cháchara


También se encuentra en: Sinónimos.

cháchara

(Del ital. chiacchiera, conversación sin objeto y por mero pasatiempo < raíz onomatopéyica romance klakk-, charla.)
1. s. f. Conversación frívola lleva toda la mañana de cháchara con las enfermeras de la planta. charla, palabreo, palique, parloteo
2. s. f. pl. Cosas pequeñas de poco valor y utilidad.

cháchara

 
f. fam.Abundancia de palabras inútiles.
Conversación frívola.
(Ecuad.) Burla, juego, broma.
pl. Baratijas, cachivaches.

cháchara

('t∫at∫aɾa)
sustantivo femenino
conversación animada y frívola Se la pasan de cháchara.
Sinónimos

cháchara

sustantivo femenino
Traducciones

cháchara

sproloquio

cháchara

SF
1.chatter, chit-chat
estar de chácharato chatter, gab
2. chácharas (Méx) (= trastos) → junk sing
3. (Andes) (= chiste) → joke
Ejemplos ?
Erdosain se apresuró a negarle, y trató aparentemente de interesarse en la cháchara del otro, que conversaba horas seguidas, sin ton ni son, espiando siempre el rincón sudeste del cuarto.
Y el mundo que es del oropel idólatra, que no ve más allá de su nariz, dice, atendiendo a mi festiva cháchara: -¡Pues, señor, este prójimo es feliz!
Si admitiésemos semejante premisa, toda discusión acerca de las leyes generales de la Economía Política se convertiría en pura cháchara.
La casa estaba en una agitación completa, y por encima de una cháchara de voces aterrorizadas oí a un hombre rezar en tono intenso.
Sus labios se movían como si hablara con alguien, pero no pudo entender lo que hablaba. -Pues yo lo sé, chilló una gaviota, que desde el mar se había trasladado al árbol atraída por la cháchara de los otros pájaros.
Dan verdadera grima sus alabanzas a sí mismo, su tono chillón de pregonero y, sobre todo, los alardes que hace de una supuesta « ciencia » y toda su cháchara en torno a ella.
Más vale que se pierdan tus palabras en el cielo inmenso a no que resuenen entre las cuatro paredes de un corral de vecindad, sobre la cháchara de las comadres.
Trató con exquisita cordialidad al opulento minero, y no dejó día sin invitarlo a comer, que en la mesa nacen las intimidades, pasando horas y horas departiendo con él en cháchara de confianza.
Pero todas ellas son chirinola y cháchara celeste, parangonadas con una de las que el primer arzobispo de Lima don fray Jerónimo de Loayza lanzó en 1561.
Pero lo que no resucitará como Lázaro es la festiva cháchara, la espiritual agudeza, la sal criolla, en fin, de la tapada limeña.
Evitaba hablar de los versos que hablar escrito, y hurgado un día por nuestra entonces juvenil cháchara, nos dijo: «Las musas, y las mozas fueron mi diablo y mi flaco: hoy las abomino y hago la cruz: basta de escándalo».
Llegaba siempre tarde a la mesa, se retiraba temprano, comía poco, de través; bebía agua, respondía con buena educación, pero no buscaba la cháchara ni aparecía jamás preguntón ni entrometido, y estas cualidades me infundieron simpatía.