cerdo

(redireccionado de cerdas)
También se encuentra en: Sinónimos.

cerdo, a

1. s. ZOOLOGÍA Mamífero doméstico, de cabeza grande y orejas caídas, hocico cilíndrico y patas cortas, del que se aprovecha, para el consumo, prácticamente todo. cochino, chon, gorrino, guarro, marrano, puerco, tocino
2. vulgar Persona desaliñada y sucia aquel cerdo llegó a la sala todo vestido de harapos y andrajos. desaseado, maloliente, sucio
3. vulgar Persona grosera y maleducada. grosero, maleducado educado
4. s. m. Carne de este animal.
5. cerdo blanco ZOOLOGÍA Variedad de este mamífero.
6. cerdo de Indias ZOOLOGÍA Cobaya, mamífero roedor.
7. cerdo de muerte Aquel que ya ha pasado del año y está en disposición de poderse matar.
8. cerdo hormiguero ZOOLOGÍA Mamífero con el tronco muy tosco y cabeza estrecha y larga que acaba en una pequeña dilatación donde se ubican los orificios nasales.
9. cerdo marino ZOOLOGÍA Marsopa, cetáceo marino.
10. cerdo negro ZOOLOGÍA Variedad inglesa de este mamífero, de gran talla, piel negra y bien adaptado al pastoreo.
NOTA: Nombre científico: (Orycteropus afer.)

cerdo

 
m. zool. Mamífero artiodáctilo, de la familia suidos (gén. Sus). De cuerpo grueso, cabeza grande, orejas caídas, hocico casi cilíndrico, patas cortas y cola corta y delgada.
m.-adj. fig.Hombre desaliñado y sucio.
Hombre grosero, sin cortesía ni crianza.

cerdo, -da

('θeɾðo, -ða)
sustantivo masculino-femenino
1. zoología animal doméstico de cuerpo grueso, cabeza grande y patas cortas preparar embutidos de cerdo
2. persona sucia o de modales groseros ¡Menudo cerdo, sólo se lava una vez por semana!
3. educado persona que actúa con malicia y falta de consideración Su abogado fue un cerdo, los estafó.

cerdo, -da


abreviación
1. que está sucio o tiene malos modales Su vecino es muy cerdo, tira la basura en el jardín.
2. peyorativo persona que tiene malas intenciones Tuvo un jefe muy cerdo que no paraba de incordiarla.
Sinónimos

cerdo

, cerda
sustantivo
1 coche, cocho, cochino, cuino (Asturias), gocho (col.), gorrino, guarro*, marrano, puerco, tocino (Aragón), chancho (América), cebón.
adjetivo
2 cochino, gorrino, puerco, sucio, desaseado*, tocino (Aragón), guarro.
En su uso adjetivo, tanto la entrada como sus sinónimos, se utilizan en sentido figurado para designar a la persona sucia, o a la que es grosera o carece de modales o es ruin.

cerdo marino sustantivo masculino marsopa.

cerdo:

roñosomugriento, repugnante, asqueroso, inmundo, desaseado, sucio,
Traducciones

cerdo

pig, pork, hog, swine, boar

cerdo

прасе, свиня

cerdo

porc

cerdo

svin, gris

cerdo

porko

cerdo

ブタ, 豚

cerdo

porcus

cerdo

varken, beer

cerdo

porco

cerdo

fläsk, svin, tamsvin, gris

cerdo

domuz

cerdo

prase

cerdo

sika

cerdo

svinja

cerdo

돼지

cerdo

gris

cerdo

świnia

cerdo

หมู

cerdo

lợn

cerdo

cerdo

1 SM
1. (Zool) → pig, hog (EEUU)
todos los políticos son unos cerdosall politicians are bastards o swine
comer como un cerdo (= mucho) → to stuff o.s; (= sin modales) → to eat like a pig
a todos los cerdos les llega su San Martíneveryone gets their just deserts sooner or later, everyone gets their comeuppance in the end
cerdo ibéricoIberian pig
cerdo marinoporpoise
V tb cerda
2. (Culin) → pork
carne de cerdopork

