chapetonada

chapetonada

(Derivado de chapetón, español recién llegado.)
1. s. f. HISTORIA, MEDICINA Enfermedad que padecían los españoles al llegar a América, antes de aclimatarse.
2. Amér. Inexperiencia o error que se comete por falta de información no te preocupes por esa chapetonada.
3. Ecuad. Novatada, broma que se gasta a los recién llegados a un lugar quien ideó la chapetonada no calculó las consecuencias.
Traducciones

chapetonada

SF
1. (Andes) illness suffered by Europeans on arrival in Latin America
2. (Ecuador) (= novatada) → blunder
3. (Andes, Cono Sur) (= torpeza) → awkwardness, clumsiness
4. (Caribe) (= aguacero) → sudden downpour
Ejemplos ?
mi hija Augusta Por los años de 1581, el griego Miguel Acosta y los navieros y comerciantes de Lima hicieron una colecta que, en menos de dos meses, subió a cuarenta mil pesos, para fundar un hospital destinado a la asistencia de marineros, gente toda que, al llegar a América, pagaba la chapetonada, frase con la que nuestros mayores querían significar que el extranjero, antes de aclimatarse, era atacado por la terciana y por lo que entonces se llamaba bicho alto y hoy disentería.
No hay que hacer, la Pampa siempre desconoce, durante un tiempo, al que no ha nacido en ella, y antes que el extranjero sea capaz de cruzar campo sin perderse, de afilar su cuchillo como es debido, de hacer un nudo que asegure de veras el caballo, de ensillar como la gente, de hacer fuego, en cualquier parte, por cualquier tiempo y con cualquier cosa, de adquirir, en una palabra, por experiencia, por reflexión y por observación, algo de los dones nativos del gaucho, tiene que pagar más de una vez la chapetonada.
A esos cuatro o seis meses de obligada terciana era a lo que llamaban pagar la chapetonada, aunque prójimos hubo que dieron finiquito en el cementerio o bóveda de las iglesias.
ientras se terminaba la fábrica del palacio de Lima, tan aciago para el primer gobernante que lo ocupara, es de suponer que Francisco Pizarro no dormiría al raso, expuesto a coger una terciana y pagar la chapetonada, frase con la que se ha significado entre los criollos las fiebres que acometían a los españoles recién llegados a la ciudad.