Ejemplos ?
Cuando la chica pierde el conocimiento debido al dolor, le es administrada una droga por medio de una inyección intravenosa, para que despierte y se mantenga consciente. Acto seguido su brazo derecho y la pierna restante son cercenadas.
En muchas ocasiones, las tropas de Ungoloz toman trofeos a sus enemigos derrotados, como sus cabezas cercenadas, cabelleras, orejas o manos que clavan en sus escudos.
Asignación por parte del Estado de grandes reservas de tierra a los indígenas, inclusive a los caciques y demás gente del bando derrotado. Aunque fueron cercenadas posteriormente, esto último fue hecho por individuos y no por el estado argentino.
Ya en su campamento Ieyasu se sentó junto con sus principales consejeros y generales y ordenó que se preparara la ceremonia en la que se presentan las cabezas cercenadas de los principales generales del ejército enemigo.
Gilbert fue particularmente cruel en sus acciones, matando civiles y colocando un pasillo de cabezas cercenadas en las cercanías de sus campamentos.
Para mantener su control sobre la población nativa, la administración colonial instauró un régimen de terror, en el que fueron frecuentes los asesinatos en masa y las mutilaciones; los abusos más comunes era el corte de las manos a la altura de las muñecas. Las manos cercenadas se volvieron tan comunes, que los capataces y negreros las usaban como moneda informal.
Aunque la mayoría de las respuestas de las lesiones incluyen un flujo de señalización de calcio para promover el cerrar de las partes cercenadas, las lesiones axonales inicialmente llevan a una degeneración axonal aguda (AAD, por sus siglas en inglés), que es una rápida separación del extremo proximal (cercano al cuerpo celular) y el distal en un tiempo de 30 minutos después de la lesión.
Se trataba del cuerpo desnudo -excepto por unos calcetines negros que enfundaban los muñones de las piernas- de un varón caucásico cuyas piernas estaban estiradas y sus brazos yacían a los costados. Lo habían decapitado, sus extremidades estaban cercenadas y los genitales arrancados.
El realismo que presentan las trece cabezas cercenadas ha sorprendido a diversos historiadores, que afirman que Casado del Alisal llegó a copiarlas del natural, y en relación con ese realismo cabe destacar la siguiente anécdota verídica protagonizada por el pintor palentino, y mencionada en sus escritos por varios autores: En la parte derecha del lienzo, más intensamente iluminada que el lado izquierdo, aparecen los nobles convocados por el rey para contemplar el destino de los rebeldes ejecutados.
A la izquierda del cuadro aparece representado el rey Ramiro II de Aragón, ricamente vestido, llevando un birrete morado con adornos dorados, sujetando con su mano izquierda un perro negro de aspecto amenazador, y señalando con su mano derecha las doce cabezas cercenadas y dispuestas en forma de círculo de los nobles rebeldes, entre las que destaca la del obispo, colgada de una cuerda a modo de badajo de la campana y que, en opinión de diversos autores, parece sonreír con sonrisa cínica o macabra.
En el voto de la jueza Ana María Luaces, al cual adhirieron los jueces Jorge Escuti Pizarro y Hugo Molteni, se expresó::“Cabría pues afirmar también en la especie, tal como se lo juzgará en los procedentes judiciales antes citados, que las opiniones o críticas cuando son dirigidas a una persona pública; no pueden ser livianamente cercenadas o dar origen al deber de indemnizar en tanto se refieren a la actividad pública que despliegan, aún cuando las expresiones empleadas o el estilo periodístico cáustico pudieran generar el disgusto del afectado.
El códice se compone de 26 hojas en forma de libro, con la primera y última hojas cercenadas y diminutas, las hojas parecen ser de palma o cáñamo batido.