caviloso

(redireccionado de cavilosa)
También se encuentra en: Sinónimos.

caviloso, a

1. adj. Que tiende a cavilar o a preocuparse en exceso de las cosas es muy cavilosa y tarda en tomar decisiones. desconfiado
2. Colomb. Se aplica a la persona quisquillosa o camorrista.

caviloso, -sa

 
adj. Que se deja preocupar por alguna idea.
(Amér. Central) Chismoso.

caviloso, -sa

(kaβilo'so, -sa)
abreviación
que tiene una tendencia a preocuparse en exceso por las cosas Es una mujer cavilosa y tarda en tomar decisiones.
Sinónimos
Traducciones

caviloso

ADJ
1. (= obsesionado) → brooding, suspicious
2. (CAm) (= chismoso) → gossipy, backbiting
3. (Andes) (= agresivo) → quarrelsome, touchy; (= quisquilloso) → fussy, finicky
Ejemplos ?
La leyenda aparece mencionada en La Regenta de Leopoldo Alas "Clarín", una de las novelas más importantes de la literatura española, publicada entre 1884 y 1885: "-Quiero decir que Anita es muy cavilosa, como todos sabemos- y seguía bajando la voz, y los demás acercándose, hasta formar un racimo de cabezas, dignas de otra Campana de Huesca." Ya a finales del XIX, y en abierta crítica de la monarquía como símbolo de ideas reaccionarias, escribe Ángel Guimerá su obra Rei i monjo (Barcelona, 1890), obra menor dentro de su producción dramática.
-Pos lo que le pasó fue que entre los muchos hombres que le tiraron los chambeles a la Rosarito, uno de ellos, un tal Curro el de Chiclana, que era un chavalillo la mar de gracioso, empezó a ganar terreno, y la Paloma que tenía güen fondo y güena voluntá a su hombre, encomenzó a ponerse cavilosa y a perder la alegría...
De nosotros, el activo, el emprendedor, el negociador prestigioso, era Nicolás Morla, y la arruga cavilosa de su frente y lo marchito de su sien deprimida confirmaban para mí el rumor que corría de que estaba comprometido en una quiebra de Londres, y por consiguiente, agua al cuello.
Y no dejaba de tener razón Soledad para estar cavilosa y cariacontecida, que aquella mañana, cuando disponíase a arreglar el almuerzo, habíale dicho el señor Cristóbal, con acento bronco y enarcando amenazadoramente las pobladísimas cejas: -Mía tú, Soleá, esta noche viée a platicar conmigo Toñico el Clavicordio, y viée a platicarme de ti y a pedirme tu mano y con la mano toíta tu presona, y como a mí el Clavicordio me jace clase, porque es güeno y es trabajador, y te tiée voluntá, y a ti te conviée casarte cuanto antes, porque el día que a mí me dé un sanguiñuelo y me lleven al Batatar, a ti te llevan al hospicio; pos velay tú por qué quiero yo que emparmes cuanto antes con Toñico el Clavicordio.