda su propia chichería, en la Mangachería.
Circuito Codigua: en esta comuna el recorrido comienza con una visita al vivero "Los Copihues", para luego visitar la tradicional Chichería "Los Martínez", lugar donde podrás degustar chicha y empanadas.
Ernesto deja a Ántero con su lío y se dirige al barrio de Huanupata. Entra a una chichería donde se estaba un arpista, a quien todos admiran y llaman el papacha Oblitas.
Uno de estos afirma que Felipa estaba muerta. Cuando Ernesto pregunta a una de las mozas si era cierto eso, ésta se ríe y lo empuja, botándole de la chichería.
Otras versiones indican que un propietario de una chichería del sector arrendaba uno de los predios a los circos que venían a hacer sus presentaciones y en mora de uno de sus inquilinos en el pago del arriendo, se dejó a un tigre como prenda de pago.
Desde época colonial a los establecimientos donde se ofrecía chicha se les llamaba «chicherías»; posteriormente, ya en el siglo XIX, sin dejar el apelativo de chichería, al incluir el servicio de expendio de comidas con aderezo o acompañamiento de ají, se les fue llamando «picanterías».
Los temas suelen ser propuestos al cantor por los concurrentes a una fiesta o una chichería, y suelen expresar cierta maliciosa travesura o una intención desafiante.
Allí cae rendidamente enamorado de Claudina, una bellísima chola que regenta una chichería (o despacho de bebidas alcohólicas como la chicha) en la que son frecuentes las fiestas y los escarceos eróticos.
Paseando una tarde López Sánchez por la calle de Santa Teresa con sus familiares y su pertiguero, de quien nunca se separaba porque le servía de oficial de justicia, detúvose sorprendido a la puerta de un tenducho con honores de chichería.
Al poco rato Ernesto se despide, y corriendo llega al barrio de Huanupata, metiéndose en una chichería, que estaba llena de soldados.
Catacaos es también la tierra de las chicherías, en cuyas puertas se levantan las banderas blancas que anuncian la chicha fresca, espumante y generosa. Sobre el suelo de tierra de la chichería se amontonan los cántaros de simbilá, con su espirituoso contenido.
Ernesto se despide cariñosamente de la señora y luego se dirige hacia el barrio de Huanupata, donde se mete en una chichería para escuchar a los músicos.