casualidad

(redireccionado de casualidades)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con casualidades: causalidades

casualidad

1. s. f. Causa desconocida de un hecho o suceso imprevisto, que no se debe a una necesidad natural ni a intervención intencionada atribuyó a la casualidad el éxito de la obra. azar, suerte seguridad
2. Combinación imprevista de circunstancias imposible de prever o evitar una serie de casualidades impidió que se conocieran aquel día. coincidencia

casualidad

 
f. Suceso imprevisto cuya causa se ignora.

casualidad

(kaswali'ðad)
sustantivo femenino
combinación inesperada de circunstancias la casualidad de un encuentro
Sinónimos

casualidad

sustantivo femenino
azar, acaso (lit.), caso fortuito, albur, contingencia, eventualidad, accidente, chamba, chiripa, chorra (malsonante). previsión, seguridad.
En contingencia, eventualidad y accidente, puede averiguarse la causa; cabe contar de antemano con posibles contingencias, eventualidades y accidentes; pero el azar, la casualidad y el acaso son imprevisibles por completo. Chamba, chiripa y suerte son casualidades favorables, esp. en el juego. La palabra acaso pertenece al habla culta y literaria, y su significado es gralte. más abstracto que el de casualidad.

por casualidad locución adverbio acaso, incidentemente.
Por casualidad equivale a por si acaso, siempre con matiz más culto en la segunda.
Traducciones

casualidad

Zufall

casualidad

shoda okolností

casualidad

sammentræf

casualidad

yhteensattuma

casualidad

podudarnost

casualidad

事が同時に起こること

casualidad

동시 발생

casualidad

toeval

casualidad

sammentreff

casualidad

tillfällighet

casualidad

ความสอดคล้องต้องกัน

casualidad

rastlantı

casualidad

trùng hợp ngẫu nhiên

casualidad

巧合, 机会

casualidad

шанс

casualidad

機會

casualidad

SF
1. (= azar) → chance; (= coincidencia) → coincidence
¿cree en el destino o en la casualidad?do you believe in destiny or in chance?
sería mucha casualidad o ya sería casualidad que os pusieseis enfermos los dos al mismo tiempoit would be too much of a coincidence if you both fell ill at the same time
nuestra victoria no ha sido fruto de la casualidadour victory was no fluke
da la casualidad de queit (just) so happens that ...
dio la casualidad de queit just so happened that ...
ese día dio la casualidad de que decidí salir a dar una vueltathat day I happened to decide to go out for a walk, as luck would have it I decided to go out for a walk that day
de o por casualidadby chance
tuve muchísima suerte en el accidente: estoy vivo de casualidadI was really lucky in the accident: it's purely by chance o pure chance that I'm still alive
un día entró de casualidadhe dropped in o by one day
nos enteramos casi por casualidadwe found out almost by accident
¿no tendrás un pañuelo, por casualidad?you wouldn't happen to have a handkerchief, would you?
no meten un gol ni por casualidadthey've got no chance o hope of scoring a goal
no toca un libro ni por casualidadhe would never think of picking up a book
¡qué casualidad!what a coincidence!
¡qué casualidad verle aquí!what a coincidence meeting you here!, fancy meeting you here!
2. (= suceso casual) → coincidence
fue una pura casualidadit was sheer coincidence
mi carrera profesional es una suma de casualidadesmy career has been a series of coincidences
por una de esas casualidades de la vidaby one of life's little coincidences
3. casualidades (CAm) (= víctimas) → casualties

casualidad

f. chance;
de ___by ___;
por ___by ___.

casualidad

f chance; por — by chance
Ejemplos ?
-Casualidad, efectivamente, pero... -¡Qué casualidad, ni que casualidad! déjese de casualidades, hombre; ¡si no es más que matufia! -¡No!
-dijo el señor cura, que en aquel instante atravesaba el pórtico con dirección a la puerta de la iglesia, y había oído a Casualidades.
La vista aparta de las pruebas firmes Que mi constancia le hacen tan patente; Y por sospechas, todas infundadas, Quiere perderme. Casualidades o tal vez calumnias Son las que me hacen guerra, la mas fuerte, Armando a Silvia de un furor que temo Mas que mil muertes.
Pero da la casualidad (y estas casualidades abundan en La Montaña más que las ferias, que los mercados y que las romerías), da la casualidad, repito, que en el punto de empalme de los dos caminos hay una taberna; y como tío Juan de la Llosa es hombre que no queda mal con sus amigos por un par de azumbres más o menos, invita a sus camaradas a beber, para demostrarles que «si aquello ha sido guerra, que nunca haya paz».
Yo emprendí esta tarea sin esperanza, por ser María Isabel lo que desproporcionadamente admiro sobre todas las casualidades maravillosas de la naturaleza.
―señora, tiene correo―, ella ve extrañada el sobre, lo abre y se le nublan los ojos, Luis desaparece, La cámara ve a Don Lupe desde una esquina en el techo del comedor/sala: ―Nos puede dar por volar, y aprovechar para hacer el bien, no tiene nada de malo, es una de las cosas con las que se cuenta para ayudar a ciertas personas, es posible que haya alguna otra ivi que las ponga en su camino, o puede que no, que sea circunstancial, bueno, hasta donde cabe―. ¿Existen las casualidades…?, Interrumpió Manuel…., ―es una pregunta interesante, estrictamente, no, no existen, punto―.
P., que no nos deje a media miel; antes bien, «de la hiel del Correo apure el vaso»; y yo creería muy oportuno el que repitiese, si no fuera por tres casualidades que ocurren: una, que a la primera lo entendimos todos muy de sobra, y aún más de lo que él hubiera querido, pues además de entender lo que quería decir, entendimos que lo decía muy mal, que lo escribía peor, etcétera; dos...
Qué curioso: Paraguay, gobernada por el mariscal Francisco Solano López, había tenido los primeros hornos de fundición, los primeros ferrocarriles, las primeras fábricas y nosotros, bajo la presidencia también del presidente Perón, a mediados del siglo XX, habíamos logrado ser también el primer país industrial de toda América latina. Yo no creo en las casualidades, yo no creo en las coincidencias, la historia no se toma esas reservas.
Doy por sentado que fue una alucinación febril, haber visto juntas las dos cabezas de los seres cuyas palabras y miradas me envuelven hoy en una trama de sombras, pero... ¿por qué estas casualidades que toman para mí la forma de un interrogante abierto sobre el misterio?...
Una mañana como ésta partió y también por esas raras casualidades, esas licencias que se toma el almanaque, hoy también se cumplen ocho años exactos de la elección.
Desde luego, sería muy cómodo hacer la historia universal si la lucha se pudiese emprender sólo en condiciones infaliblemente favorables. De otra parte, la historia tendría un carácter muy místico si las «casualidades» no desempeñasen ningún papel.
«Casualidad -dijo la gente-. ¡Hay tantas casualidades!». En la cara de Ana Isabel, iluminada por el sol, se leía la paz y la gracia.