charlar

(redireccionado de charlaba)
También se encuentra en: Sinónimos.

charlar

(Probablemente del ital. ciarlare.)
1. v. intr. coloquial Hablar mucho y sobre temas intrascendentes están todo el rato charlando de tonterías. cascar, charlotear, charlatanear, hablar por los codos
2. Decir cosas que deberían mantenerse en secreto les charló todo lo que sabía sobre ellas. largar
NOTA: También se escribe: charrar

charlar

 
intr. fam.Hablar mucho, sin sustancia o fuera de propósito.
Conversar sin objeto determinado, por mero pasatiempo.

charlar

('ʧaɾlaɾ)
verbo intransitivo
hablar con alguien de manera distendida de temas no trascendentes charlar con un vecino

charlar


Participio Pasado: charlado
Gerundio: charlando

Presente Indicativo
yo charlo
tú charlas
Ud./él/ella charla
nosotros, -as charlamos
vosotros, -as charláis
Uds./ellos/ellas charlan
Imperfecto
yo charlaba
tú charlabas
Ud./él/ella charlaba
nosotros, -as charlábamos
vosotros, -as charlabais
Uds./ellos/ellas charlaban
Futuro
yo charlaré
tú charlarás
Ud./él/ella charlará
nosotros, -as charlaremos
vosotros, -as charlaréis
Uds./ellos/ellas charlarán
Pretérito
yo charlé
tú charlaste
Ud./él/ella charló
nosotros, -as charlamos
vosotros, -as charlasteis
Uds./ellos/ellas charlaron
Condicional
yo charlaría
tú charlarías
Ud./él/ella charlaría
nosotros, -as charlaríamos
vosotros, -as charlaríais
Uds./ellos/ellas charlarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo charlara
tú charlaras
Ud./él/ella charlara
nosotros, -as charláramos
vosotros, -as charlarais
Uds./ellos/ellas charlaran
yo charlase
tú charlases
Ud./él/ella charlase
nosotros, -as charlásemos
vosotros, -as charlaseis
Uds./ellos/ellas charlasen
Presente de Subjuntivo
yo charle
tú charles
Ud./él/ella charle
nosotros, -as charlemos
vosotros, -as charléis
Uds./ellos/ellas charlen
Futuro de Subjuntivo
yo charlare
tú charlares
Ud./él/ella charlare
nosotros, -as charláremos
vosotros, -as charlareis
Uds./ellos/ellas charlaren
Imperativo
charla (tú)
charle (Ud./él/ella)
charlad (vosotros, -as)
charlen (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había charlado
tú habías charlado
Ud./él/ella había charlado
nosotros, -as habíamos charlado
vosotros, -as habíais charlado
Uds./ellos/ellas habían charlado
Futuro Perfecto
yo habré charlado
tú habrás charlado
Ud./él/ella habrá charlado
nosotros, -as habremos charlado
vosotros, -as habréis charlado
Uds./ellos/ellas habrán charlado
Pretérito Perfecto
yo he charlado
tú has charlado
Ud./él/ella ha charlado
nosotros, -as hemos charlado
vosotros, -as habéis charlado
Uds./ellos/ellas han charlado
Condicional Anterior
yo habría charlado
tú habrías charlado
Ud./él/ella habría charlado
nosotros, -as habríamos charlado
vosotros, -as habríais charlado
Uds./ellos/ellas habrían charlado
Pretérito Anterior
yo hube charlado
tú hubiste charlado
Ud./él/ella hubo charlado
nosotros, -as hubimos charlado
vosotros, -as hubísteis charlado
Uds./ellos/ellas hubieron charlado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya charlado
tú hayas charlado
Ud./él/ella haya charlado
nosotros, -as hayamos charlado
vosotros, -as hayáis charlado
Uds./ellos/ellas hayan charlado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera charlado
tú hubieras charlado
Ud./él/ella hubiera charlado
nosotros, -as hubiéramos charlado
vosotros, -as hubierais charlado
Uds./ellos/ellas hubieran charlado
Presente Continuo
yo estoy charlando
tú estás charlando
Ud./él/ella está charlando
nosotros, -as estamos charlando
vosotros, -as estáis charlando
Uds./ellos/ellas están charlando
Pretérito Continuo
yo estuve charlando
tú estuviste charlando
Ud./él/ella estuvo charlando
nosotros, -as estuvimos charlando
vosotros, -as estuvisteis charlando
Uds./ellos/ellas estuvieron charlando
Imperfecto Continuo
yo estaba charlando
tú estabas charlando
Ud./él/ella estaba charlando
nosotros, -as estábamos charlando
vosotros, -as estabais charlando
Uds./ellos/ellas estaban charlando
Futuro Continuo
yo estaré charlando
tú estarás charlando
Ud./él/ella estará charlando
nosotros, -as estaremos charlando
vosotros, -as estaréis charlando
Uds./ellos/ellas estarán charlando
Condicional Continuo
yo estaría charlando
tú estarías charlando
Ud./él/ella estaría charlando
nosotros, -as estaríamos charlando
vosotros, -as estaríais charlando
Uds./ellos/ellas estarían charlando
Traducciones

