catecismo

catecismo

(Del bajo lat. catechismus < gr. katekhismos < katekheo, instruir de viva voz.)
1. s. m. RELIGIÓN Instrucción religiosa básica.
2. RELIGIÓN Libro en que se resume la doctrina cristiana expuesta por medio de preguntas y respuestas.
3. Libro que expone de manera resumida una doctrina, una ciencia o un arte escribió un tratado de pintura considerado un catecismo por los artistas de la época.

catecismo

 
m. Libro que contiene la exposición sucinta de alguna doctrina, ciencia o arte en forma de preguntas y respuestas.

catecismo

(kate'sizmo)
sustantivo masculino
1. libro con la explicación resumida de alguna doctrina, ciencia o arte catecismo de la doctrina cristiana
2. libro por el que se tiene especial preferencia catecismo de filosofía
Traducciones

catecismo

catechism

catecismo

catéchisme

catecismo

Katechismus

catecismo

catecismo

catecismo

catechismo

catecismo

Катехизис

catecismo

catechismus

catecismo

Katechizm

catecismo

Katechismus

catecismo

Katekismus

catecismo

Katekes

catecismo

SMcatechism
Ejemplos ?
Tenemos, en primer lugar, al llamado Partido Comunista Mexicano, guiado por un esquema teórico, reducido y ajeno al tiempo, conducido por un pequeño catecismo al cual debe sujetarse la vida de la sociedad, poseedor de unos cuantos dogmas elementales e infalibles, riñendo con otros grupos que dicen seguir su misma ideología, que trata de compensar su falta de miembros con acciones peligrosamente diversionistas, resarciéndose de la carencia de número con la actividad premeditada hacia la perturbación.
-Que sí, hombre, que la cosa es de las que le agrian a cualquierita la merienda: supóngase usté que al ir yo esta noche a platicar con ella, me la jallé de pico con el Tomatero, el de juego de pelota del Huerto de los Claveles. -Estaría el hombre explicándole el catecismo.
Cónsul y Requejo, 1886 La iconoteca asturiano-universitaria, 1886 Estudios Asturianos, 1886 Dos estudios sobre la vida de Jovellanos, 1886 Poesías selectas en dialecto asturiano, 1887 La Biblioteca asturiana, 1887 El libro de Oviedo, 1887 Rudimentos de Derecho, 1892 Nociones de Derecho usual español, 1894 Asturias, 1895 (junto con Octavio Bellmunt) Historia de Llanes y su concejo, 1896 Don Carlos González Posada: notas bio-bibliográficas, 1898 Guía General del viajero en Asturias (junto a Bellmunt), 1899 Instituciones históricas asturianas, 1902-1904 Catecismo de instrucción cívica...
Conforme fuimos avanzando camino en la vida democrá- tica, discurrimos que siendo Dios el primero de los republi- canos (por mucho que el catecismo lo llame Rey, y no Presi- dente, de cielos y tierra) le cuadraban mal resabios y humi- llos aristocráticos, que eso y no otra cosa significaban los cor- tiiinjes ad hoc de terciopelo y brocato.
Así van saliendo, sucesivamente, un pañuelo de percal aplomado, un viejo pañal de una camisa y una bula, dentro de la cual aparecen, como núcleo de todo el envoltorio, un montón de napoleones y algunas monedas de oro cuidadosamente guardadas entre los amarillentos repliegues de una hoja de un catecismo.
En todos los pueblos de la Monarquía se establecerán escuelas de primeras letras, en las que se enseñará a los niños a leer, escribir y contar, y el catecismo de la religión católica, que comprenderá también una breve exposición de las obligaciones civiles.
Don Silvestre no veía en el diario de Madrid un papel más o menos grande, con la impresión de unas letras de plomo colocadas mecánicamente, y detrás de todo ello la pluma y la cabeza de un hombre de talla común y de vulgares ambiciones, que apreciando a su modo la dirección de la cosa pública, prestase vida e interés a aquel objeto; el mayorazgo veía en él una idea fuera de todo contacto con lo humano, el destello de una inteligencia sobrenatural, ajena completamente a las escisiones de la vida civil; el periódico del cirujano era para él el catecismo, el Evangelio, un catálogo de verdades inconcusas, indiscutibles.
36.- Ítem; las Constituciones, Estatutos, Ordenaciones eclesiásticas que se han hecho y por tiempo se hicieren; Bulas, Privilegios, y Concesiones Apostólicas, Previlegios, Cedulas y Provisiones Reales tocantes al estado eclesiástico; Constituciones de Sínodos Provinciales, Diocesanos; Estatutos e Ordenaciones de Iglesias Catedrales y Colegiales; los Capítulos de las Religiones; Intrsucciones y Ordenaciones Visitadores de las Diócesis, de Curas y Ministros de Dotrina; Catecismo de la dotrina cristiana y el orden que se tiene en enseñar los mandamientos generales de Gobernación eclesiástica...
Veintisiete años con más mundo que el que descubrió Colón, color sonrosado, ojos de más preguntas y respuestas que el catecismo, nariz de escribano por lo picaresca, labios retozones, y una tabla de pecho como para asirse de ella un náufrago, tal era en compendio la muchacha.
-¿Quién se lo ha puesto entonces? -dije haciendo a míster Peggotty la pregunta número dos del catecismo. -Su padre fue quien se lo puso -me contestó.
Me lisonjeo de no haber mirado con indiferencia una obligación tan sagrada, de que ningún ciudadano está exceptuado, y en esta materia creo haber merecido más bien la censura de temerario, que la de insensible o indiferente: pero el fruto de mis tareas es muy pequeño, para que pueda llenar la grandeza de mis deseos; y siendo mis conocimientos muy inferiores a mi celo, no he encontrado otro medio de satisfacer éste, que reimprimir aquellos libros de política que se han mirado siempre como el catecismo de los pueblos libres, y que por su rareza en estos países son acreedores a igual consideración que los pensamientos nuevos y originales.
murmuró el eclesiástico, siempre igual. Y recogiendo un catecismo todo hecho trizas que acababa de pisar: ¡Ésos no respetan nada!