cazalla

cazalla

s. f. Aguardiente seco y anisado elaborado en Cazalla de la Sierra, ciudad sevillana.

cazalla

 
f. Aguardiente fabricado en Cazalla de la Sierra, ciudad de Sevilla.
Ejemplos ?
Entonces La Nina de los Peines se levantó como una loca, tronchada igual que una llorona medieval, y se bebió de un trago un gran vaso de cazalla como fuego, y se sentó a cantar sin voz, sin aliento, sin matices, con la garganta abrasada, pero...
Tales fueron las Divinas Letras en poder del malvado Pelagio y del protervo Arrio, del malvado Lutero y de los demás heresiarcas, como lo fue nuestro Doctor (nunca fue nuestro ni doctor) Cazalla; a los cuales hizo daño la sabiduría porque, aunque es el mejor alimento y vida del alma, a la manera que en el estómago mal acomplexionado y de viciado calor, mientras mejores los alimentos que recibe, más áridos, fermentados y perversos son los humores que cría, así estos malévolos, mientras más estudian, peores opiniones engendran; obstrúyeseles el entendimiento con lo mismo que había de alimentarse, y es que estudian mucho y digieren poco, sin proporcionarse al vaso limitado de sus entendimientos.
Paula de Silva, la viuda de Toro, casó en segundas nupcias con el licenciado Pedro López de Cazalla, famoso por su talento y por haber sido el primero que elaboró vinos en el Perú.
-Es que ese proigio se llama Currito Clavero por mal nombre el Carambola, pa lo que usté guste mandar. -Pos pa mí ya puée dir jechando ese gachó sus méritos en aguardiente de Faraján u de Jubrique u de Cazalla de la Sierra.
¡Que Amparo no estaba rabiosa después de saber que él pensaba ir a un sitio donde vería a Rosarito! Indudablemente la señá Dolores había tomado la mañana protegiendo a Rute, a Faraján o a Cazalla de la Sierra.
SEVILLA: LA SIERRA NORTE: Alanís, Almadén de la Plata, Aznalcóllar, Castilblanco de los Arroyos, Castillo de las Guardas (El), Cazalla de la Sierra, Constantina, Garrobo (El), Gerena, Guadalcanal, Guillena, Madroño (El), Navas de la Concepción (Las), Pedroso (El), Puebla de los Infantes (La), Real de la Jara (El), Ronquillo (El), San Nicolás del Puerto.
Faltábale manos con que despachar a su numerosa parroquia a Currita la Cardenales, que se movía y removía ágilmente entre los cestos de legumbres con cuyo producto ganábase el sustento y recompensaba a su hombre del casi cruento sacrificio de tener que soportar a diario su falta de narices, acompañada de no bien olientes emanaciones y su fecundidad aterradora; Juan el Barbero, cruzado de brazos en el dintel de su establecimiento, en mangas de camisa, limpio, riente y gallardo, aguardaba a que reclamara sus servicios alguno de los ternes que figuraban en su lucidísima clientela; entraban y salían, en animado bulle bulle, en casa del Zocato los interesados, por devoción, en la prosperidad de Carcabuey y Cazalla de la Sierra...
Almorzaron juntos, y Teodoro solo; y, llegado el punto de partirse, el amigo tomó el camino de Cazalla, donde tenía una rica heredad.
LA SIERRA SUR: Algámitas, Coripe, Corrales (Los), Martín de la Jara, Montellano, Morón de la Frontera, Pruna, Puebla de Cazalla (La), Saucejo (El), Villanueva de San Juan.
Situada en las tierras de regadío del Valle del Guadalentín: Wad–al–littin (río de fango y lodo) limita con otras pedanías lorquinas como Pulgara, Cazalla, Aguaderas, Hinójar, La Hoya y Tercia.
Andrés López Muñoz (Cantillana, 1819 - Cazalla de la Sierra, 6 de noviembre de 1849) fue un bandolero español del siglo XIX. El personaje se identifica con diversos nombres como El barquero, El barquero de Cantillana, Andrés Francisco López Jiménez, Francisco Antonio Jiménez Ledesma (el seudónimo de Francisco puede ser Curro), así como es identificado con el bandolero de ficción Curro Jiménez.
Su actividad como bandolero tenía, entre otras tareas, el asalto a diligencias y carruajes que iban de Sevilla a Huelva. Ocultándose en la sierra de Cazalla, decidió hacer una visita a la venta de un amigo.