castidad


También se encuentra en: Sinónimos.

castidad

(Derivado de casto.)
1. s. f. Modo de proceder del que se abstiene de todo goce carnal de los considerados ilícitos. lujuria
2. Continencia y privación absoluta de todo goce carnal de los tres votos, es el de castidad el que le crea más conflictos.

castidad

 
f. Cualidad de casto.

castidad

(kasti'ðad)
sustantivo femenino
renuncia absoluta a todo goce carnal Hizo votos de castidad.
Sinónimos

castidad

sustantivo femenino
pureza, honestidad, honra, continencia, virginidad. impureza, lujuria.
La continencia es la abstención de los placeres de la carne; la castidad es una virtud superior que implica continencia, pero abarca además los pensamientos, palabras, gestos, lecturas, etcétera.
Traducciones

castidad

chastity

castidad

castità

castidad

Keuschheit

castidad

kuisheid

castidad

castidade

castidad

العفة

castidad

Целомъдрие

castidad

cudnost

castidad

kyskhed

castidad

צניעות

castidad

貞操

castidad

순결

castidad

Kyskhet

castidad

SFchastity, purity
Ejemplos ?
Siempre fueron silenciados.— Cuando callaron, cual agotados, varios principiaron a meditar en voz alta... —¡Debemos vivir en castidad!
Compárame conmigo sobre la justicia, la piedad, la frugalidad, la castidad, tanto la que se abstiene del cuerpo de otro, como de la que cuida del propio.
A MOxNJITA DE AYACUCHO No sé por qué haya de ser causa de escándalo el que una monja rompa la clausura y votos (impuestos ó aceptados es- pontáneamente) contra las inmutables leyes de la naturaleza, á la que mal pueden contrariar las flacas criaturas terrestres. Los votos monásticos, y el de castidad perpetua sobre todo, son indefendibles en nuestra época.
IZTACCIHUATL, la mujer blanca será venerada eternamente por todos los ANAHUACAS y será uno de sus más grandes y altos orgullos. Ella nos enseñó a amar el bien y a enaltecer la castidad.
Ser sacerdote, es decir, castidad, no amar, no distinguir ni edad ni sexo, apartarse de la belleza, arrancarse los ojos, arrastrarse en la sombra helada de un claustro o de una iglesia, ver sólo moribundos, velar cadáveres desconocidos y llevar sobre sí el duelo de la negra sotana con el fin de convertir la túnica en un manto para el propio féretro.
Porque siempre son crueles y malas. ¡Enséñeles alguien la castidad, o séame dado rebelarme siempre contra ellas! EL CORO ¡Desgraciadas de nosotras!
Pero cualesquiera votos que acaso hiciereis, ya sean los de visitar los Santos Lugares de Jerusalén, ya los símines de los Apóstoles San Pedro y San Pablo, y ya la ciudad de Santiago en Compostela, os podrá dicho confesor conmutar en otras obras de piedad, excepto los votos solemnes de religión, de castidad y perpetua continencia.
El cántaro venía a ser su castidad, y la fuente doña Tula, su patrona (¡otra patrona!), hipócrita como Engracia, amiga de su buena fama, pero más amiga del amor.
Entre ellos no hay castidad, ni entran en religión ellos ni ellas: todos se casan, todos multiplican, porque el vivir sobriamente aumenta las causas de la generación.
º, que no siendo puñalada de pícaro el contacto de los cuerpos, se conservaría el statu quo en punto a relaciones carnales, sin que esto fuese comprometerse a una castidad perfecta, toda vez que nadie puede decir de esta agua no beberé.
Vosotros, hijos de la Revolución, venís a sacar a España de su tradicional abatimiento, a despreocuparla, a disipar las tinieblas religiosas, a mejorar sus anticuadas costumbres, a enseñarnos esas utilísimas e inconcusas «verdades de que no hay Dios, de que no hay otra vida, de que la penitencia, el ayuno, la castidad y demás virtudes católicas son quijotescas locuras, impropias de un pueblo civilizado, y de que Napoleón es el verdadero Mesías, el redentor de los pueblos, el amigo de la especie humana....» ¡Señores!
La barbarie paseó altanera y engreída su bandera de exterminio sobre el rebaño mustio, todo se sacrificó en aras del mito: dignidad, derechos, libertad, el pan de los hijos, la castidad de las mujeres, la conciencia humana, el porvenir de la raza, el recuerdo de los antepasados indómitos y batalladores, el pensamiento, motor y riel para el progreso y la civilización.