celoso

(redireccionado de celosas)
También se encuentra en: Sinónimos.

celoso, a

1. adj. Que tiene celos tiene un marido celoso. receloso
2. Que hace las cosas con celo o cuidado es celoso en el cumplimiento de su deber. esmerado, cuidadoso, cumplidor, diligente
3. Que defiende con rigor sus derechos o sus propiedades es muy celoso de su intimidad.
4. NÁUTICA Se aplica al barco que aguanta poca vela por falta de estabilidad.

celoso, -sa

 
adj. Que tiene celo, o celos.
Receloso.

celoso, -sa

(θe'loso, -sa)
abreviación
1. persona que tiene sospechas de engaño una novia celosa
2. característica que es propio de estas personas un carácter celoso
Sinónimos
Traducciones

celoso

jaloux

celoso

žárlivý

celoso

jaloux

celoso

mustasukkainen

celoso

ljubomoran

celoso

嫉妬深い

celoso

질투하는

celoso

jaloers

celoso

sjalu

celoso

zazdrosny

celoso

ciumento

celoso

svartsjuk

celoso

อิจฉา

celoso

kıskanç

celoso

ghen tị

celoso

ревнив

celoso

嫉妒

celoso

ADJ
1. [marido, hermano] → jealous (de of)
2. (= ferviente) → zealous; (en el trabajo) → conscientious
3. (= desconfiado) → suspicious, distrustful
4. (LAm) (Mec) → highly sensitive
5. (Andes) [barca] → unsteady, easily upset
6. (LAm) [arma] → delicate, liable to go off
éste es un fusil celosothis gun is quite liable to go off

celoso -sa

adj jealous; Ella es muy celosa..She is very jealous.
Ejemplos ?
Y Clotilde, pensando en aquello, perdía poco a poco el apetito y el sosiego y tenía siempre llena la cabeza de celosas cavilosidades que el señor Cristóbal parecía querer aventar muchas veces, diciendo: -¡No seas asín, mujer, no seas tonta, que estás tonta der to!
Los gorilas recién nacidos y huérfanos requerían atenciones extraordinarias para ali-mentarlos, porque con su olfato delicado percibían la diferencia que había entre sus madres y las negras. Además, las pequeñas bestias son terriblemente celosas y no toleran que la esclava amamante a su propio hijo.
Pero tan imperceptibles, celosas los encubrían pequeñas rosas de nácar que, cuando las solicita 14 más descubrir el deseo, si por la selva florida mueve las ligeras plantas, apenas se distinguía la flor del lazo que huella con la misma flor que pisa.
Otros, sobre todo las mujeres celosas y los galanes desdeñados, buscaban a Melchora para que los pusiese en relación íntima con el diablo.
Todo esto pasó así como se ha dicho: que Andrés, en oyendo el soneto, mil celosas imaginaciones le sobresaltaron. No se desmayó, pero perdió la color de manera que, viéndole su padre, le dijo: -¿Qué tienes, don Juan, que parece que te vas a desmayar, según se te ha mudado el color?
Pero fueron en vano sus desvelos; que amor no cumple lo que juran celos, y tanto puede una mujer que llora, que vienen a reñirla, y enamora, creyendo el que ama, en sus celosas iras, por una lagrimilla mil mentiras.
Partido así el espíritu en amores contradictorios e intranquilos; alarmado a cada instante el concepto literario por un evangelio nuevo; desprestigiadas y desnudas todas las imágenes que antes se reverenciaban; desconocidas aún las imágenes futuras, no parece posible, en este desconcierto de la mente, en esta revuelta vida sin vía fija, carácter definido, ni término seguro, en este miedo acerbo de las pobrezas de la casa, y en la labor varia y medrosa que ponemos en evitarlas, producir aquellas luengas y pacientes obras, aquellas dilatadas historias en verso, aquellas celosas imitaciones de gentes latinas que se escribían pausadamente...
El que de cabras fue dos veces ciento esposo casi un lustro (cuyo diente no perdonó a racimo, aun en la frente 155 de Baco, cuanto más en su sarmiento, triunfador siempre de celosas lides, lo coronó el Amor; mas rival tierno, breve de barba y duro no de cuerno, redimió con su muerte tantas vides), 160 servido ya en cecina, purpúreos hilos es de grana fina.
Pero sus celosas cavilaciones por un lado, y por otro sus cálculos rentísticos, la quitaron el sueño, y en ello tuvo no poca ventura.
Y una que trajo de color de oro mayo gentil espléndida mañana, con sol de fuego que arrancó resinas de las olientes montaraces jaras, e hizo bramar al encelado ciervo junto al aguaje en que su sed templaba, e hizo gruñir al jabalí espantoso, e hizo silbar a las celosas águilas que por encima de los altos riscos persiguiéndose locas volteaban......
las tribus más celosas de su independencia refugiáronse en las montañas de aquende y allende el Pirineo, constituyendo la Euskalerria, es decir, el país de euscaldunac, de los que hablan el idioma éuskaro ...”.
De este modo, Señor, podríamos decir que, en concreto los vecinos de La Foz, como reflejo de lo antes mencionado, son personas hospitalarias con los visitantes, solidarias consigo mismo, abiertas a las nuevas corrientes tecnológicas y socioculturales, pero por encima de todo, celosas y amantes de sus más ancestrales tradiciones.