chata

chata

(Derivado de chato.)
s. m. Orinal plano, con mango hueco y borde entrante, usado por los enfermos que están en cama y no pueden incorporarse.

chata

 
f. Bacín plano, con borde entrante y mango hueco por donde se vacía.

chata

('t∫ata)
sustantivo femenino
orinal plano, con borde entrante y mango hueco una chata para enfermos
Traducciones

chata

SF
1. (Med) → bedpan
2. (Náut) → barge
3. (Cono Sur) (Ferro) → flatcar
4. (= escopeta) → sawn-off shotgun

chata

f. bedpan.

chata

f bedpan
Ejemplos ?
Solemos tener una visión muy chata de lo que es el bien, porque sólo lo conocemos a través de nuestras limitaciones, lo que no deja de ser pobre―.
Tenía sesenta y nueve años, era chata, baja y gorda, bizca, casi sin frente, una bocaza con sólo dos dientes a punto de caer, una erisipela le cubría el trasero y unas hemorroides grandes como puños le colgaban del ano, un chancro horrible devoraba su vagina y uno de sus muslos estaba completamente quemado.
Sumiéronse los tiburones en busca del negro, y todas las miradas quedaron fijas en un remolino que no tuvo tiempo a borrarse, porque casi incontinenti una mancha de espumas rojas coloreó el mar, y en medio de los hurras de la marinería y el vigoroso aplaudir de las manos coloradotas y plebeyas de los mercaderes, salió a flote la testa chata y lanuda del marinero que nadaba ayudándose de un solo brazo, mientras con el otro sostenía entre aguas un tiburón apresado por la garganta, donde traía hundido el cuchillo...
Y con estos atractivos y otros, como eran su habilidad en can tarse un tango o una «tartanera», como pudieran hacerlo ángeles y serafines, y su inimitable gracia en taconearse cualquiera de los tangos más en boga, poniéndole seco el paladar y fatigoso el aliento a los que tenían la buena o mala fortuna de contemplar sus primores, no era de extrañar, repetimos, que llevara como llevaba ya dos años de cimbel en la taberna de la Chata de los Chícharos, mimada por ésta y por su consorte, el señor Juanico el Talabartero, uno de los más ilustres ejemplares de los que viven o vegetan de upa en Malaguita la bella.
Y de modo tan admirable hubo de aprender las lecciones de su profesora y protectora Currita la Mayorala, que a los seis días de estar desempeñando su cometido, díjole la Chata acariciándole bondadosamente las mejillas.
dormitando en la arena caliente, que empolla el huevo del yacaré, ha alzado su chata cabeza y vibrado la lengüeta, al sitio melancólico de esas aves hijas del cuma, tan similares en sus hábitos de libertad salvaje a los del primitivo gaucho vagabundo.
Qué chinitos tan chistosos sus ocho hijitos llorosos. Quieren que en la luna llena monten la chata ballena. Los chicos llevan chalecos, pero les quedan muy chuecos.
Fuéle respondido por el capitán negro: Vuestra nariz es larga, y la nuestra chata; vuestro cabello es liso, y nuestra lana riza; vuestra cutis es de color ceniciento, y la nuestra de color de ébano; por consiguiente, en virtud de las sacrosantas leyes de naturaleza, siempre debemos ser enemigos.
La Fanchón, de sesenta y nueve años, fue ahorcada seis veces en efigie y ha cometido todos los crímenes imaginables; es bizca, chata, de baja estatura, gruesa, casi sin frente y sólo tiene dos dientes.
En lugar de salir de entre el carrasco una liebre a saltar de mata en mata, salió un lagarto de cabeza chata, lomo verdoso, vivarachos ojos y blanca panza con puntitos rojos.
Cuadrado el rostro y marcada de viruelas la piel, sus ojos, pequeños, sepultados en las órbitas, despedían cortas chispas de ferocidad. La boca era bestial; la nariz, chata y aplastada en su arranque.
Esta raza se conoce por los juanetes salientes, la cara chata, los ojos pequeños y oblicuos, los cabellos negros y fuertes y el color verde aceituna.