cercén

cercén

(Del lat. ad circinum, en círculo.)
loc. adv. coloquial Se usa para indicar que algo se corta de raíz, enteramente o en redondo en la expresión a cercén.
NOTA: También se escribe: cercen

cercen o cercén, a

 
adv. m. Enteramente y en redondo.
Traducciones

cercén

ADV cortar a cercénto sever
cortar un brazo a cercénto sever an arm
Ejemplos ?
¡Ni de talento hay destellos!… Y escriben comedias ellos como maestros de esgrima. Tajo aquí, cercén allá, ora a la regla, ora al gusto, cada escena nos da un susto si calambre no nos da.
Dióle el tirón el enlazador sentando su caballo, desprendió el lazo del asta, crujió por el aire un áspero zumbido y al mismo tiempo se vio rodar desde lo alto de una horqueta del corral, como si un golpe de hacha la hubiese dividido a cercén, una cabeza de niño cuyo tronco permaneció inmóvil sobre su caballo de palo, lanzando por cada arteria un largo chorro de sangre.
321.- El que con cercén, taladro, lima, o de otra manera alterare el valor de monedas de oro o plata que tengan circulación legal en la República, será reprimido con prisión de uno a cinco años y multa de cincuenta a trescientos sucres.
Para libertarios he ido yo consumiéndome con tantos trabajos, por el Ponto y por los bosques todos, y ahora para mí en estos mis dolores, ¿nadie habrá que me alcance una espada o el fuego salvador? ¡Eh! ¡Eh! ¿Y nadie, nadie querrá acercarse y cortar a cercén esta cabeza de este cuerpo maldito? ¡Ay de mí! ¡Ay!
La supresión que hizo esta superioridad de los derechos patrióticos, es un argumento de que no los creyó convenientes, y su nueva propuesta no debe considerarse tanto un error cuanto un exceso de los alcances e intervención a que debía reducirse. Cuarto arbitrio: el cercén de los sueldos de los empleados desde la una hasta las dos tercias partes de su importancia regular.
rodó segada por el acero de Evandro, y a ti ¡Oh Laris! te busca tu diestra cortada a cercén, y cuyos dedos moribundos se agitan trémulos y aprietan todavía el puño de tu espada!
Quien muestra un viejo broquel Por sus abuelos ganado, Que derribando a cercén La cabeza de algún moro, Le hicieron suyo después, Dividiéndole en cuarteles Los heraldos para él.
Como evocación histórica quedan en la memoria colectiva los otrora familiares términos de la moneda de martillo, la moneda a volante, la matriz, el punzón, el cuño o troquel, el cospel, el corte, el cercén, la cizalla, el blanqueado de la moneda...
Entre los rizos y a un nivel ligeramente más bajo, se perciben grupos de tres bandas paralelas e inclinadas que se entreveran como si se tratara de un zacatapayolli o bola de heno para ensartar los instrumentos del autosacrificio La cabellera se une a la frente de la diosa por medio de una banda ocre la cual simboliza, en la iconografía mexica, una incisión en el cuerpo producto de la guerra o del sacrificio, un corte a cercén de la cabeza o de un miembro y, en sentido más amplio, un portal/cueva al más allá como el que poseen, por ejemplo, las imágenes de los zacatapayolli y las montañas sagradas.