Ejemplos ?
Cuando Domingo supo lo que habían hecho sus padres consideró que estos habían pecado de simonía y decidió no volver a celebrar misa ni ejercer el ministerio sacerdotal.
La fuga se da en la madrugada del 15 de agosto de 1578: la anécdota tiene que ver conque el santo quería celebrar misa en honor de la Virgen, lo comunica días anteriores y el Superior le responde "Jamás en mis días".
Dicho panteón contaba con bula papal para poder celebrar misa diaria en él, así como en la capilla que levantó en 1890 en su domicilio de la plaza de la Posada.
Si al día siguiente tiene que celebrar misa, coloca su reloj de bolsillo sobre la mesa y si durante la cena llega a ser medianoche, deja tanto lo que queda en el plato como en el vaso ya que tiene que estar en ayunas para celebrar la misa.
El altar mayor que se usa hoy para celebrar misa está decorado con un bajorrelieve en alabastro de principios del siglo XVII que representa la última cena.
Allí encontró, se enamoró y se casó con Kvikne Knut. Era una mujer muy piadosa, que deseaba tener una iglesia anglicana en Balestrand, donde poder celebrar misa en su idioma.
No hay grupos misioneros extranjeros que operen abiertamente en el país, pero en 2008 el gobierno permitió algunas iglesias para celebrar misa.
Mientras se terminaba la fábrica del templo, cuya consagración solemne se hizo en 1673, la comunidad franciscana levantó una capilla provisional en el sitio que hoy ocupa la de Nuestra Señora del Milagro. Esos frailes no usaban manteles ni colchón, y sus casullas para celebrar misa, eran de paño o de tafetán.
Saldaña no se hacía de rogar, acordaba el perdón tan humildemente solicitado, y el señor obispo iba a celebrar misa en su oratorio o en la catedral.
Es poca, todavía, para tener en propiedad un cura, pero una vez por mes, el del pueblo grande más cercano vendrá a celebrar misa en la capilla improvisada en un galpón, catedral provisoría de la futura ciudad.
Despidiéronse, y el señor Cartagena pasó una noche de insomnio, dando y cavando en qué podrían tener de especial las misas de aquel buen párroco. Al día siguiente el señor Cartagena antes de continuar su viaje quiso celebrar misa.
Manso habló al oído de uno de sus oficiales, y éste se acercó al arzobispo manifestándole, en nombre de su excelencia cuán extraño era que permaneciese bajo dosel y de igual a igual quien no pudiendo celebrar misa, por causa de la consabida polla de almuerzo, perdía el privilegio en cuestión.