Ejemplos ?
La llama «Catédra de Pedro», porque está ocupada por el sucesor de Pedro; «Iglesia principal», a causa del principado conferido a Pedro y a sus legítimos sucesores; «aquella de donde ha nacido la unidad», porque, en la sociedad cristiana, la causa eficiente de la unidad es la Iglesia romana.
Es, a saber, porque si se saben todas las cosas venideras, con el mismo orden que se sabe sucederán han de acontecer; y si han de acontecer con este orden, Dios, que lo sabe, ab aeterno, observa cierto y determinado orden; y si hay cierto orden en las cosas, necesariamente le hay también en las causas, ya que no puede ejecutarse operación alguna a que no preceda la causa eficiente, y si hay cierto orden de causas con que se efectúa todo cuanto se hace, «con el hado», dice, se hacen todas las cosas que se hacen, lo cual, si fuese cierto, nada está en nuestra potestad, y no hay libre albedrío en la voluntad; y si esto lo concedemos, prosigue, todas las acciones de la vida humana van por el suelo.
Y no se sigue que si para Dios hay cierto orden de todas las causas, luego por lo mismo nada ha de depender del albedrío de nuestra voluntad; porque aun nuestras mismas voluntades están en el orden de las causas, el que es cierto y determinado respecto de Dios, y se comprende en su presciencia, pues las voluntades humanas son también causas de las acciones humanas; y así el que sabía todas las causas eficientes de las cosas, sin duda que en ellas no pudo ignorar nuestras voluntades, de las cuales tenía ciencia cierta eran causas de nuestras obras; porque aun lo que el mismo Cicerón concede, que no se ejecuta acción alguna sin que preceda causa eficiente...
Cuánto más si la misma casa, con su hermosura, alegra a los moradores de ella; de manera que no sólo se llama alegre por aquella figura con que significamos lo contenido por lo que contiene (así como decimos que los teatros aplauden y los prados braman, cuando en los unos aplauden los hombres, y en los otros braman los bueyes), sino también por aquella con que se significa el efecto por la causa eficiente, así como decimos a carta festiva, significando la alegría de los que se llenan de júbilo leyéndola.
Cuál es la causa de la bienaventuranza de los ángeles buenos y de la miseria de los ángeles malos CAPITULO VII. Que no debe buscarse la causa eficiente de la mala voluntad CAPITULO VIII.
Pero, dominando en aquella una idea capital distinta de todo punto de la que se desarrolle en los demás siglos, estas consecuencias no han de conformarse mucho; porque la dirección era esencialmente distinta, como lo son la idea de causa eficiente y causa material en el orden de los seres.
Este fue el primer defecto, la primera falta y el primer vicio de la naturaleza angélica, que fue criada en tal conformidad, que no fue suma, aunque pudo gozar, obteniendo la bienaventuranza de aquel, Señor, que es sumo a quien, volviendo las espaldas, aunque no se aniquiló, pero fue menos que era, y, por tanto, eternamente infeliz. Y si buscamos la causa eficiente de una voluntad tan perversa, hallaremos que es nada.
Luego la voluntad es la causa eficiente de la mala obra, y la causa principal de la mala voluntad es nada; porque si es algo, o tiene o no tiene voluntad.
Que no debe buscarse la causa eficiente de la mala voluntad Ninguno, pues, investigue la causa eficiente de la mala voluntad, por cuanto no es eficiente, sino deficiente, supuesto que ella tampoco es efecto, sino defecto.
"Dios, dicen, es la causa eficiente del universo, como un alfarero lo es de los vasos y otros utensilios de tierra; y Dios también es la causa material del universo como la tierra..., es la causa material de los diferentes utensilios de tierra." El monoteísmo en la india no es, pues, más que un gran sistema panteísta; y aunque esta religión es sin duda superior a la idolatría, conduce el politeísmo y el ateísmo; porque el panteísmo, por una parte, no es sino una ateísmo disfrazado; y por otra, sacando todas las cosas de las sustancia de Dios, todas tienen derecho a nuestra adoración, así los animales, como el hombre mismo y los astros.
Este estado me tiene tan aburrido y tan descontento, que no puedo aguantar la vida: he nacido, vivo en el tiempo, y no sé qué cosa es el tiempo; me hallo en un punto entre dos eternidades, como dicen nuestros sabios, y no tengo idea de la eternidad; consto de materia, pienso, y nunca he podido averiguar la causa eficiente del pensamiento; ignoro si es mi entendimiento una mera facultad, como la de andar y digerir, y si pienso con mi cabeza lo mismo que palpo con mis manos.
El ejemplar es necesario al artista, como lo son el escalpelo y la lima, sin los cuales el artista no podría trabajar, sin que por eso sean partes del arte o causas. Poniendo que lo fuera, no es causa eficiente, sino accesoria, las cuales son innumerables: nosotros buscamos la causa universal.