catilinaria

catilinaria

(De Catilinarias, discursos de Cicerón contra Catilina.)
s. f. LITERATURA Composición literaria o discurso en que se ataca a alguien con vehemencia.

catilinaria

 
adj.-f. Díc. de cada uno de los discursos pronunciados por Cicerón contra Catilina.
f. fig.Escrito o discurso vehemente dirigido contra alguna persona.
Ejemplos ?
dice que me daba eran tan ocultos como inútiles; eran la carabina de Ambrosio" (43) También aparece en Juan Montalvo, Tercera Catilinaria "Quiso ser espada de Bernardo, carabina de Ambrosio; y lo fue." (1872) En México existió desde 1978 hasta 1988 un programa de televisión dedicado a las variedades, de nombre La carabina de Ambrosio.
Luego se refiere a los pecados capitales, indicando que Veintemilla sufre de cada uno de ellos: Se dice que Miguel de Unamuno llegó a asegurar que un pasaje de la sexta catilinaria le hizo temblar hasta las últimas raicillas de su alma, al extremo de que se le asomaron las lágrimas: "Desgraciado el pueblo donde los jóvenes son humildes con el tirano, donde los estudiantes no hacen temblar al mundo!".
Al día siguiente, Cicerón llamó a reunión al Senado, y pronunció su Segunda catilinaria En este discurso, Cicerón informó a los habitantes de Roma que Catilina había abandonado la ciudad, no partiendo hacia el exilio como se rumoreaba, sino para unirse al ejército rebelde con el que pensaba derrocar el gobierno del Senado y del Pueblo de Roma.
Montalvo consideró que Ipiales no era el lugar apropiado para la publicación de su obra y viajó a Panamá. Allí, gracias al apoyo de Alfaro, publicó su primera catilinaria a comienzos de 1880.
Durante ese año publicó cuatro más, y algunos periódicos hispanoamericanos reprodujeron trozos de las Catilinarias, como es el caso de "La Patria", de Bogotá, "La Estrella", de la ciudad de Panamá, entre otros. En enero de de 1882 se publicó la duodécima y última catilinaria.
La primera catilinaria trata de la libertad, las leyes, la disciplina y el orden, a la vez que, muy sagazmente, da lecciones léxicas al discutir algunos fenómenos fonéticos o al exponer palabras mal usadas.
En la última catilinaria discurre sobre las edades, elogia la juventud, e instruye al soldado con agudo proselitismo de ganarse la voluntad de éste para derrocar al gobierno.
No olvide por nada este punto ni lo exajeren sic, ni lo desfiguren". Entre los numerosos pasajes de esta obra que vituperan a Veintemilla, podemos destacar la segunda catilinaria.
Esta obra, como la sucesiva Bellum Iugurthinum, se abre con un amplio proemio en el que el autor ilustra sus consideraciones ideológicas. O. BIANCO: La Catilinaria di Sallustio e l'ideologia dell'integrazione. Milella, 1976.
Hace también un recuento de los dictadores hispanoamericanos. La cuarta catilinaria acomete contra Urbina y Borrero. La quinta catilinaria es moralista; dice Montalvo que "Cada vicio es una caída del hombre" y luego analiza algunos de ellos.
En la séptima catilinaria, con espíritu didáctico, presenta las ventajas de la educación, y analiza el sistema educativo, comparándolo con aquel de otros países.
En cambio, en el capítulo 20, Salustio hace comenzar el discurso de Catilina con las palabras de la primera catilinaria de Cicerón.