cesto

(redireccionado de cestos)
También se encuentra en: Sinónimos.

cesto

(Derivado de cesta.)
1. s. m. Cesta grande, generalmente de forma cilíndrica y más alta que ancha volvieron de la viña con cestos llenos de uvas. cesta
2. DEPORTES Canasta o cesta en el baloncesto al hacer un mate rompió el aro del cesto.
3. cesto de los papeles Papelera, cubo al que se echan las cosas inservibles.
4. ser un cesto coloquial Ser un ignorante, torpe e inútil no cuentes con él, que es un cesto.

cesto

(Del lat. caestus.)
s. m. HISTORIA, MILITAR Armadura para la mano que usaban los gladiadores, consistente en unas correas guarnecidas de puntas metálicas.

cesto

  (del l. cestu)
m. Cesta grande, más alta que ancha.

cesto

  (del l. coestu)
m. dep. Armadura de la mano, usada en el pugilato por los ant. atletas.
Sinónimos

cesto

sustantivo masculino
1 banasta, banasto.
Se refieren al cesto grande de mimbre o listas de madera delgadas y entretejidas.
2 (deportes) canasta, cesta.
En el baloncesto.

cesto de los papeles sustantivo masculino papelera.
Traducciones

cesto

koš

cesto

kurv

cesto

Korb

cesto

kori

cesto

košara

cesto

かご

cesto

바구니

cesto

mand

cesto

kurv

cesto

kosz

cesto

cesto, cesta

cesto

korg

cesto

ตระกร้า

cesto

sepet

cesto

rổ

cesto

篮子

cesto

кошница

cesto

סל

cesto

SM
1. (= canasta) → basket, hamper
cesto de la coladalinen basket, clothes basket
2. estar hecho un cestoto be very drowsy
3. (= gamberro) → lout
Ejemplos ?
contestó Rodolfo. El prado empezaba a llenarse, y las amas de casa tropezaban con sus grandes paraguas, sus cestos y sus chiquillos.
Faltábale manos con que despachar a su numerosa parroquia a Currita la Cardenales, que se movía y removía ágilmente entre los cestos de legumbres con cuyo producto ganábase el sustento y recompensaba a su hombre del casi cruento sacrificio de tener que soportar a diario su falta de narices...
«El pulmón y su función anatómica encuentra su símbolo en la estufa encendida y la corriente de aire que en ella se establece; el corazón, en cajones o cestos vacíos, y la vejiga, en objetos redondos en forma de bolsa o sencillamente cóncavos.
Para lo delicado tienen mujeres en esas obras de platería, para limar las piezas finas, para bordarlas como encaje, con una sierra que va cortando la plata en dibujos, como esas máquinas de labrar relojes y cestos y estantes de madera blanda.
Hay teatro allí, y lecherías, y una casa de anchos comedores, y criados de chaqueta negra, que pasan con las botellas de vino en cestos a la hora de comer, cuando los pájaros cantan en los árboles.
Los dependientes, con gorro griego, frotaban el escaparate de las tiendas, y unas mujeres con cestos apoyados en la cadera lanzaban a intervalos un grito sonoro en las esquinas de las calles.
Doncellas y mancebos pensando en cosas tiernas, llevaban el dulce fruto en cestos de mimbre; un muchacho tañía suavemente la armoniosa cítara y entonaba con tenue voz el hermoso canto de Lino, y todos le acompañaban cantando profiriendo voces de júbilo y golpeando con los pies el suelo.
Los padres iban los domingos al pueblo a embarcar el pescado para Ica, en grandes cestos de "caña brava", y cuando el tren se marchaba, pasaban por mi casa dejando a mi madre un cestito de huevos de alcatraz.
Chirriaban como desperezándose los rieles enmohecidos, alistaban los pescadores sus botes, los fleteros empujaban sus carros en los cuales los fardos de algodón hacían pirámide, sonaba la alegre campana del "cochecito"; cruzaban en sus asnos pacientes y lanudos, sobre los hatos de alfalfa, verde y florecida en azul, las mozas del pueblo; llevaban otras en cestos de caña brava la pesca de la víspera, y los empleados, con sus gorritas blancas de viseras negras, entraban al resguardo, a la capitanía, a la aduana y a la estación del ferrocarril.
Por momentos miraba el palacio de la pobre Ranavalo, y si le volvía la espalda tropezaba con una multitud de robustos malgaches; que con la cabeza cargada de cestos de caña pasaban hacia el mercado transportando sus plátanos.
Y saludan con un bon dia tengui gracioso, entre los cestos llenos de patatas y coles, pimientos de corales, tomates de arreboles, sonrosadas cebollas, melones y sandías, que hablan de las Arabias y las Andalucías.
Acaeció que llegando a un lugar que llaman Almorox, al tiempo que cogían las uvas, un vendimiador le dio un racimo dellas en limosna, y como suelen ir los cestos maltratados y también porque la uva en aquel tiempo esta muy madura, desgranábasele el racimo en la mano; para echarlo en el fardel tornábase mosto, y lo que a él se llegaba.