cebo


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con cebo: Cebu

cebo

(Del lat. cibus, alimento.)
1. s. m. Comida con que se atrae, se engorda o se alimenta a los animales. carnada, carnaza
2. PESCA Comida o artificio con que se atrae a los peces. señuelo
3. Pequeña cantidad de material explosivo que, al inflamarse, provoca la explosión de la carga de un barreno, un torpedo o un proyectil hueco.
4. Cantidad de combustible con que se alimenta un horno o una lámpara.
5. Estímulo que aumenta la intensidad de un sentimiento su belleza es cebo de pasiones. pábulo

cebo

(Del lat. cephus < gr. kebos, mono sin cola.)
s. m. ZOOLOGÍA Cefo, mamífero primate.

cebo

 
m. Comida dada a los animales para alimentarlos, engordarlos o atraerlos.
fig.Porción de materia explosiva con que en las armas de fuego, proyectiles huecos, barrenos, etc., se provoca la explosión de la carga.
fig.Porción de mineral que se echa de una vez para cebar el horno.
fig.Fomento o pábulo dado a un afecto o pasión.
En la caza y pesca, objeto utilizado para atraer los animales que se quiere coger.

cebo

('θeβo)
sustantivo masculino
1. alimento usado en una trampa para animales poner un cebo en la ratonera
2. cosa agradable que se ofrece de manera engañosa para incitar a hacer algo El dinero es el mejor cebo.
Sinónimos

cebo

sustantivo masculino
Traducciones

cebo

Köder

cebo

aas

cebo

الطعم

cebo

стръв

cebo

诱饵

cebo

誘餌

cebo

návnada

cebo

agn

cebo

미끼

cebo

bete

cebo

เหยื่อ

cebo

SM
1. (Pesca) → bait
2. (Agr) → feed, fodder
3. (Téc) → fuel
4. [de arma] → charge, primer
Ejemplos ?
Hacemos este nuevo sacrificio para nuestros clientes. Y aunque parezca mentira, es un sacrificio; pero, en trampa sin cebo, no se caza pajarito.
Y se decía: «¿Cómo es posible que este imbécil haya llegado a ser amigo de tal hombre?» Y por ese motivo sentía que en su interior no había mala razón que no contradijera las palabras del Astrólogo. –Lo tendremos, ya que está el cebo del oro.
Un pescador había echado el anzuelo, mas por desgracia el aire enredó el hilo en la barba del enano, y cuando algunos instantes después mordió el cebo un pez muy grande, las fuerzas de la débil criatura no bastaron para sacarle del agua y el pez que tenía la ventaja atraía al enano hacia sí, quien tuvo que agarrarse a los juncos y a las yerbas de la ribera, a pesar de lo cual le arrastraba el pez y se veía en peligro de caer al agua.
Fueron sus bellos ojos basiliscos de las almas, su gallardía monstruo de las vidas, y su riqueza y nobles partes cebo de los deseos de mil gallardos y nobles mancebos de la ciudad, pretendiendo por medio del casamiento gozar de tanta hermosura.
Los filántropos, guiados por sentimientos humanitarios, más aún que los explotadores a quienes inspira el cebo de la ganancia, son objeto de las calumnias y de las tropelías de los locos que gobiernan el mundo.
Entre ellas el potente fornicario todavía estuviera si un caso extraordinario por su influjo viril no sucediera; y fue que, como siempre en los conventos hay algunos jumentos, en éste dos las monjas mantenían que los trabajos de la huerta hacían; ítem más, un berraco había en ella, de gordura hecho pella, y su choto ya mancebo que para procrear tenía cebo...
Yo no os haré daño. Yo puedo mataros a todos, puedo echar hacia vosotros los pumas, y puedo daros de cebo a mis cóndores... Pero vosotros sois mis hermanos, porque yo soy hijo del Sol que es el Padre del Mundo...
Pero la Compañía venció muy luego su repugnancia con el cebo de unos cuantos centavos más en los salarios y la explotación de la nueva veta continuó.
Asombrado, tomé nota de los escaparates de las tiendas, llenos de artículos colocados con una cantidad ingente de esmero y dispositivos artísticos para atraer la vista. Vi la multitud de señoras mirándolos, y a los propietarios entusiasmados mirando el efecto del cebo.
Antoñico, estaba ya en pie y listo para partir, con la gravedad y satisfacción del que se gana el pan a la edad en que otros juegan; al hombro el capazo de las provisiones y en una mano la canasta de los roveles, el pez favorito de los atunes, el mejor cebo para atraerlos.
Su piedad era un señuelo, un cebo su melancolía mal encubierta por la corrección, propia de la distinguida dama, que sabía guardar ante los mirones.
Y para ayudar al conocimiento de la realidad política de América, y acompañar o corregir, con la fuerza serena del hecho, el encomio inconsulto, –y, en lo excesivo, pernicioso–de la vida política y el carácter norteamericanos, Patria inaugura, en el número de hoy, una sección permanente de «Apuntes sobre los Estados Unidos», donde, estrictamente traducidos de los primeros diarios del país, y sin comentario ni mudanza de la redacción, se publiquen aquellos sucesos por donde se revelen, no el crimen o la falta accidental–y en todos los pueblos posibles–en que sólo el espíritu mezquino halla cebo y contento...