ceniciento


También se encuentra en: Sinónimos.

ceniciento, a

adj. Que tiene un color parecido al de la ceniza el cielo ceniciento deslucía el paisaje. cenizoso

ceniciento, -ta

  (de ceniza)
adj. De color de ceniza.

ceniciento, -ta

(θeni'θjento, -ta)
abreviación
que tiene un color gris claro Una luz cenicienta invadía la habitación.
Sinónimos

ceniciento

, cenicienta
Traducciones

ceniciento

ashen, ashy

ceniciento

ADJashen (liter), ash-coloured, ash-colored (EEUU)
Ejemplos ?
¡Muchachuelo! ¡Ladrador! ¡Ceniciento! ¡Ataquen al coyote! Sin embargo, era más el escándalo que producían sus voces que la aparición de los canes.
Más bien había ganado que perdido, porque el plumaje de la pechuga, que tenía antes un viso ceniciento, había adquirido el brillo y la blancura de la nieve.
Hambrean al niño aterrado hasta que llora noche y día; azotan al débil y flagelan al necio; se mofan del viejo ceniciento y algunos enloquecen, y todos se malogran y nadie puede pronunciar palabra.
-Pos bien, como diba diciendo, éste está prendao der Ceniciento, que asín se llama er burro, y, en cambio, el Córdoba está que tira piedras por la Taponera.
-Miré osté, pairino -dice el Niño interrumpiendo a su vez al viejo-, lo que en resumías cuentas pasó fue que este punto y el otro punto trataron una cosa esaboría, u sea que el Córdoba le diera el Ceniciento a éste, y que éste dejara al Córdoba jonjabarle la Taponera.
Lo rememoro en mi imaginación, que me atrevo a calificar de fotográfica, de cabeza proporcionada, rigurosamente peinado, frente amplia; su rostro pálido, a veces ceniciento, siempre bien rasurado, era triangular hacia la barbilla, boca ancha y nariz aguileña prominente; lo recuerdo con sus ojillos penetrantes detrás de sus lentes – no lo figuro sin ellos – de sólido armazón.
Y como raíz se hunde en la tierra lentamente para que la tierra inunde de paz y panes su frente. Me duele este niño hambriento como una grandiosa espina, y su vivir ceniciento revuelve mi alma de encina.
Por el recuerdo de Mariquita pasó, en una serie de cuadros tristes, de ceniciento gris, su historia, la más cercana, la de esposa respetada, querida sin ilusión, sola en suma, y apartada del mundo casi siempre.
Enfrente de él, ante una gran taza de café con leche, una mujer meditaba a la orilla de aquel mar ceniciento, con los ojos pardos muy abiertos, las cejas muy pobladas, de arco de Cupido, en tirantez nerviosa, como conteniendo el peso de pensamientos que caían de la frente.
Fuéle respondido por el capitán negro: Vuestra nariz es larga, y la nuestra chata; vuestro cabello es liso, y nuestra lana riza; vuestra cutis es de color ceniciento, y la nuestra de color de ébano; por consiguiente, en virtud de las sacrosantas leyes de naturaleza, siempre debemos ser enemigos.
¿Desnudo? Eso es bueno para Francisco, el del remendado sayo ceniciento, vestidura de siervo y de mendicante. El radioso Arcángel, el caballeresco paladín de la ardiente espada, ¿qué aventuras puede acometer sin armas y sin galanos arreos?
Cierta especie de albaricoques produce esta isla, semejantes en la magnitud a los melones, de un color ceniciento y del gusto de albaricoques de la Europa, teniendo sus pepitas de la magnitud de un huevo de gallina, de los cuales hacen deleitoso banquete muy de ordinario los jabalíes, con que engordan a maravilla.