charlatanería


También se encuentra en: Sinónimos.

charlatanería

1. s. f. Tendencia a hablar mucho o demasiado su charlatanería los embota. locuacidad
2. Actitud charlatana, indiscreta.

charlatanería

 
f. Locuacidad.
Calidad de charlatán.

charlatanería

(t∫aɾlatane'ɾia)
sustantivo femenino
tendencia a hablar demasiado Su charlatanería me molesta.
Sinónimos

charlatanería

sustantivo femenino
locuacidad, palabrería, garrulería, charlatanismo.
Garrulería se utiliza si la charlatanería es vulgar o pedestre; charlatanismo si es además engañosa.
Traducciones

charlatanería

talk

charlatanería

ciarlataneria

charlatanería

SF
1. (= locuacidad) → talkativeness (pey) → hot air
2. (= chismorreo) → gossip
3. (= engaños) → quackery, charlatanism
4. [de vendedor] → sales talk, patter
Ejemplos ?
La ciencia estará siempre detenida y desfigurada por el artefacto administrativo, que no anda si no le untan manos culpables. Un diploma no es más que una patente de resignación, o un premio al desparpajo, a la memoria y a la charlatanería.
Si cuando las muchachas se ponían a lavar, reían juntas alrededor de la artesa, y se contaban las novedades que sabían, lo tomaba con mucha formalidad y las decía riñéndolas: -Ya habéis comenzado a chismorrear. Con, vuestra charlatanería olvidáis vuestra obligación.
León, inmóvil, la miraba sin intentar siquiera decirle una sola palabra, hacer un solo gesto, tan desilusionado se sentía ante esta doble actitud de charlatanería y de indiferencia.
A esta fase de tranquila elaboración del mundo exterior, sigue, aproximadamente desde los nueve años, una breve, pero evidente, de exaltación, la “edad de la charlatanería” con la que acaba esta etapa de la infancia.
Si prefiriéramos la charlatanería al trabajo serio y discreto, cometeríamos, posiblemente, un error como esta respuesta pública a la pregunta de L'Egalité: ¿por qué el Consejo General tolera «tan abrumadora acumulación de funciones»?
Él desterró de la opinion vulgar, donde malamente se albergaban, los duendes, las visiones, los saludadores, la magia, la alquimia, la divinacion y otras mil vanidades: manifestó los vicios de que adolecían las doctrinas filosóficas que se enseñaban en las escuelas, llamando á sus profesores al camino de la observación y de la experiencia: ilustró una infinidad de puntos de historia y de crítica: corrigió en gran parte la charlatanería que acompañaba entonces á los Médicos: persiguió los abusos hasta en los templos y en los tribunales: en fin dió á conocer una muchedumbre de obras útiles ignoradas hasta él, y la senda de tratar en castellano sin pedantismo y sin baxeza los conocimientos aun mas abstractos, y de extenderlos á toda clase de personas.
La charlatanería andaluza, al mezclarse con la seriedad medio muda del inglés, se aminoraba, no dejando el conjunto de adquirir gracia y amabilidad; y si algo del espíritu heroico y peleador de los antepasados iba quedando y hasta de vez en cuando reventaba en súbitas erupciones, había mermado bastante para dejar de ser plaga como antes, cuando a cada rato amenazaba quebrar el crisol.
Y esta doctrina la encarecía con tan aparentes razones su locuacidad o charlatanería, que dejaba admirados a sus ignorantes oyentes.
Ningún tendero pasa impunemente de su charlatanería habitual al silencio, de su actividad parisiense a la inmovilidad provinciana.
Sí, todo esto es charlatanería y engaño de los magos; y ningún hombre ha visto o reconocido a Dios, sino que El se ha revelado a sí mismo.
León, aturdido por la cólera de Emma, la charlatanería del señor Homais y quizás por la pesadez de la digestión del almuerzo, permanecía indeciso y como fascinado por el farmacéutico que seguía insistiendo: ¡Vamos a casa de Bridoux!, está a dos pasos, en la calle Malpalu.
La presuntuosa charlatanería y la misteriosa gravedad con que Changarnier se dignaba llevar el mundo sobre sus hombros forma el más ridículo contraste con los acontecimientos producidos durante la revista de Satory y después de ella, los cuales demostraron irrefutablemente que bastaba con un plumazo de Bonaparte, el infinitamente pequeño, para reducir a este engendro fantástico del miedo burgués, al coloso Changaroier, a las dimensiones de la mediocridad y convertirle —a él, héroe salvador de la sociedad— en un general retirado.