cenefa

(redireccionado de cenefas)

cenefa

(Del ár. sanifa, borde del vestido.)
1. s. f. TEXTIL Banda o tira de adorno sobrepuesta o tejida en los bordes de vestidos, cortinas, pañuelos u otras ropas remató las sábanas con una cenefa de motivos geométricos.
2. ARTE Dibujo de ornamentación cuyos elementos se repiten a lo largo de techos, muros y pisos adornó la pared con una cenefa de arabescos.
3. RELIGIÓN Lista central de las tres en que se divide verticalmente la casulla del sacerdote.
4. NÁUTICA Madero grueso que rodea una cofa o en que termina y se apoya su armazón.

cenefa

 
f. Lista sobrepuesta o tejida en los bordes de las cortinas, doseles, pañuelos, etc.
Lista que llevan en medio algunas casullas, gralte. de tela o de color diferente de la de los lados.
Dibujo de ornamentación puesto a lo largo de los muros, pavimentos y techos; suele consistir en elementos repetidos de un mismo adorno.

cenefa

(θe'nefa)
sustantivo femenino
1. banda o tira con dibujos una cenefa tejida
2. religión banda vertical y central de las tres en que se divide la casulla de un sacerdote cenefa de hilo
3. ornamento de techo, muros y pisos una cenefa de arabescos
Traducciones

cenefa

SF
1. (Cos) → edging, border
2. (Arquit) → border
Ejemplos ?
El pequeño recinto ofrecía un cerramiento diáfano en forma de arcadas separadas por columnas. Los arcos se veían rematados con cenefas con el típico taqueado jaqués.
Para acentuar el estilo italiano es frecuente además añadir elementos directamente copiados de allí, como son los adornos a candelieri (cenefas de vegetales y cupiditos que rodean los marcos), o ruinas romanas en los paisajes, incluso en escenas de la vida de Cristo.
Su alma aparece en el cuadro como si fuera un suspiro que se introduce en el cielo por un canal de nubes. Cabe destacar las ricas cenefas pintadas sobre la armadura.
El espectáculo debió ser magnífico y sobrecogedor pues los brillantes colores de las techumbres contrarrestaban con la sobriedad de las piedras y las cenefas de oro de los muros palaciegos.
En la parte más alta de la bóveda, nos encontramos angelotes alados portadores de cartelas con leyendas que hacen referencia a la Virgen. Todo ello mezclado con remates, ribetes o cenefas de color azul y molduras de color ocre.
El pavimento está compuesto por losas de mármol de forma circular, mientras que el techo presenta un artesonado de madera con una franja de cinco vigas en el centro y dos grupos de siete vigas que recorren transversalmente la estancia. Esta sala tiene una vidriera con cenefas de formas geométricas y motivos ornamentales vegetales.
Cabe resaltar que numerosas soluciones estructurales y ornamentales de la casa responden a la afición del propietario por la música: así, las cenefas en el exterior de la casa imitan un pentagrama; las barandillas de la torre tienen forma de clave de sol y de semicorchea; en las ventanas del salón principal se usaron contrapesos para el sistema de correderas, que eran campanas tubulares con diferentes densidades y tamaños para poder obtener notas musicales diferentes al abrirse y cerrarse; por último, en el cuarto de baño se encuentran dos vidrieras con dibujos de una abeja tocando la guitarra y un pájaro tocando el piano.
Otros ángeles suben al cielo el alma del obispo. Todo está adornado de tracerías caladas y cenefas vegetales o con ángeles. Obispo B.
En Oaxtépec fue donde Moctezuma Ilhucamina fundó su palacio, además de ser cabecera prehispánica y colonial de los pueblos del Plan de Amilpas, se consideraron conquistados sus 25 asentamientos humanos y entre ellos Cuauhtlan, continuando el primero como cabecera del cacicazgo; teniendo que tributar así 400 mantas de algodón y 400 cenefas labradas en dos colores; 400 colchas; 800 mantas delgadas también de algodón; 400 patees o bragas; 200 camisas de mujer y 1.200 mantillas, todo eso cada 80 días.
Presentan colores brillantes que se han conservado, en parte, gracias a que estuvieron cubiertos por yeso hasta 1877. Los mosaicos se dividen en cuatro zonas, cada una de ellas separadas por unas cenefas de dibujos geométricos.
La bóveda de la cabecera está cubierta con pinturas muy dibujísticas y populares que se reparten en tres franjas con cinco escenas enmarcadas por cenefas floreadas que representan los misterios del rosario.
Entre 1926 y 1928, Néstor diseñó para esta sala unas cenefas y unos pequeños corpóreos con alegorías frutales, tallados en madera por el escultor Eduardo Gregorio.