cateador

(redireccionado de cateadores)

cateador, a

1. s. Amér. Persona que hace catas para encontrar minerales.
2. s. m. MINERÍA Martillo de punta y mazo que utilizan los mineros para romper los minerales que se van a analizar.

cateador

 
m. min. Martillo de punta y mazo para romper los minerales a estudiar.
Ejemplos ?
Es así como el 25 de marzo de 1870 realiza, en compañía de sus cateadores, el descubrimiento del Mineral de Caracoles, uno de los minerales de plata más rico que existieron en Chile.
Se reservó doce barras, seis para él y seis para su socio y habilitador, el fastuoso aventurero francés barón Arnou de la Riviére, y las restantes a los cinco cateadores.
"Prosiguieron en seguida los cateadores de Méndez avanzando por un campo que renegreaba de riquísimos rodados, y a pocos pasos, el capataz de la cuadrilla halló la Flor del Desierto", y en pos, otra y otra veta.
Al amanecer del 24 de marzo de 1870, sus cinco cateadores encabezados por José Ramón Méndez (El cangalla), empezaron el ascenso del cerro, hasta que encontraron en la Quebrada La Deseada, una piedra negruzca que resultó ser plata nativa.
En algún momento de fines de coloniaje, llegó a ser cabeza de partido (= provincia actual) En 1770 se registran los primeros descubrimientos de vetas argentíferas en la zona de Purísima y Mina Mercedes (alturas de Contaycocha), por cateadores peruanos (Liberato Cashin) y portugueses (Beteta, Rodrígues), lo que hace que fluya una gran cantidad de colonos españoles y portugueses a la zona.
Las montañas que las que se encuentran están surcadas por numerosas galerías y cavernas donde miles de cateadores emplearon métodos tradicionales de extracción, que causaron graves accidentes en los que murieron cientos de personas.
Tal como muchos cateadores jóvenes de la época se internaba en el desierto buscando minerales para reclamar y hacer una fortuna, sin embargo tras su fracaso parte a vivir en Buenos Aires, Argentina.
No faltan candidatos: los capitalistas están en acecho, soltándose de a poquito para que los cateadores no se cansen de interrogar las cumbres y las faldas y los misteriosos abismos.