centralista

centralista

1. adj. POLÍTICA Del centralismo tendencia centralista.
2. s. m. y f. POLÍTICA Partidario de la concentración del poder.
3. TELECOMUNICACIONES Persona que está encargada de una red de comunicaciones, en especial, de una centralita telefónica.
4. P. Rico Propietario de un ingenio azucarero.

centralista

 
adj.-com. polít. Partidario del centralismo.
Relativo a él.
Traducciones

centralista

operator

centralista

zentralistische

centralista

Συγκεντρωτική

centralista

1 ADJ & SMFcentralist

centralista

2 SM (Caribe) → sugar-mill owner
Ejemplos ?
Si Artigas en lugar de retrogradar en la marcha no bien se enteró de la caída de Alvear y de la Asamblea hubiera continuado adelante hasta el fin, no – desde luego – con alardes de guerra y victoria, sino simplemente en la categoría sencilla (grata a su carácter modesto) de “auxiliador”, pensamos que no habría recuperado su fuerza tan rápida y hábilmente la política centralista que entonces se desplomó.
En cuanto a las ideas políticas, Gómez y Vieytes pertenecían al partido centralista y radical a los efectos del separatismo, lo mismo que Pérez en cuyo domicilio según parece, se reunían habitualmente los jefes de esa fracción para preparar el programa que se llevaría a cabo en la Asamblea.
Es inaceptable que se cambie un esquema de distribución de rentas para los organismos del régimen seccional, universidades y escuelas politécnicas, que nace de la Constitución y la ley, con ingresos seguros, predecibles y de crédito automático, por un esquema centralista de expectativa presupuestaria sujeta a la discrecionalidad del presidente o del Ministerio de Finanzas.
Éste fue el marco en que proliferaron las “sociedades económicas de amigos del país”, promotoras de reformas que pretendían conciliar, como en la península, los intereses sectoriales y regionales con la política centralista del despotismo ilustrado (sobre todo en época de Carlos III).
Por el detalle anotado puede juzgarse cómo se cumplían… Entretanto, llegamos a la hora en que el Congreso Constituyente, desoyendo el clamor de los Pueblos, traicionando su mandato y desatendiendo los consejos de la experiencia y las voces de la razón, aprueba un proyecto de Constitución centralista, que sólo la incomprensión y la testarudez de los unitarios podía formular.
La construcción de una institucionalidad capaz de resolver los múltiples problemas alrededor de la tierra y de promover un proceso de desarrollo rural; :c. La reversión de la tendencia centralista en las inversiones públicas a través de planes de inversión en áreas rurales; :d.
Por lo anterior, exhortamos a todos los gobiernos de los Estados para que nos secunden y exijamos la renuncia del Poder Público a un gobernante que, sin respetar la soberanía del pueblo que lo llevó al poder, conculca con su actitud los principios consagrados por nuestras leyes y la sana ideología de nuestro pueblo, porque desvirtuando nuestro régimen democrático federal lo ha constituido en centralista, convirtiéndose en amo absoluto de los destinos del país, violando flagrantemente el pacto federal, que se obligó a respetar solemnemente al protestar como jefe del Poder Ejecutivo de la Nación.
Por Córdoba, ciudad que como capital de intendencia tenía derechos, según se ha visto, a nombrar dos diputados, fueron designados el 2 de diciembre del 12, don Gervasio Antonio Posadas y don Juan Larrea, porteño el primero y peninsular el segundo, y ambos pertenecientes al partido de Vieytes, o sea en este momento inicial el partido centralista y quizás el más resuelto a la inmediata y total separación de España.
Lo ubicó en el mismo sitio trascendente de definición de un sistema político, que es necesario reactualizar por tratarse de una visión profética que coincide con el diagnóstico de la actual realidad argentina: “En esta cuestión -señaló- y en la forma que se presentan se entrañan, por así decirlo, las dos tendencias que más han preocupado a nuestros hombres públicos y más han trabado nuestra organización política; la tendencia centralista, unitaria, y aun puedo decir aristocrática, y la tendencia democrática, descentralizadora y federal que se le oponía.
EI esquema centralista se fortalece: se otorgan grandes facultades al presidente de la República, grandes responsabilidades a los Poderes Legislativo y Judicial y al Consejo de Estado.
Esta competencia dio lugar a un diseño político y a una filosofía del Estado centralista, que exigía modernizar tecnológicamente la administración y el ejército, teniendo como necesidad el aliento a la movilización y al nacionalismo.
No se trata de un puro nominalismo: el dictamen de la comisión viene a sostener la tesis centralista de que en México: "No existían estados: los formó, dándoles organización independiente, la Constitución de 1824".