Ejemplos ?
Y, al acercarse la noche, bajo un cobertizo humilde, en un barrio de miserables, descubrí al fin otro ser salvado de la hecatombe: una mozuela, balbuciente de terror, que casi no podía articular palabra...
El telégrafo en aquellos tiempos casi no existía; en la actualidad tenemos una red telegráfica de más de cuarenta y cinco mil millas.
En efecto, el primero que hizo uso de la palabra, si no hubiera aludido al Banco Obrero, del cual hizo una apología extensa, entendemos fuera de lugar, casi no nos habríamos dado cuenta de que representaba a esta clase social, ya que su definición respecto a los trabajadores, a los derechos de los trabajadores bancarios, fue opuesta no solamente a la posición que debe tener un representante obrero, sino también opuesta a la secuencia que se había observado en el apoyo del Congreso del Trabajo a la sindicalización de los trabajadores bancarios.
¡Cuéntanoslo todo!» Por fin se oyó una vocecita débil y aguda, que Alicia supuso sería la voz de Bill: - Bueno, casi no sé nada...
Iguala con la vida el pensamiento, y no le pasarás de hoy a mañana, ni aun quizá de uno a otro momento. Casi no tienes ni una sombra vana de nuestra grande Itálica, y, ¿esperas?
-dijeron sus alumnos. Así lo hicieron, pero cuanto más subían, más muecas hacía el espejo y más se movía, y casi no lo podían sostener.
El tigre ocelote, con cara furiosa, como la de esos que se sienten los muy maravillosos, le respondía: -No, no lo he visto hermana zorrita. Casi no me fijo en pequeñeces.
Otros intentaban guarecerse por los rumbos de ATZACOALCO o por TEPITOTON, el lugar de las piedrecillas. Casi no había uno solo de los nuestros que no hubiera perdido a sus padrecitos, a sus madrecitas, a sus hermanitos, a sus familiares y amigos.
No queremos una sociedad amenazada por un doble temor: el temor de muchos al hambre, a la inseguridad; y el temor de pocos a perder lo mucho que tienen, cuando los muchos que no tienen o casi no tienen lleguen a la desesperación.
Pero ni nos hemos metido con tantos descarados como hay aquí, porque, ¡óigame, si vamos a ver la culpa que todos esos descarados tienen en la dictadura y en los crímenes que se han cometido, le advierto que el pelotón tendría que realizar una tarea grande, larga...! (RISAS Y APLAUSOS.) Casi casi no se terminaría aquí en un año de fusilar a la cantidad de gente culpable.
Si somos celosos por tradición, casi por naturaleza, de nuestra independencia política, debemos comprender sin menoscabo de ello, que en el mundo contemporáneo las distancias y los tiempos casi no existen; las relaciones económicas, sociales y culturales, se vuelven cada vez más interdependientes, hay más interdependencia entre ricos y pobres, entre poderosos y débiles, entre el norte y el sur, el este y el oeste.
La tasa de interés del Banco de Inglaterra es de 2 por ciento, no obstante lo cual se realizan pocos préstamos y la actividad industrial no aumenta. En la Bolsa de Valores casi no ha habido movimiento desde 1936.