chalán


También se encuentra en: Sinónimos.

chalán, a

(Del fr. chaland, cliente de un mercader < chaloir, importar, ser de interés < lat. calere, estar caliente.)
adj./ s. COMERCIO Que se dedica con éxito a la compra y venta de caballos u otras bestias los chalanes se sintieron entusiasmados ante el éxito del negocio.

chalán -lana

  (del fr. chaland, cliente)
adj.-s. Que trata en compras y ventas, esp. de caballos, y tiene maña para ello.
m. (Amér.) Picador.
Sinónimos

chalán

, chana
adjetivo y sustantivo
tratante, traficante.
Traficante añade la idea de astucia y maña en sus tratos. Chalán se aplica especialmente al tratante en ganados.
Traducciones

chalán

Chalán

chalán

SM
1. [de caballos] → dealer, horse dealer
2. (= estafador) → shady businessman, shark
3. (LAm) → horse breaker
Ejemplos ?
Pero todos –incluso un Chalán- tenemos un límite. País / Country...
argometraje mexicano escrito y producido por Edgar San Juan, dirigido por Jorge Michel, interpretado por Noé Hernández y Juan Carlos Remolina. Chalán fue la Primera Película Mexicana estrenada gratuitamente por streaming para todo México a través de Nuflick.com el 21-12-12 Ficha técnica/ Technical data Título / Title Chalán (Gofer) Una producción del Film Tank, Imcine y Canal 22 Sinopsis: El día a día de Alan -chofer y asistente de un Diputado Federal- consiste en aguantar la ira y prepotencia de su superior; sortear el menosprecio de los escoltas; y sobre todo, limpiar todo rastro de las travesuras del Diputado.
Vaquero Charro Gaucho Chalán Qorilazo Huaso Llanero Annie Oakley Jesse James Buffalo Bill Rifle El llanero solitario Frederic Remington Wikimedia Commons tiene contenido multimedia relacionado con: Cowboy
Pues ese debe el frac que lleva puesto, y el sobre-todo, a un sastre de esta villa, y el caballo al chalán, la casa a Ernesto, la comida en la fonda, y cien sorbetes en el café, y cigarros, por supuesto.
Y pensando en aquel pícaro asunto estaba, cuando penetró en la tienda su compadre el señor Manuel el Lele, el chalán más famoso de todos los chalanes de Andalucía.
Y al concluir de decir esto se levantó bruscamente el Ortigosa para evitar que la risa desbordara en sus labios al ver la cara que había puesto el Torongiles al comprender la partidita serrana que habíanle jugado toreando al alimón Joseíto el Meriñaque y el más viejo chalán y tunante de los barrios de mi tierra.
Desde la infancia reveló Juanita Breña propensiones varoniles; por lo que su padre, que era chalán en la hacienda de Retes, la amonestaba diciéndola: -¡Juana, no te metas a hombre!
El pueblo exhaló un inmenso alarido sobresaliendo entre todas las voces la del chalán, padre de Juana, que gritaba: -¡Toma, china de mis pecados!
Iban a sentarse a la mesa, cuando se presentó el posadero. Era un antiguo chalán, asmático y obeso, que padecía constantes ahogos, con resoplidos, ronqueras y estertores.
Cuando llegaba la nueva rutinaria mañana de lo de siempre, el niño despertaba y su mente como que se había preparado para la alegría de trabajar con su padre; acompañarlo como su chalán y se sentía entre contento y hasta orgulloso con un a ver qué pasa.
Cuando apenas había terminado la primaria, impulsado por las necesidades económicas que asediaban a su hogar, tuvo la idea de buscarse un trabajo en el cual ganara algunos centavos para dárselos a su madre y así, facilitar el camino de la superación a sus hermanos menores. Mas sus padres no querían verlo de simple chalán.
No obstante sus propósitos de no hablar con nadie, ni inquirir noticias ningunas referentes a la muerte del Manga, aferrándose como un náufrago a una tabla, a la esperanza de que aquella hubiese sido un farol del Meriñaque, aquella noche, al toparse con el señor Cayetano el Ortigosa, chalán jubilado que vivía de lo que le rentaba su hija Rosalía, ocho arrobas de carnes frescas, olorosas y juveniles, que olía a tomillo hasta en las canículas, amigo de Joselito, ¡con el cual habíalo visto varias veces jugarse al dominó la convidada; al toparse con él -repetimos- en el hondilón del Cañaverde, acercándose a la misma mesa junto a la cual aquél dormitaba con el codo sobre el tablero.