castoreño

Traducciones

castoreño

SM
1. (= sombrero) → beaver
2. (Taur) → picador's hat
Ejemplos ?
Varias de las novilladas fueron de un solo novillo. Caso único en el mundo del toreo, con tan solo siete festejos toreados, 11 becerros matados y debutó con los del castoreño.
Con mucha precipitación, sus mentores de entonces le firmaron sus dos siguientes actuaciones con los del castoreño en plazas de tanta responsabilidad como las de Zaragoza y Sevilla, donde, pese a su falta de rodaje, Talavante dejó buena impresión ante las reses de Los Bayones y La Quinta que estoqueó, respectivamente, el 4 de abril y el 16 de mayo.
Juan Belmonte fue el primero que prescindió en activo de la coleta natural y, desde entonces, los toreros usan un postizo llamado castañeta. Castoreño.
En la cabeza portan el tradicional castoreño y su chaquetilla está adornada con oro, un privilegio que recuerda los tiempos en que su relevancia era igual o mayor que la de los matadores.
Cruzaste los jardines de mi ensueño como una grácil y amorosa infanta; me destoqué del negro castoreño, pero al ir a besar tu egregia planta tus ojos se apiadaron de mi empeño.
Un chusco Sevillano, mozo y rico, decidor y zambrero, amigo de los ganaderos y conocedor de las marcas de sus ganaderias, apadrinador de la gent de cuadrilla, acompañador de los encierros y presenciador de los apartados, donde gustaba lucir el potro cartujano, la manta jerezana, la espuela baquera y el castoreño apresillado, y gran partidario en fin de Costillares, halland sin duda largo el juego de Romero, cuyo riesgo no comprendia, y pareciéndole la ocasion oportuna para zumbarle en presencia de su rival, empezó á decirle con no poco esforzadas voces y dejo no menos provocador: «¡Bueno, señor incomparable, bueno: que vá á llevar ese toro mas pasos que las procesiones del viérnes santo!
Con sombrero similar al castoreño, pero de alas más anchas, y calzón de manta largo cubierto por otro pantalón de gamuza abierto de los lados exteriores los cuales eran abrochados por una botonadura que dio lugar a la que posteriormente han usado los charros, las chaparreras, que en aquel entonces tenían una indumentaria un poco más parecida a la del chinaco, pero más ostentosa.
Al fondo del edificio, entre el jardín y el frontón se encuentra la Peña Taurina llamada de «El Castoreño», con abundante cartelería, fotografías, documentación, trajes de torear, cabezas de toros disecadas y los bustos de los cinco Califas del toreo cordobés.