chasquido


También se encuentra en: Sinónimos.

chasquido

s. m. Ruido seco como el que se produce al sacudir el látigo bruscamente en el aire, al separar súbitamente la lengua del paladar o al romperse alguna cosa con los chasquidos azuzó a los perros.

chasquido

  (voz imitativa)
m. Sonido o estallido hecho con el látigo o la honda cuando se sacuden en el aire con violencia.
Ruido seco y súbito que produce al romperse, rajarse o desgajarse alguna cosa.

chasquido

(ʧas'kiðo)
sustantivo masculino
1. ruido seco y breve de una cosa al romperse oír el chasquido de una rama seca
2. sonido producido por la fricción de dos elementos el chasquido de un látigo
Sinónimos

chasquido

sustantivo masculino
estallido, crujido, restallido, traquido.
Traquido se utiliza cuando lo hace la madera.
Traducciones

chasquido

crack, click, clip, snap

chasquido

dipinto, schiocco, clic

chasquido

cvaknutí

chasquido

klik

chasquido

Klicken

chasquido

κλικ

chasquido

naksahdus

chasquido

clic

chasquido

škljocaj

chasquido

カチッという音

chasquido

찰깍하는 소리

chasquido

klik

chasquido

klikk

chasquido

kliknięcie

chasquido

clique

chasquido

щелчок

chasquido

knäpp

chasquido

เสียงดังกริ๊ก

chasquido

tık

chasquido

tiếng lách cách

chasquido

咔哒声

chasquido

SM (= ruido seco) [de lengua] → click; [de dedos] → snap; [de madera] → crack

chasquido

m. snap; sharp brief sound related to the abrupt opening of the cardiac valve, gen. the mitral valve;
___ de aperturaopening ___.

chasquido

m (card) click
Ejemplos ?
Según colegía de la proximidad de las voces y del cercano chasquido de las ramas que crujían al romperse para dar paso a aquella turba de locuelas, iban a salir de la espesura a un pequeño rellano que formaba el monte en el sitio donde yo estaba oculto, cuando enteramente a mis espaldad, tan cerca o más que me encuentro de vosotros, oí una nueva voz fresca, delgada y vibrante que dijo ...., creedlo, señores, esto es tan seguro como que me he de morir..., dijo ...
Pero al otro día, Juan bajó al patio de la casa, no como trabajador hambriento que desciende de su cuchitril encorvando los hombros en actitud de bestia resignada a sufrir la carga que le echan encima, no como borracho que despierta y guiña los ojos para acostumbrarse a la luz, y desentumece su lengua con chasquido ronco, y se pasa la mano por la frente para alejar de ella la neblina embrutecedora del alcohol; bajó como pudiera hacerlo Dios de la altura en un rapto de benevolencia caprichosa, sereno, impasible, majestuoso, mirando a la gente con desdén compasivo y escuchando sus frases con gesto protector y solemne...
La injusticia de mi actitud -no veía en ella más que injusticia- acrecentaba el profundo disgusto de mí mismo. Por eso cuando oí, o más bien sentí, que las lágrimas brotaban al fin, me levanté con un violento chasquido de lengua.
Los gastados resortes de la autoridad que emana de la fuerza no se avienen con lo que reclaman el sentimiento y el concepto moderno de las universidades. El chasquido del látigo sólo puede rubricar el silencio de los inconscientes o de los cobardes.
¡Cálmese, mi siá Anita! ¡Nu'es nada!... Un ruido como chasquido de dientes me llegó al alma. ¡Abrí los ojos, y vi!... Mi madre estaba tendida en una butaca, con los brazos rígidos, los puños contraídos y apretados, la cara lívida, torcida hacia un lado; los ojos en blanco, la nariz ensanchada como buscando aire; anhelaba gritar y se quedaba seca, agitada por opresora convulsión; unas señoras la tenían, la rociaban, la friccionaban, la hacían aspirar esencias.
Matadme, pues, lo repito: ni vi ni oí cosa alguna.» El juez entonces, de mármol, con la vara al lecho apunta, ase una cuerda un verdugo, rechina allá una garrucha; la mano de la infelice se disloca y descoyunta, y al chasquido de los huesos un alarido se junta.
De cuando en cuando, una ola corría desde proa a romperse en las aletas, con un chasquido silbante que estremecía a la borda en que estaba recostada Elena.
Su contextura era lustrosa, y parecía quebradiza y hueca. Uno de los profesores golpeó ligeramente el glóbulo con un martillo, y estalló con un leve chasquido.
Iba parecido a la noche. Sentóse lejos de las naves, tiró una flecha, y el arco de plata dio un terrible chasquido. Al principio el dios disparaba contra los mulos y los ágiles perros; mas luego dirigió sus mortíferas saetas a los hombres, y continuamente ardían muchas piras de cadáveres.
Debajo de la mesa había dejado el saco con la piel de caballo; ya sabemos que iba a la ciudad para venderla. Como las papillas se le atragantaban, oprimió el saco con el pie, y la piel seca produjo un chasquido.
Por lo que, sin escuchar al farmacéutico, que aventuraba todavía esta hipótesis: «Quizás es un paroxismo saludable», Canivet iba a administrar triaca cuando oyó el chasquido de un látigo; todos los cristales temblaron, y una berlina de posta que iba a galope tendido tirada por tres caballos enfangados hasta las orejas irrumpió de un salto en la esquina del mercado.
El látigo de la tiranía cae implacable sobre los mártires nuestros hermanos; su continuo chasquido es un oprobioso silbido que llega a nuestros oídos, que zunba provocativo y sangriento sobre nuestras cabezas, y hiere nuestras almas indomables, excitando la tempestad de nuestros odios.