cegador

cegador, a

adj. Que ciega o deslumbra una luz cegadora nos deslumbró y perdí el control del coche. deslumbrante

cegador, -ra

 
adj. Que ciega o deslumbra.
Traducciones

cegador

ADJblinding
brillo cegadorblinding glare
Ejemplos ?
Premio Euskadi de Plata de Narrativa, 2014. Orbitor, Aripa stângă, Humanitas, 1996, Cegador - Funambulista, 2010, en traducción del alemán.
A lo largo de ese día llegaron a Tokio informaciones confusas sobre que Hiroshima había sido el objetivo de un ataque aéreo que había arrasado la ciudad en un "destello cegador y explosión violenta".
Al final lo encierra en una celda donde descubre a Susana comiéndose hasta la raíz sus dedos. Rulfo cree enloquecer y un destello cegador lo adormece.
Al chocar, la cámara se sacude con inusitada violencia, nuestra visión se vuelve borrosa, y parecemos ver un cegador fogonazo de luz blanca ante nuestros ojos.
Los científicos, que habían perdido el control de Él, secuestraron a Alicia Masters para esculpir su imagen, ya que esto les ayudaría a recuperar el control de una manera sin especificar. Puesto que ella es ciega, no se vería afectada por "el poder cegador que genera".
Todos huyen, a excepción de un joven que, para saciar su curiosidad, se acerca a la luz (al no saber lo que es) y, un destello cegador desciende sobre él...
Anselmo alza la cabeza, y, a lo lejos sobre un horizonte de un amarillo anaranjado, cegador, ve recortarse la figura airosa de la mozuela, portadora del odre, cuya sola vista le refrigera el alma.
Era hermosa y distinguida, pero de hielo, de un hielo cegador y centelleante, y, sin embargo, estaba viva; sus ojos brillaban como límpidas estrellas, pero no había paz y reposo en ellos.
Y el gas llameaba más fuerte, casi silbando en la alta sala; a través de los cristales rotos de las ojivas, el claro de luna deslumbraba, casi cegador; entonces, un horror me sobrecogía en medio de todos aquellos seres huecos, de vana apariencia de espectro, una horrible duda me oprimió el corazón ante todas aquellas máscaras vacías.
Cuando ya no me confundió ni el ruido horroroso de la tormenta, ni las piedras y la arena que volaban, y me fui acostumbrando al viento cegador, pude mirar al mar, que estaba grandioso.
Las adalides de las mujeres cayeron precisamente en el mismo error cometido por una amplia proporción de los primeros líderes de los trabajadores, quienes gastaron bastante aliento y desgastaron su temple denunciado a los capitalistas como los deliberados autores de todos los males del proletario. Esto era peor que el chismorreo; era desorientador y cegador.
Una hoja giró y rebotó inofensiva contra el escudo del poderoso ladrón mientras su brazo derecho giraba y cortaba hacia arriba, enviando un pie de acero cegador que desgarró el garganchón expuesto del Simariano.