Ejemplos ?
En tant que possible, dicen los franceses; nosotros decimos en lo posible, cuanto cabe y otras expresiones tan graciosas como castizas.
Sin ser la patrona oficial de dicha villa (lugar que ocupa la Almudena), tradicionalmente se la considera "patrona popular de los madrileños", Pedro Montoliu Camps, (1990), Fiestas y Tradiciones Madrileñas, Madrid, Ed. En su honor se celebran anualmente las Fiestas de la Paloma, muy castizas.
El lenguaje de Garcilaso es claro y nítido, conforme a los ideales de su amigo Juan de Valdés: selección, precisión y naturalidad y palabra oral más que «escrita»; prefiere las palabras usuales y castizas a los cultismos extraños a la lengua, buscar el equilibrio clásico, la estilización del nobilitare renacentista de una lengua vulgar y la precisión ante todo.
Los materiales empleados en la construcción de la iglesia son fundamentalmente lienzos de mampostería estucada nivelados con filas horizontales de ladrillo cocido, que también constituyen los ángulos del edificio. En los tejados se emplean las castizas tejas curvas.
En sus Cuadros y episodios peruanos ofrece por primera vez su concepción de peruanismo: "Entiendo por término peruano o peruanismo no sólo aquellas voces que realmente lo son, por ser derivadas del quechua o corrompidas del español, o inventadas por los criollos con el auxilio de la lengua castellana, sino también aquellas que, aunque muy castizas...
Frontal, honesto, dueño de una lucidez admirable, de un personalísimo, incisivo y mordaz estilo, de un fino sentido del humor, de un envidiable y riquísimo léxico castizo, y de un manejo perfecto de la gramática española, ha acuñado y rescatado viejas palabrejas (castizas o no), frases y expresiones que se han hecho célebres (algunas en otros idiomas): "Bambinazo" (home run), "jeme a jeme", "friolera", una pregunta "pringamocera", "never come back", "mondis miquis joping yegua", "et pas plus", entre otras.
os gigantes y cabezudos son una tradición que se repite en muchas localidades de España. En Madrid la comparsa fue creada en la segunda mitad del siglo XX para amenizar las castizas fiestas de San Isidro.
También aparece esta calle en los recorridos madrileños de dos reinas piadosas, casquivanas y castizas, María Luisa de Parma (esposa de Carlos IV de España) e Isabel II que iban con frecuencia a hacer sus rezos a la primitiva y popular capilla concluida en 1795 por Francisco Sánchez, discípulo de Ventura Rodríguez (y de Villanueva según otras fuentes), cuando allí se veneraba la que todavía era Virgen de la Soledad, antes de que nobles y plebeyos la renombraran 'la virgen de la calle de la Paloma', que se quedó en La Paloma.
Seis pasos procesionales que forman un gran conjunto escultórico, más otros tantos vivientes, capuchones, banda de cornetas y tambores, estandartes y cofradías, confeccionan una larga procesión con semejanzas a las procesiones castellanas y andaluzas más castizas.
Por eso, por encima de cualquier sentimentalismo debe tenerse presente el interés del vecindario de Carabanchel Alto que lógicamente deben aumentar con la anexión y que no debe suponerse nostálgicamente que con la anexión vayan a desaparecer tradiciones castizas y típicas costumbres de Carabanchel Alto.
Comedia. Diccionario de las frases castizas de Cervantes Francisco Almela y Vives, El editor don Mariano de Cabrerizo, Valencia, 1949.
La colección está valuada en varios cientos de miles de pesetas, pero los inteligentes aseguran que muy por bajo de su verdadero valor, aun cuando sólo se calculen los esmaltes y las pedrerías que guarnecen muchos de los objetos que la componen. El fumoir (llamémosle fumadero para no usar sino palabras castizas) tiene al frente una galería encristalada.