cerrazón


También se encuentra en: Sinónimos.

cerrazón

1. s. f. METEOROLOGÍA Oscuridad producida por el encapotamiento del cielo con una masa de nubes muy negras, generalmente antes de una tormenta.
2. Obcecación, obstinación su cerrazón le impide escuchar consejos. terquedad
3. Falta de inteligencia no comprende tus explicaciones por su cerrazón.
4. LINGÜÍSTICA Cualidad que adquiere un sonido al cerrarse los órganos articuladores.
5. Colomb. GEOGRAFÍA Contrafuerte de una cordillera.
6. Argent. METEOROLOGÍA Niebla espesa que dificulta la visibilidad esta cerrazón puede ocasionar muchos accidentes.

cerrazón

 
f. Oscuridad grande por cubrirse el cielo de nubes muy negras.
fig.Incapacidad de comprender algo por ignorancia o prejuicio.

cerrazón

(θera'θon)
sustantivo femenino
1. actitud del que se mantiene firme en sus ideas u opiniones cerrazón defensiva de una persona
2. torpeza para entender alguna cosa Su cerrazón le impide comprender explicaciones.
Sinónimos

cerrazón

sustantivo femenino
Traducciones

cerrazón

Schließung

cerrazón

chiusura

cerrazón

fermeture

cerrazón

sluiting

cerrazón

encerramento

cerrazón

uzavření

cerrazón

lukning

cerrazón

sulkeminen

cerrazón

הסגר

cerrazón

클로저

cerrazón

SF
1. (= obstinación) → bloody-mindedness
2. (= torpeza) → dimwittedness
3. [del cielo] → threatening sky, storm clouds pl
Ejemplos ?
b) La tendencia conocida como "civico-religiosa" quedó completamente desprestigiada por su cerrazón, ignorancia y poco sentido común.
Mas Dios marcó mis horas: ya mi alma, que está alerta, tras mí la muerte siente: mi tumba está ya abierta: mis fuerzas aniquila la trémula vejez: mi inteligencia ofusca su cerrazón incierta: franqueada ya me tiene la eternidad su puerta, y estáis mi voz oyendo por la postrera vez.
Nadie quiere un México en el que para garantizar la seguridad se limiten las libertades; ni que en esa región de Chiapas, se suspendan garantías. La violencia no genera más libertad ni más democracia, sino odio y cerrazón política.
Si logramos dar acomodo a las inquietudes de una sociedad abierta, si las fuerzas políticas del país siguen demostrando su capacidad para encauzar las disidencias, habremos superado la lógica de la cerrazón y nos habremos colocado en una postura histórica distinta.
Por su lerda cerrazón a las ideas, su respetabilidad obtusa, su ortodoxia tediosa, su adoración del éxito vulgar, su total absorción en el lado materialista y grosero de la vida y su estimación ridícula de sí mismos y de su importancia, los judíos de Jerusalén en tiempos de Cristo eran la exacta réplica de los filisteos británicos en los nuestros.
La cerrazón persistió incluso después de que alrededor de 180 mil universitarios participaron en un plebiscito democrático -el primero organizado por la UNAM en su historia-, en el que la inmensa mayoría se pronunció a favor de una propuesta del Rector y de que se reabriera la Universidad.
Durante cuarenta años puso el suficiente talento para cumplir lo acordado con el cliente. Hizo plata, mucha plata; lo mimaron los ricachos del partido, pero hubo siempre una cerrazón en su mirada.
Hubo un momento en que me pareció que el sol iba a salir. La cerrazón de niebla que entolda el horizonte amenazaba romperse... Todo ha desaparecido.
Presidente Ernesto Zedillo: Absolutamente, yo creo que si algo hemos aprendido los latinoamericanos en los últimos 60 años es que las políticas de cerrazón, las políticas populistas, las políticas de la irresponsabilidad fiscal no conducen al desarrollo.
El gaucho desdeña la brújula, y hace bien, pues mejor que ella, su solo instinto lo lleva al punto lejano donde tiene que ir, aun por una mañana de cerrazón o por una noche, obscura; mientras que al quererla usar, pronto enredado en las indicaciones del instrumento, tendría que volver renegando con la bruja esa, obra, por cierto, de Mandinga, para engañar a los hombres y hacerles perder el rumbo.
Como los ángeles insistían en revolotear sobre Betlehem, y el cielo seguía, como niebla baja, cerrazón divina, a ras de tierra, mezclados el Empíreo y la Judea, Lucifer, a quien la envidia desgarraba las inmortales entrañas del espíritu sutil, hizo un supremo esfuerzo de voluntad, quiso violentar su egoísmo y pensó: «¡Yo también quiero encarnar, yo también quiero tener un hijo, yo también quiero mi Noche buena!...».
Allí se armó un zipi-zape del Noroeste con tal cerrazón y tales celliscas, que al cuarto día amanecimos mar adentro y sin ver una pizca de tierra.