chapeado

(redireccionado de chapeada)

chapeado, a

1. adj. Colomb., Méx. Se aplica a la persona que tiene las mejillas sonrosadas o con buen color.
2. Chile Se refiere a la persona que viste bien nadie le reconoció al ir tan chapeado.

chapeado, -da

 
adj. Díc. de lo que está cubierto o guarnecido con chapas.
m. Acción y efecto de chapear o cubrir con chapas.
Traducciones

chapeado

placcato
Ejemplos ?
La temperatura máxima extrema está entre 10 y 20 días, el número de días con heladas de 1 a 10 días y el número de días con granizo entre 0 y 1 día, el número de días nublados entre 100 y 150 días, el número de días despejados es de menos de 100 días. La vegetación arbustiva es "chapeada" constantemente en las áreas donde la "hierba" crece demasiado.
Además, se ejercitó la escultura románica en la talla de curiosos dípticos de marfil, de graves crucifijos (de marfil y de bronce) y de estatuas de la Virgen María (en piedra y en madera, ya sola ya chapeada en bronce) que se conservan en sus santuarios o en los Museos y, en fin, se manifestó ingeniosa dicha escultura en la decoración de arquetas o cofrecillos para guardar reliquias y joyas, de ricas tapas para libros litúrgicos, de fontales o antipéndium para los altares, de pilas y sepulcros de piedra con relieves, etc.
En Alemania este automóvil fue apodado el Leukoplastbomber. El pequeño automóvil estaba hecho de madera chapeada sobre un chasis de madera y tenía un motor de 2 tiempos.
Debe haber sido el resultado de una estrecha cooperación entre Caffieri y Gaudreau, quien fue el responsable de la carcasa chapeada.
La lanza va suspendida del violín, que es una fuerte vara de álamo negro, chapeada de hierro, que se introduce por los ganchos del mismo nombre de las sillas del tronco; dos puentes cerca de sus extremos, unidos por correas a otros dos situados hacia el centro del violín, permiten a éste cierto juego lateral, impidiéndole salirse de sus apoyos.
Se conservan de dicha época ricas tapas de libros litúrgicos, varios cálices, crucifijos y algunas otras imágenes, lampadarios y coronas luminosas, frontales de altar y, sobre todo, cofrecillos y arquetas-relicarios que suelen tener la forma de una casita con cubierta o techumbre a dos vertientes y con arcaturas en los frentes, en cuyos nichos se destacan relieves de imágenes. Su material ordinario es la madera chapeada de bronce o plata, dorados y adornados como se ha dicho.
Templo de San Pedro Hermoso edificio de estilo neoclásico, su construcción se inició en 1944. La fachada fue chapeada por el Sr. José Hernandéz hacia el año de 1963.
Algunas efigies sedentes de la Virgen María de madera, chapeadas de plata repujada y cincelada junto con sus tronos (que suelen llevar esmaltes) como las de Ujué, Roncesvalles y la catedral de Pamplona, las de Lugo, Astorga, Sevilla, etc. de los siglos XII y XIII, además de la de Husillos y la de Salamanca chapeada de cobre dorado y esmaltado.