chaquete


Búsquedas relacionadas con chaquete: chaqueta

chaquete

 
m. Juego parecido al de damas que se juega con la ayuda de unos dados.
Traducciones

chaquete

нарды

chaquete

backgammon

chaquete

SMbackgammon
Ejemplos ?
Jugaba con ellos una partida de chaquete, tresillo o malilla de compañeros, obsequiábalos a toque de nueve con una jícara del sabroso soconusco acompañada de tostaditas y mazapán almendrado de las monjas catalinas, y con la primera campanada de las diez despedíanse los amigos.
Si no se encuentra alojamiento que le guste, una de nosotras le admitirá como pupilo en su casa. Ea, jugaremos un chaquete. Mariana va usted a ver al abate Troubert para pedirle su apoyo y verá usted como es bien recibido.
Así como para vivir un árbol necesita hallar constantemente los mismos jugos y tener sus raíces en el mismo terreno, a Birotteau le era indispensable corretear por Saint-Gatien, andar siempre por el paseo del Mazo, que era su paseo habitual, recorrer invariablemente las calles por donde solía pasar, continuar yendo a los tres salones donde por las noches jugaba al whist o al chaquete.
"Más, un laúd de Bolonia, provisto de todas sus cuer- das, o poco menos; Más, un chaquete y un damero, con un juego de dados tomado de los griegos, muy apropiados para pasar el tiempo cuando no se tiene nada que hacer; Más, una piel de lagarto de tres pies y medio, rellena de paja, curiosidad agradable para extenderla en el suelo de una habitación; Todo lo arriba mencionado, que vale lealmente más de cuatro mil quinientas libras, rebajado al valor de mil escudos por la discreción del prestatario." CLEANTO ¡Que la peste se lo coma con su discreción, a ese traidor, a ese verdugo!
Cuando estaba sereno, gustaba de jugar conmigo al chaquete y a las damas, y me hacía portavoz suyo junto a la servidumbre y con los proveedores, de modo que para cuando tuve dieciséis años era yo el verdadero señor de la casa.
Supo el virrey que en la celda de un padre oratoriano o de la congregación de San Felipe Neri se reunían todas las tardes, después de las cinco y con el pretexto de tomar una taza de café y echar una tanda de chaquete, varios caballeros, notables por su elevada posición y por su vocinglería contra el gobierno.
Después de media hora de charla sobre agotados temas, que la ciudad pocas novedades ofrecía, salvo cuando de mes en mes llegaba el correo de Lima, armábanse cuatro o cinco mesas de malilla abarrotada, y una o dos partidas de chaquete.
Volvía a montar en su coche, apeábase a la puerta de un cajón de Ribera, donde ya lo esperaban los tertulios, que eran personajes de la nobleza y frailes de campanillas, y pasábase allí hora y media de charla, amenizada con una tanda de chaquete, juego de moda a la sazón.
Decidiose, pues, a abordar a don Sebastián en terreno neutral, y al efecto anduve un día paseando del Portal a la Ribera, en acecho de momento oportuno para entrar en plática con el de Celada de la Fuente. En el instante que éste daba fin a su obligada tanda de chaquete, apareciose don Juan José.
Carolan era una persona alegre y sociable, amante de la broma y del juego del chaquete, pero, como era costumbre entre los arpistas, le gustaba beber, y montaba en cólera con facilidad.
El Café de Levante, el primero de ellos ubicado en los bajos del nº 10, estaba ubicado cerca de la calle de Alcalá, frente a la que fue Iglesia del Buen Suceso, y era un lugar donde se jugaba al ajedrez y al chaquete.
Heródoto atribuye a los lidios la invención de algunos juegos en tiempos del rey Atis, como los dados, los astrágalos, la pelota, y excluye el chaquete.