celo-

celo-

pref. Componente de palabra procedente del gr. koilos, que significa hueco, vacío celomado.
NOTA: También se escribe: cel-

celo-

 
V. cel-.
Ejemplos ?
Los teólogos, con un celo inflamado por el miedo, insistían en la profecía bíblica, explicándola al pueblo con una precisión y una simplicidad que jamás se había visto antes.
Y, aunque su amor me arrastra a esta ventura, me huelga imaginar en esta pena que puse el corazón no en sitio inmundo, pues no hay otro más digno en todo el mundo. »Zerbín aventajaba en porte y celo a todos los que allí topó de frente.
7.° En las inundaciones, terremotos, huracanes, temblores de tierra y tempestades, deberá la Guardia Civil proceder con igual celo, para prestar los auxilios que quedan prevenidos para los incendios, cuidando de recoger los efectos que arrastren las aguas para presentarlos a la autoridad del pueblo más inmediato, por cuyo conducto los recogerán sus dueños.
Entre tanto confiábase al celo o más que eso a la habilidad diplomática o política del doctor Pérez la suerte de la cuestión y a fe que se confiaba en buenas manos.
Y si la Junta de Buenos Aires, según se explica con la Real Audiencia y con la ciudad de Montevideo, como consta de las gacetas de la capital, ha suspendido el acto del reconocimiento al Consejo de Regencia por falta de aviso oficial, nosotros que en estos documentos los tenemos muy suficientes, no debemos demorarlo un momento en desahogo de nuestro celo y lealtad, y mucho más existiendo en la provincia disposiciones de la Regencia depositaria de la soberanía en la provisión y gracias concedidas al Administrador de Correos de esta ciudad, obedecidas y mandadas practicar por la Administración General de esta Renta residente en la ciudad de Buenos Aires.
Y no tratandose en la actualidad de forzar a nadie al servicio, sino de admitir en el a todos los Voluntarios que vengan a presentarse en este Govierno; prevengo a Vmds, lo publiquen y hagan entender asi en sus respectivos Partidos, empeñando todo su celo y Patriotismo, para que los mozos solteros, se han los primeros a presentarse gustoso; muy seguros, de que en ningun caso saldran de la Provincia como se le ofreze este Govierno, en lo que deven estar firmemente persuadido; pues todo su servicio to desempeñaran dentro de los limites de la Patria.
ha de ser su General y el Primer Patriota qe. derramara su sangre con ellos; Por lo que, reencargo al celo de Umds. procuren infundir en todos confianza, y dcspreciar recelos hijos de la confusion, y manifestar ales que hayan d.e ser voluntarios, qe.
Quinto: Será de la primera obligación de nuestros diputados el pedir que se reforme los estatutos de gobierno, de justicia, y asamblea en consideración a que atacan la libertad y derechos de los pueblos de las provincias, fiando al celo de nuestros diputados todo lo determinado que no se halle señalado en estas instrucciones.
astor eres, y Dios su grey te encarga da ese nombre fiero y de tal celo, ara que rujas y la mano extiendas e suerte que de lobos la defiendas.
¡Qué locura apagar tan pronto el gas! Ningún transeúnte, ningún rezagado, ningún vagabundo, ni siquiera el maullido de un gato en celo.
“Ciudadanos – dijo entonces el Jefe de los Orientales – Los pueblos deben ser libres. Su carácter debe ser su único objeto y formar el motivo de su celo.
La nueva desgracia que se ha buscado mi incorregible y muy amado pariente don Jorge de Córdoba, a quien nadie mandaba echar su cuarto a espadas en el jaleo de ayer tarde (pues que está de reemplazo, segun costumbre, y ya podría haber escarmentado de meterse en libros de caballerías), es cosa que tiene facilísimo remedio, o que lo tuvo, felizmente en el momento oportuno, gracias al heroísmo de esta gallarda señorita, a los caritativos sentimientos de mi señora la generala Barbastro, condesa de Santurce, a la pericia del digno doctor en medicina y cirugía, señor Sánchez, cuya fama érame conocida hace muchos años, y al celo de esta diligente servidora...