catecúmeno

(redireccionado de catecúmenos)

catecúmeno, a

(Del bajo lat. catechumenus < gr. katekhumenos, el que instruye.)
1. s. RELIGIÓN Persona que se está instruyendo en la doctrina o la fe católica, con el fin de recibir el bautismo.
2. Persona recién convertida a una doctrina o religión.

catecúmeno, -na

 
m. f. catol. Persona que se está instruyendo en la doctrina católica, con el fin de recibir el bautismo.
p. ext.Neófito de una doctrina cualquiera.
Traducciones

catecúmeno

Anfänger

catecúmeno

catecumeno

catecúmeno

/a SM/Fcatechumen
Ejemplos ?
Su rezo constituía un privilegio que solo se otorgaba a los que ya habían recibido el bautismo. Era lo último que se enseñaba a los catecúmenos y solo hasta la víspera de su bautismo.
Durante la segunda etapa, los catecúmenos comenzaban a formarse en escuelas catequéticas, como la de Alejandría (dirigida en el siglo III por Orígenes).
En el canon 11 se distingue ya en Asia Menor cuatro categorías de penitentes: El pecador que fuera de las puertas de la iglesia pide oraciones por él a los fieles; El que escucha en el vestíbulo la explicación de la Sagrada Escritura y abandona la iglesia al mismo tiempo que los catecúmenos; El que se prosterna en la iglesia al igual que los catecúmenos; El que asiste a los oficios, pero sin poder tratar con los fieles hasta que plenamente reconciliado pueda participar en los misterios.
En la Iglesia primitiva esto se hacía con muchas precauciones y ceremonias: Los catecúmenos se distinguían de los fieles no solo por el nombre que llevaban sino por el lugar que ocupaban en la iglesia.
Estos últimos ocupan todo el espacio disponible para el claristorio. El cuadripórtico tenía la función de recoger a los grupos de catecúmenos al lado de la iglesia.
Con el tiempo y la reorganización de la iglesia de Roma como diócesis, los tituli pasaron a ser títulos cardenalicios, las iglesias titulares de los cardenales del orden de los presbíteros. En sus orígenes su principal función era preparar a los catecúmenos para el bautismo.
Por ejemplo, es costumbre en muchas parroquias ortodoxas repartir el antidoron a los visitantes y catecúmenos como símbolo de amistad, o llevar unos cuantos trozos a casa para los familiares que no pueden asistir a la liturgia.
Entonces tenía comienzo la catequesis propiamente dicha, que tenía un doble aspecto: formación en la doctrina, y formación espiritual, de ruptura con las costumbres paganas. Este tercer período del catecumenado concluía con el bautismo de los catecúmenos.
La colocación de los fieles era la siguiente: en el atrium o, en su defecto, en el nárthex pero a distancia de la puerta interior de entrada se colocaban los penitentes del primer grado (flentes); en el nárthex o pronaos, junto a la puerta interior, los penitentes del segundo grado (audientes) y los catecúmenos del primero (que también se llamaban audientes); dentro ya de las naves y cerca de las puertas, los penitentes del tercero y cuarto grados (prostrati y consistentes) con los catecúmenos prostrati y competentes; más adelante estaban los fieles comunicantes o que participaban de los divinos misterios.
Aunque en realidad ya figuraba desde el siglo IV, puesto que Cirilo de Jerusalén ya lo había redactado en el Catecismo a los catecúmenos.
Antiguamente eran "lectores" todos los catedráticos que enseñaban cualquier ciencia y los clérigos encargados de instruir a los catecúmenos en los rudimentos de la religión cristiana.
Los catecúmenos se habían dividido en dos grupos: oyentes (audientes), que deseaban iniciarse en la fe, entre los cuales no faltaban a veces espías a sueldo, pero que demoraban el bautismo, y elegidos (electi), que se preparaban ya para su ingreso en la comunidad cristiana.