ceniciento

(redireccionado de cenicientos)
También se encuentra en: Sinónimos.

ceniciento, a

adj. Que tiene un color parecido al de la ceniza el cielo ceniciento deslucía el paisaje. cenizoso

ceniciento, -ta

  (de ceniza)
adj. De color de ceniza.

ceniciento, -ta

(θeni'θjento, -ta)
abreviación
que tiene un color gris claro Una luz cenicienta invadía la habitación.
Sinónimos

ceniciento

, cenicienta
Traducciones

ceniciento

ashen, ashy

ceniciento

ADJashen (liter), ash-coloured, ash-colored (EEUU)
Ejemplos ?
Por las colinas y las sierras calvas, verdes pradillos, cerros cenicientos, la primavera pasa, dejando entre las hierbas olorosas sus diminutas margaritas blancas.
A mis plantas los campos sin verdor, con cenicientos vapores confundíanse, y la noche en el confín del horizonte inmenso la frente alzaba sobre el mar plomizo, coronada de pálidos luceros.
Las sierras imponentes le dieron a su alma la terrible dureza de sus rocas, la intensa lobreguez de sus gargantas, las sombras tristes de las noches negras, la inclemencia feroz de sus borrascas, los ceños de sus días cenicientos, las asperezas de sus breñas bravas, la indolencia brutal de sus reposos y el eterno callar de sus entrañas.
Dentro había un cadáver, que todavía conservaba sobre el cráneo algunos pelos negros y lacios y sobre las costillas y caderas algunos jirones cenicientos...
Tras negros nubarrones asomaba Pálido rayo de luciente luna Tenuemente blanqueando los peñascos Que de Chapultepec la falda visten. Cenicientos a trechos, amarillos, O cubiertos de musgo verdinegro A trechos se miraban, y la vista De los lugares de profundas sombras Con terror y respeto se apartaba.
a del oscuro Citerón las cumbres bajaba el sol a trasponer, vertiendo ríos de luz sobre los verdes mares, cuyos abrazos lánguidos, y besos dulces y prolongados, adormecen los grupos de las islas del Egeo Helios guiaba sus caballos de oro hacia el collado de la augusta Delfos, y en las rocas de Egina y las abruptas cimas sagradas del antiguo Himeto sus reflejos de púrpura bañaban los bosques de olivares cenicientos, por donde va, entre franjas de verdura, del Cefiso el caudal siempre risueño.
¡Oh, en el azul, vosotras, viajeras golondrinas que vais al joven Duero, zagales y merinos, con rumbo hacia las altas praderas numantinas, por las cañadas hondas y al sol de los caminos; hayedos y pinares que cruza el ágil ciervo; montañas, serrijones, lomazos, parameras, en donde reina el águila, por donde busca el cuervo su infecto expoliario; menudas sementeras cual sayos cenicientos; casetas y majadas entre desnuda roca; arroyos y hontanares donde a la tarde beben las yuntas fatigadas; dispersos huertecillos, humildes abejares!
SUR OCCIDENTAL: Álamo (El), Aldea del Fresno, Arroyomolinos, Batres, Cadalso de los Vidrios, Casarrubuelos, Cenicientos, Colmenar del Arroyo, Colmenarejo, Cubas de la Sagra, Chapinería, Fuenlabrada, Griñón, Humanes de Madrid, Moraleja de Enmedio, Móstoles, Navalagamella, Navalcarnero, Navas del Rey, Parla, Pelayos de la Presa, Quijorna, Rozas de Puerto Real, San Martín de Valdeiglesias, Serranillos del Valle, Sevilla la Nueva, Torrejón de la Calzada, Torrejón de Velasco, Valdemorillo, Valdemoro, Villa del Prado, Villamanta, Villamantilla, Villanueva de Perales.
¿A qué laurel tu aspecto no marchita sus verdores con lauros cenicientos, y al verte hacer de tronos monumentos qué púrpura caduca no palpita?
Pertenece a la comarca de Torrijos y linda con los términos municipales de Cenicientos al norte, en la provincia de Madrid y Aldea en Cabo al noreste, Escalona al este, Hormigos al sureste, El Casar de Escalona y Los Cerralbos al sur, Cardiel de los Montes y Garciotum, con poco más de 100 m de frontera, y Pelahustán al oeste en la de Toledo.
Las armas en esta posición pueden ser una bazuca, un Heatseeker (lanzamisiles que buscan al enemigo), un Split misile launcher (que lanza dos cohetes buscadores), un Drunk missile launcher (que lanza varios misiles de pequeño tamaño), una Firebomb (que provoca una fuerte explosión de fuego, muy potente), una Firewall, (que arroja una pared de fuego que reduce a los enemigos a esqueletos cenicientos), un Excalibat (el único arma que puede usarse cuerpo a cuerpo, golpeando a los enemigos, además de arrojar varias pelotas explosivas) o un Dark Staff (un bastón que arroja un hechizo que traspasa a los enemigos, haciéndolos saltar en pedazos).
aunque de la época visigoda solo es testigo una necrópolis excavada en granito cercana a la villa, y en el mismo entorno de la Piedra Escrita. Cenicientos no fue fundado como tal, hasta después de la Reconquista, por Alfonso VI en el siglo XI, siendo en el año 1188 cuando por primera vez se hace alusión a "La Peña de Cenicientos" y consta la autorización del Arzobispo de Toledo para fundar la Iglesia en Cenicientos.