celestina


También se encuentra en: Sinónimos.

celestina

(De Celestina, personaje literario.)
1. s. f. Alcahueta, persona que actúa de mediadora encubriendo o facilitando las relaciones amorosas entre otras. encubridora, tortaconventos
2. polvos de la madre Celestina coloquial Los considerados mágicos.

celestina

(Derivado de celeste.)
1. s. f. MINERALOGÍA Sulfato de estroncio.
2. ZOOLOGÍA Ave cantora, de alas verdes y azuladas y de cuerpo amarillo claro.

celestina

 
f. fig.Alcahueta.
Sinónimos

celestina

sustantivo femenino
alcahueta, encubridora*, enflautadora*, tercera, proxeneta.
Traducciones

celestina

Celestina, mammana

celestina

Celestyn

celestina

Celestina

celestina

Celestine

celestina

Celestine

celestina

セレスティン

celestina

SFprocuress
Ejemplos ?
Póstumamente va también el agradecimiento para Octavio Paz, primer editor y prologuista de La gran comedia de La segunda Celestina.
Maestro, ¿quién es el espectro que allá va alto y sereno, los ojos vueltos arriba? -Ese es Fernando Rojas, autor de La Celestina; salúdale.
Por otro lado, para abordar los relatos literarios, una historieta en imágenes muda que represente o sugiera la estructura argumental de alguna obra de género narrativo: La leyenda de Troya, relatos mitológicos, leyenda de la fundación de México, El poema de Mío Cid, El Lazarillo de Tormes, La Celestina, la vida de Nezahualcóyotl o de Sor Juana, Romeo y Julieta, etc., permiten efectuar espontáneos y dinámicos ejercicios de escenificación improvisada.
DON JUAN Por hacer tiempo prosigue que he de oír tus boberías. TACÓN Celestina, entre las raras 12 Tomo la línea de E, para corregir carencia de sentido: esto hará ?
(Vanse.) 23 Jornada primera - Escena II (Sale CELESTINA.) CELESTINA La que vive de su oficio, trabaje; que en verdad es mala la ociosidad, que, en fin, es madre del vicio.
El primer Titiritero se alborota; Dice por el segundo con denuedo: «Ese hombre tiene un diablo en cada dedo, Pues no encierran virtud tan peregrina Los polvos de la madre Celestina.
Cuentan que un curioso le preguntó á una vieja quién era el padre de su nieto, y que la muy Celestina contestó: —No lo sé todavía, porque hace un mes que mi hija le está escogiendo padre al muchacho, y aun no se ha decidido por ninguno.
IV ¡Mi amigo Telesforo --continuó Gabriel después que hubo apurado otro vaso de vino-- descansó también un momento al llegar a este punto, y luego prosiguió en los términos siguientes: --Si mi historia terminara aquí, acaso no encontrarías nada de extraordinario ni sobrenatural en ella, y podrías decirme lo mismo que por entonces me dijeron dos hombres de mucho juicio a quienes se la conté: que cada persona de viva y ardiente imaginación tiene su terror pánico: que el mío eran las trasnochadoras solitarias, y que la vieja de la calle de Jardines no pasaría de ser una pobre sin casa ni hogar, que iba a pedirme limosna cuando yo lancé el grito y salí corriendo, o bien una repugnante Celestina de aquel barrio...
Ésta es el oráculo que responde a todas las dificultades de los que la posada cursan, graduada por Celestina, muger que, si sus amas muriessen de repente y fuesse permitido, se podría confessar por ellas.
Sirvan de ejemplo típico la novatada del buscón Don Pablos, la aventurca del bálsamo de Fierabrás y la de los batanes. La misma Celestina escolastiza el amor (14) cuando no cae en lo brutal.
DON JUAN Bella deidad destos bosques, émula hermosa de Cintia, que para fieras y hombres el plomo y la luz fulminas; a quien el Betis le5 debe cuantas estampas floridas tus negros ojos encienden, tu blanco pie resucita; visite a Celestina, una mujer conocedora del arte del amor para que le descubra el misterio de la cazadora.
Escena II: Casa de Celestina. Doña Ana le pregunta a Celestina si don Juan, su enamorado, volverá. La vieja le promete nuevas del ausente.