Ejemplos ?
El cielo empieza a centellar, desatando una fuerte tormenta, dando como resultado que en pocos segundos emergen frente a la iglesia un poco de diablos que entran a la misma a oficiar la misa, y según nos cuentan esta es una de las razones por la que hoy en día se sigue realizando esta tradición.
La luz llegará, es seguro, hasta el profundo sur y hará centellar el Mar del Plata, los Andes, la tierra de Artigas, Paraguay, y toda esta pirámide inversa y absurda que es América Latina.
Otro día La vimos centellar con luz siniestra En el canto purísimo y sombrío Del amador toscano de la nada, Que en versos no entendidos Del vulgo vil, y a espíritus gentiles, Como el tuyo, señora, reservados, La secreta hermandad te descubría Del amor y la muerte.