caudillo


También se encuentra en: Sinónimos.

caudillo

(Del lat. capitellum, cabecilla.)
1. s. m. Persona que dirige alguna colectividad.
2. MILITAR, POLÍTICA Jefe, militar o no, que comanda una tropa o un ejército, especialmente en caso de guerra.

caudillo

 
m. El que, como cabeza, guía y manda la gente de guerra.
El que dirige algún gremio, comunidad o cuerpo.

caudillo

(kaw'ðiʎo)
sustantivo masculino
persona que comanda un ejército o una asociación El caudillo ordenó la retirada.
Sinónimos

caudillo

sustantivo masculino
2 (Argentina) cacique.
Traducciones

caudillo

boss, chief, leader

caudillo

chef

caudillo

capo, duce

caudillo

SM
1. (Mil) → leader, chief
el Caudillo (Esp) → the Caudillo, Franco
2. (Pol) → boss
3. (LAm) (= tirano) → tyrant; (= líder) → political boss, leader
Ejemplos ?
Lo dice Anaya terminantemente: cedieron los vecinos congregados en la chacra de La Paraguaya porque y cuando poniéndose de pie el caudillo preferido de los orientales, dijo: “Que cuando el gobierno lo había resuelto, etc.
Así murió, tenido por infame en el concepto de su caudillo, un soldado que había sido siempre leal para con la causa que abrazara.
Y descendieron ambos; delante, Paco, con serena actitud, y el Maroto contoneándose gallardamente, y diez minutos después volvían a penetrar ambos en la sala de juego, y una hora después se alejaba el caudillo de los del Altozano seguido de su temible guardia negra, sin que hubiera turbado la tranquilidad de los honrados padres de familia que pasaban allí el rato en tan edificante, solaz y honestísimo recreo.
En la casilla se hace la recaudación del impuesto de corrales, se cobran las multas por violación de reglamentos y se sienta el juez del matadero, personaje importante, caudillo de los carniceros y que ejerce la suma del poder en aquella pequeña república por delegación del Restaurador.
Mirando y admirando estaba precisamente la madrileña a tan singular personaje, cuando los republicanos hicieron una descarga sobre él, por considerarlo sin duda más terrible que todos los otros, o suponerlo General, Ministro, o cosa así, y el pobre capitán, o lo que fuera, cayó al suelo, como herido de un rayo y con la faz bañada en sangre; en tanto que los revoltosos huían alegremente, muy satisfechos de su hazaña, y que los soldados echaban a correr detrás de ellos, anhelando vengar al infortunado caudillo.
Pues junto a infantería y caballeros, de los que había menguado ya gran copia, capitanes también de los señeros faltabánle a España, a Libia, a Etiopia; y así las bravas tropas de guerreros vagaban sin regirlas guía propia. Por asignar caudillo y orden nueva, juntas a aquel lugar el rey las lleva.
Díjose en el primer momento que Robles era el caudillo de ima conspiración que debía estallar contra la Audiencia, tan luego como falleciese el virrey marqués de Mondeja r.
Entre ellas se precipita, plaga mortífera para los cornudos animales cuyos espinazos, girando sobre si mismo sin parar, va quebrando, y hora le parece que a ambos Atridas de su propia mano esta matando, hora cree atacar a algún otro caudillo.
A éste vuestro, lo concebimos tal cual lo pensasteis con prescindencia de nosotros y, por imperativo de vuestra libre conciencia argentina, que a esta altura de la averiguación del pasado sabe y lo acaba de expresar en libro que por lo brillante, sesudo y varonil será inmortal, uno de vosotros mismos – mi ilustre amigo Manuel Galvez – que Artigas, caudillo de los orientales, es o fue el “verdadero padre y creador del federalismo y de la democracia” en la Argentina.
Esto que vemos que se hace en los ejércitos ordenados por los grandes generales, en donde todas las tropas entienden las órdenes del caudillo, así dispuestas, que la señal dada por uno recorre la línea de los peones y la de los jinetes a la vez, dice que nos es un poco necesario a nosotros.
En Nueva Granada en 1553 hay un movimiento encabezado por el caudillo del sur Alvaro de Oyón para independizar el territorio partiendo del principio del mejor derecho de los conquistadores y por consecuencia de la imposibilidad de admitir las nuevas ordenanzas de 1542.
José Artigas, caudillo de la democracia bárbara, que se había separado dl sitio de Montevideo desconociendo la autoridad nacional, que mientras los patriotas estrechaban aquel baluarte de la dominación española, tenían con él sangrientos combates por su espalda; había conseguido insurreccionar contra el gobierno general de los territorios de Entre Ríos y Corrientes, elevados ya al rango de Provincias.