charrúa

(redireccionado de charrúas)

charrúa

(Del fr. charrue, arado < galo-latino carruca, especie de carruaje < lat. carrus.)
s. f. NÁUTICA Embarcación pequeña utilizada para remolcar otras mayores.

charrúa

 
adj.-com. etnog. Díc. del individuo perteneciente a una tribu de indios del Uruguay hoy extinguida. Los charrúas han dejado importantes restos arqueológicos.

charrúa

(t∫a'rua)
abreviación
1. relativo al pueblo indígena que habitó en el área rioplatense hasta mediados del siglo XIX la industria lítica charrúa
2. persona que pertenece a este pueblo un amigo charrúa

charrúa


sustantivo femenino
náutica embarcación pequeña para remolcar otras mayores La charrúa tiraba del buque.
Traducciones

charrúa

ADJ & SMF (Cono Sur) → Uruguayan
Ejemplos ?
Ahora bien, estos indios minuanes (lo mismo da, decir charrúas), hablaban una lengua que no era la guaraní, y lo sabemos porque justamente treinta años más tarde (en 1762) con motivo de otra guerra y otras paces con nuestro Cabildo, vinieron sus delegados a la Ciudad, y para conferenciar con ellos fue llamado el Maestre Campo Manuel Domínguez “como avil en la lengua Guaraní, por entender también muy bien ésta el referido Cacique” (minuan, y jefe de la misión), “con lo que está dicho que la de su nación”, era otra, que no Guaraní.
Los charrúas venían frente a Montevideo, y daban exhibición de equitación para que los gauchos de Montevideo, pobres gauchos, aprendieran como se andaba a caballo.
Los charrúas no conocían la esclavitud de otros, ni se sometían a la esclavitud, y tampoco conocían el sometimiento de unos a otros, porque no tenían empleados, no tenían dependientes, ni eran empleados ni eran dependientes, hay una excelencia moral.
Solo que Artigas era un cazador mucho más eficaz que los charrúas, más culto, más técnico, y las cazaba de a 2.000 como está probado, y se las llevaba para Brasil para cambiarlas por cosas de metal.
Artigas estaba en el Norte para defender charrúas, y por ello los españoles se impacientaban, y no podían entender esa "ineficacia" en este oficial que era capaz de sobrevivir en esa zona totalmente impenetrable para los españoles.
El éxodo del pueblo oriental fue un gran picnic, donde no murió nadie, donde los integrantes de ese picnic eran hacendados ricos que iban con sus esclavos que eran los mismos estancieros que organizaban expediciones para exterminar a los charrúas.
Se leen como una novela las historias de los nahuatles y mayas de México, de los chibchas de Colombia, de los cumanagotos de Venezuela, de los quechuas del Perú, de los aimaraes de Bolivia, de los charrúas del Uruguay, de los araucanos de Chile.
Volvió el silencio a reinar entre las selvas indígenas, y, a lo lejos, en el río, en los buques de la orilla, se oyó el rodar de cadenas de una maniobra marina. ¡Cadenas! ¡Pobres charrúas! ¡Ay de la raza vencida!
Hay otros indicios más para justificar una seria posibilidad de que hayan llegado a establecerse en nuestro suelo entre las parcialidades que, considero, se encuentran involucradas bajo el rótulo “charrúas” algún clan o tribu de la familia “Aymará”, “Quinchua”, y, más precisamente de la milenaria Uru.
A Sarratea frente a Montevideo, los charrúas de Artigas le sacaron en una noche cerca de 3.000 caballos y 700 bueyes, hasta los de andar los jefes.
Los otros (los de Santa Fe y Buenos Aires), presumo que debieron saberlo por boca de las peonadas charrúas y mestizas de las estancias de Entre Ríos, pues para estas gentes no era sacrificio entonces cruzar el Yacanguazú (hoy Bajo Uruguay), y venirse a retozar – temporaria o definitivamente – con los indígenas de Soriano y Colonia.
Refiero en primer lugar a los llegados como náufragos y que, en definitiva, resolvieron quedarse en estas regiones; comenzando en tal caso por los trece compañeros de aventuras de Francis Drake, cuya estancia entre nuestros charrúas, con alguna de sus fatales consecuencias emergentes, comentó con fino ingenio alguna vez el Dr.