charada


También se encuentra en: Sinónimos.

charada

(Del fr. charade.)
s. f. JUEGOS Pasatiempo en que hay que adivinar una palabra sobre cuyo significado se dan algunas indicaciones y con cuyas sílabas se han formado otras palabras.

charada

 
f. Acertijo en que se trata de adivinar una palabra haciendo una indicación sobre su significado y el de las palabras que pueden formarse combinando las sílabas.

charada

(t∫a'ɾaða)
sustantivo femenino
adivinanza de palabras Pude resolver la charada.
Sinónimos

charada

sustantivo femenino
Traducciones

charada

xarada

charada

Scharade

charada

シャレード

charada

Charade

charada

SFcharade
Ejemplos ?
mi hija Rene :: En el nome del Padre que fizo toda cosa :: e de Don Jesucristo, fijo de la Gloriosa; :: en el nome del Rey que reina por natura, :: e que es fin e comienzo de toda creatura; :: en el nome bendito del Rey Omnipotent, :: que fizo sol e luna nascer en el Orient; voy á contarte, Rene mía, el origen de dos frases que, entre otras muchas, (como la de a San Juan se le puede pedir todo menos camisa ) oí de boca de mi abuela, que era de lo más limeño que tuvo Lima en los tiempos de Abascal, frases á las que yo di la importancia que se da a una charada, y que, á fuerza de ojear y hojear cronicones de convento, he alcanzado a descifrar.
Pero las muchachas, aunque feas como espan- tajos de maizal, y tontas como charada de periodista ultramon- tano, podían encontrar marido, fK)r amor á sus monedas, y reclamar la paterna herencia, idea que bastaba para que el señor padrastro frunciera el entrecejo.
Lo cierto era que él desde el pueblo había empezado a mandar la solución de la charada y del logogrifo y hasta del salto de caballo al Almacén de las modas, al Correo elegante, a La Camelia, periódicos de señoritas, y al Eco de los Pósitos.
Miguel Paleólogo Bustamante de... nos envía la solución de la charada del número anterior: Bobadilla. Dice así: »Mi primera y mi segunda es defecto personal, y mi segunda primera ante una moza con sal...
Así empieza tu charada y veo con claridad que prima y segunda es boba y así, puedo continuar. Tercia y segunda es cantante -pero escribiéndolo mal-.
Dicen que el asno lo figuraba tan bien que no me faltaba más que rebuznar. No, y yo hubiera rebuznado, pero la charada clásica debe ser muda.
Su señoría estaba echando un cigarrito al brasero, y con una charada del Correo entre manos que le debía costar trabajo el acertar .
De aquí que el estudiante estuviese con ella, y no sin razón, algo fosco y rostrituerto. Le llegó su turno de poner una charada y le excitaron para que la pusiese.
Con la influencia que se ha visto que Rueda tenía en la prensa, había conseguido publicarle a Bustamante más de una charada en los diarios y revistas de Madrid.
En vano se calentaban la cabeza todos los del corro. No pudieron adivinar la charada y se dieron por vencidos. El estudiante entonces explicó la charada de esta manera: -Mi primera y mi segunda; lo que es usted, infier: mi tercera, lo que usted me dice; no:y el todo, lo que yo siento; infierno.
El contenido de los saquitos que tan gran resultado produjeron era: Sin consultar brujas descifró su excelencia esta charada en acción.
Para todos, exceptuando Monteagudo, Luzuriaga, Guido y García del Río, el santo y seña era una charada estúpida, una frase disparatada; y los que juzgaban a San Martín más cristiana y caritativamente se alzaban de hombros murmurando: «¡Extravagancias del general!».