cerdo

2/a
A. ADJ
1. (= sucio) → filthy, dirty
2. (= malhablado) no digas palabrotas, no seas tan cerdodon't swear o curse, don't be so foul-mouthed o crude
3. (= maleducado) no eructes en público, no seas cerdodon't belch in public, don't be such a pig o don't be so gross!
4. (= canalla) → rotten
B. SM/F
1. (= sucio) → slob
¡mira cómo tienes la habitación! ¡eres un cerdo!look at the state of your room! you're a real slob! o you're filthy!
2. (= malhablado) → foul-mouthed pig
3. (= maleducado) es un cerdo, siempre habla con la boca llenahe's such a pig o so gross eating with his mouth full all the time
4. (= canalla) → swine/cow
V tb cerda

cerdo

m pig
Ejemplos ?
Entre los muchos vicios de que abundaba Cayo César, era admirablemente notado en ser insigne en picar a todos con alguna nota, siendo él materia tan dispuesta para la risa; porque era tal su pálida fealdad, que daba indicios de locura, teniendo los torcidos ojos escondidos debajo de la arrugada frente, con grande deformidad de una cabeza calva destituida de cabellos, y una cerviz llena de cerdas, las piernas muy flacas, con mala hechura de pies; y con todas estas faltas sería proceder en infinito si quisiese contar las cosas en que fue desvergonzado para sus padres y abuelos y para todos estados; referiré sólo lo que fue causa de su muerte.
Siempre andaba avizorando por si en algún sitio descubría la ridícula jeta, la desportillada boca y los malignos ojos emboscados tras las cerdas grises de jabalí del donante de la milagrosa lima.
Son sus pensamientos imaginar cómo han de engañar y dónde han de hurtar; confieren sus hurtos y el modo que tuvieron en hacellos; y así, un día contó un gitano delante de mí a otros un engaño y hurto que un día había hecho a un labrador, y fue que el gitano tenía un asno rabón, y en el pedazo de la cola que tenía sin cerdas le ingirió otra peluda, que parecía ser suya natural.
El Atrida sacó el cuchillo que llevaba colgado junto a la gran vaina de la espada, cortó por primicias algunas cerdas del jabalí y oró, levantando las manos a Zeus; y todos los argivos, sentados en silencio y en buen orden, escuchaban las palabras del rey.
Cuanto el corcel dista de las ruedas del carro en que lleva a su señor por la llanura (las últimas cerdas de la cola tocan la llanta y un corto espacio los separa mientras aquél corre por el campo inmenso; tan rezagado estaba Menelao del eximio Antíloco; pues si bien al principio se quedó a la distancia de un tiro de disco, pronto volvió a alcanzarle porque el fuerte vigor de la yegua de Agamemnón, de Eta, de hermoso pelo, iba aumentando.
Este no se dejó vencer del temor, cual si fuera un niño; sino que le aguardó como el jabalí que confiando en su fuerza, espera en un paraje desierto del monte el gran tropel de hombres que se avecina, y con las cerdas del lomo erizadas y los ojos brillantes como ascuas aguza los dientes y se dispone a rechazar la acometida de perros y cazadores...
Elizondo Cerdas Ricardo Esquivel Fernández Rodrigo Facio Brenes Fernando Fournier Acuña Celso Gamboa Rodríguez Everardo Gómez Rojas Luis Felipe González Flores Manuel A.
Su pelo se erizaba desordenadamente sobre el pellejo; sus cerdas erguíanse sobre su lomo como lanzas: sus defensas, que afilaba ruidosamente, estaban cubiertas de espuma; de sus amenazadores ojos brotaban chispas, y la sanguinaria expresión de su estremecedora boca, dábanle imponente aspecto.
-Ahora hay que sahumar todo esto con orines de caballo y cerdas de puerco; entonces yo habré cumplido con mi tarea -dijo la vieja señorita.
Hubo un momento de silencio, durante el cual él la fue empujando hacia el fondo, donde estaba más oscuro y donde el olor de la lana grasienta y de los cueros secos era más acre e incitante: y entonces, de golpe, brutalmente, ferozmente, en un impulso irresistible de bruto encelado, la cogió y la arrojó con fuerza sobre la bolsa de cerdas, blanco y cómodo lecho que la pareja conocía de tiempo.
Entre la lana, entre las cerdas, entre los cueros, ¡quién sabe qué horribles tormentos acosaron al miserable: ¡quién sabe qué espantosa agonía dio término a aquella vida siniestra!
Inmola, según usanza, dos ovejas, otras tantas cerdas e igual número de negros novillos, derramando al mismo tiempo vino de las copas, evocando al alma del grande Anquises y a sus manes libres del lago Aqueronte.