cefalización

cefalización

 
f. biol. Díc. de la diferenciación en el extremo anterior u oral de una cabeza, en los animales de simetría bilateral.
Ejemplos ?
El máximo grado de cefalización se da en los artrópodos (sobre todo insectos) y en los vertebrados; en estos animales, la cabeza está netamente diferenciada del resto del cuerpo y provista de órganos sensoriales muy eficientes.
Los animales más sencillos, como las esponjas, y los que presentan simetría radial (cnidarios y ctenóforos) no poseen cabeza, pero sí la tienen la mayoría de las formas con simetría bilateral (Bilateria); estos animales poseen un eje antero-posterior de manera que en la parte anterior del cuerpo se concentran el cerebro y los órganos sensoriales; el grado de cefalización es variable en los distintos filos bilaterales; muchos poseen una cabeza incipiente (platelmintos, anélidos, nematodos, moluscos).
Con el desarrollo progresivo de la cefalización, "la cabeza incorpora más y más de los segmentos adyacentes en su estructura, por lo que en general se puede decir que cuanto mayor es el grado de cepahalization mayor es el número de segmentos que componen la cabeza".
Para su sorpresa, explican, descubrieron que la similitud entre ambos era del 94%. Cefalización Filosofía de la mente Lóbulo Neuroanatomía Neurociencia Trastorno encefálico Historia de la neurociencia Neuroantropología Campbell, Neil A.
Los invertebrados que no son bilaterales no poseen encéfalo, como los poríferos, placozoos y mesozoos, porque carecen completamente de sistema nervioso, o los cnidarios, ctenóforos y equinodermos, porque aunque tienen sistema nervioso, carecen de rasgos definidos de centralización o cefalización.
También muestran encéfalos muy arcaicos o simples bilaterales como platelmintos, nemátodos o hemicordados. Sin embargo, hay bilaterales que muestran muy pocos rasgos distintivos de cefalización, como los bivalvos o briozoos.
Se piensa que la existencia de primordios encefálicos se ubica, al menos, en la llamada explosión cámbrica cuando se observan moluscos y gusanos que, además de un sistema nervioso periférico y difuso distribuido en una simetría radial, poseen un conjunto de ganglios neurales que rigen varias actividades del organismo de estos animales primitivos; en los vermes, peripatos, artrópodos y procordados se observa el inicio de la cefalización, esto es, el inicio de la organización de un conjunto de ganglios nerviosos rectores que sirven de interfaz coordinadora entre el interior del cuerpo del animal y el exterior del mismo.
El grado de plasticidad, centralización y cefalización van de la mano con el grado de complejidad que adquiera el sistema de asociación.
Los artrópodos son los invertebrados con un grado mayor de cefalización, lo que se traduce en la posesión de un cerebro complejo.
“En la perfección y la cefalización crecientes de los sistemas nerviosos, tenemos, auténticamente, según parece, un parámetro concreto y preciso que permite seguir, a través de la jungla de las formas vivientes, la variación absoluta y útil de la corpuscularidad cósmica” Desde las partículas fundamentales hasta los átomos y las moléculas: esta etapa es descripta por la física de partículas, involucrando la fase inicial del universo hasta llegar a las moléculas simples y la vida elemental.
Se ha sugerido la hipótesis de que la cefalización aumentó paralelamente al incremento de consumo de carne, aunque dicha hipótesis no concuerda con el grado de cefalización desarrollada por los animales carnívoros.
La simetría bilateral permite la definición de un eje corporal en la dirección del movimiento, lo que favorece la formación de un sistema nervioso centralizado y la cefalización.