charlar

chat, chatter, talk, to chat, gossip

charlar

povídat si

charlar

chatte

charlar

jutella

charlar

čavrljati

charlar

おしゃべりする

charlar

잡담하다

charlar

kletsen

charlar

småprate

charlar

bater papo, conversar, Chat

charlar

prata

charlar

คุยเล่น

charlar

tán gẫu

charlar

聊天

charlar

чат

charlar

聊天

charlar

VI
1. (= conversar) → to chat (de about)
2. (= chismear) → to gossip
Ejemplos ?
Benjamín charlaba a la orilla de la llave con una de las lavanderas que llenaba un balde de latón, cuando acertó a mirar hacia la ventana.
Por eso, ayer charlaba con Carlitos Zannini cuando volvíamos en el helicóptero a Olivos y como a la tarde tuve la visita de un querido amigo, monseñor Alejandro Bucolini, que fue obispo de Santa Cruz durante los 12 años de gestión de Néstor, está muy enfermito, muy lúcido pero muy chiquitito, era un hombre imponente, grande y el Parkinson y la edad lo ha derrumbado, pero está maravillosamente lúcido y con mucho amor y con mucho afecto, me trajo una Virgen también, y yo cuando me subía al helicóptero le comentaba eso a Carlos y le decía "bueno, mirá, dentro de todo lo que me consuela es que él no hubiera tal vez soportado verse así deteriorado", bueno, porque era una persona muy orgullosa y muy erguido.
García de Paredes bebía, reía y charlaba como los demás, o quizás más que ninguno; y tan elocuente había estado en favor de la causa imperial, que los soldados del César lo habían abrazado, lo habían vitoreado, le habían improvisado himnos.
Agradecer también la asistencia en la emergencia que tuvieron las Fuerzas Armadas que intervinieron en más de 17 eventos, inundaciones, en fin, el último charlaba con el Gobernador el otro día de Córdoba, el gobernador De la Sota, que me agradecía profundamente la participación y la actuación que habían tenido en forma permanente las Fuerzas Armadas en la inundación que tuvo lugar en esa provincia.
Las animadas descripciones de sus fiestas públicas; la tan cacareada especie de que en Madrid hace cada quisque lo que le acomoda sin que nadie se fije en él, y la plana de anuncios del periódico, según la cual se garantizaba la salud al más enclenque, y se vendían ropa, comestibles y bebidas dando al comprador dinero encima, hiciéronle pensar en la monotonía de las fiestas de su lugar; que en él no se podía tirar un pellizco a una muchacha sin que se contase el lance en todas las cocinas; que el día en que se le antojaba trincarse tres cuartillos, en lugar de la media azumbre que acostumbraba, el tabernero lo charlaba a todo el mundo...
Todos los jueves por la noche escribía una larga carta a su madre, con tinta roja y tres lacres; después repasaba sus apuntes de historia, o bien un viejo tomo de Anacharsis6 que andaba por la sala de estudios. En el paseo charlaba con el criado, que era del campo como él.
Protegida por el arzobispado como perteneciente a una antigua familia aristócrata arruinada en la Revolución, comía en el refectorio a la mesa de las monjas y charlaba con ellas, después de la comida, antes de subir de nuevo a su trabajo.
Había dormido poco aquella noche. A las once todavía charlaba con Rufina, su pobre mujer, que se revolvía inquieta en la cama, hablando de los negocios.
El hecho es que la enfermería era una morada deliciosa; se charlaba de cama a cama; el caldo, sin elevarse a las alturas del consommé, tenía un cierto gustito a carne, absolutamente ausente del líquido homónimo que se nos servía en el refectorio; pescábamos de tiempo en tiempo un ala de gallina, y, sobre todo...
Consuelo, regadera en mano, recogida en la cintura la falda de percal, que dejaba ver los pulidos zapatos, y que ceñíase con pérfida ductilidad a la pierna nerviosa y fina; luciendo vistoso collar de abalorios, y tocado de flores el espléndido cabello, entreteníase en regar los geranios que embellecían el largo arriate que adornaba el patio de la casa, en que vivía, en tanto la señora Rosario charlaba animadamente con la señora Angustias la Veterana...
Entremos, pues, en el café de Francisquín y oigamos lo que se charlaba en una mesa donde saboreaban jícaras del sabroso chocolate de Yungas, con canela y vainilla, un reverendo de la orden de predicadores, un depositario de la fe pública, un estudiante de prima de leyes, que así cursaba leyes como aleluyas, y un empleado del real estanco de salitres, digo, de tabacos.
Yo creo que no habría encontrado en su bebida favorita su perfume acostumbrado si se la hubieran servido otras manos. Allí pasó dos horas bebiendo vino en bastante cantidad, mientras Agnes tocaba el piano, trabajaba o charlaba con él y conmigo.