chaleco

(redireccionado de chalecos)
También se encuentra en: Sinónimos.

chaleco

(Del ár. yalika, casaca de cautivo < turco ielek.)
1. s. m. INDUMENTARIA Y MODA Prenda de vestir sin mangas que cubre de los hombros a la cintura y se pone encima de la camisa en la ceremonia llevaba capa española y chaleco charro.
2. INDUMENTARIA Y MODA Jaleco, jubón de paño.
3. chaleco antibalas El que protege del impacto de las balas gracias al chaleco antibalas sobrevivió al tiroteo.
4. chaleco salvavidas Prenda que, mediante un sistema por lo general neumático, sirve para mantenerse a flote en el agua, en caso de accidente la azafata les dio las instrucciones necesarias para colocarse correctamente el chaleco salvavidas.

chaleco

 
m. Prenda de vestir, sin mangas, que se pone encima de la camisa.
Jaleco.

chaleco

(ʧa'leko)
sustantivo masculino
prenda de vestir sin mangas que cubre el tronco del cuerpo un chaleco tejido
Traducciones

chaleco

жилетка

chaleco

vesta, tílko

chaleco

vest

chaleco

veŝto

chaleco

liivit, aluspaita, liivi

chaleco

ウェストコート, ウエストコート, 肌着

chaleco

조끼, (남자용) 속 셔츠

chaleco

vest

chaleco

vestã

chaleco

жилет

chaleco

brezrokavnik

chaleco

väst, undertröja

chaleco

yelek, atlet

chaleco

жилет

chaleco

背心, 马甲

chaleco

potkošulja, prsluk

chaleco

vest

chaleco

kamizelka

chaleco

เสื้อกั๊ก

chaleco

áo gi-lê, áo lót

chaleco

背心

chaleco

SM [de traje] → waistcoat, vest (EEUU); [de lana] → sleeveless pullover
a chaleco (CAm, Méx) → by hook or by crook
quedar como chaleco de mono (Cono Sur) → to lose one's credibility
chaleco antibalasbulletproof vest
chaleco de fuerza (LAm) → straitjacket
chaleco de seguridad (AUT) → reflective safety vest
chaleco salvavidaslife jacket, life preserver (EEUU)
Ejemplos ?
En el cajón Nº 34 van cristales y debe abrirse con cuidado: contiene un lavabo para Rosario y una mesa para escribir en pie; dentro del cajón de esta va alguna ropa blanca y entre ella dos chalecos de paño nuevos flamantes que es preciso sacudir.
asaca, pantalón y mantillas del caballo, verde aceituna, cuello, vuelta, solapa y forros de grana; chalecos y vivos blancos, siete ojales en la solapa, uno en el cuello, y tres en las vueltas de la casaca, de seda del mismo color de la grana: sable corvo y media bota, sombrero llano, cabos de oro, flores de lis en los faldones.
Entre tanto había reducido mi consumo de loción para la cara, había renunciado totalmente al jabón perfumado y al agua de colonia y había vendido con una pérdida enorme tres chalecos que me parecieron demasiado elegantes para una vida tan austera como la mía.
Todos los chalecos eran de terciopelo y de solapas; todos los relojes llevaban en el extremo de una larga cinta un colgante ovalado de cornalina; y apoyaban sus dos manos sobre sus dos muslos, separando cuidadosamente la cruz del pantalón, cuyo paño no ajado brillaba más que la piel de las fuertes botas.
Durante la primera semana de mi pasión compre cuatro chalecos magníficos, no para mi propia satisfacción, no era vanidoso, sino por Dora.
Quieren que en la luna llena monten la chata ballena. Los chicos llevan chalecos, pero les quedan muy chuecos. Sentados en sus sillitas, más parecen cebollitas.
-El caballero que ha muerto aquí antes que usted viniese --dijo mistress Crupp-, pues bien, se había enamorado... de una criada, y al momento hizo estrechar todos sus chalecos, para que no se notara lo hinchado que estaba por la bebida.
Annie, en compañía de su madre y una señora irlandesa, vino a refugiarse a mi lado. Bajo sus chales, traían los chalecos salvavidas.
Nuestro autor define esta voz con su acostumbrada originalidad: «dice que la democracia es una especie de guarda-ropa en donde se amontonan confusamente medias, polainas, botas y zapatos, calzones y chupas, chalecos y pantalones, con fraques, levitas y chaquetas, casacas, sortúes y uniformes, capas, capotes y ridículos, sombreros redondos y tricornios, manteos, Y (¡ojo!) unos monstruos de la naturaleza que se llaman abates.
Se llevó también su más ingeniosa colección de chalecos, en la que los había de color gris, blancos, negros, de color de escarabajo, con reflejos dorados, a rayas, de cuello sencillo, de cuello vuelto, cruzados, cerrados y con botones de oro.
Me encontré con que la penitenciaría estaba trazada sobre un patrón uniforme, con los trajes y chalecos que se ven en los escaparates de las sastrerías.
No les faltaba el forro a sus chalecos ni los botones a sus camisas, a incluso daba gusto ver en el armario todos sus gorros de algodón colocados en pilas iguales.