casa de citas

Traducciones

casa de citas

bordeel

casa de citas

بيت دعارة, كَرْخانَة

casa de citas

bordell

casa de citas

bordel

casa de citas

Bordell, Dirnenhaus, Freudehaus, Puff, Toleranzhaus

casa de citas

callhouse, lupanar, whorehouse

casa de citas

bordelo, erotikejo, malæastejo, prostituejo

casa de citas

جنده خانه, روسپی خانه, فاحشه خانه, قحبه خانه

casa de citas

bordelli

casa de citas

bordel, maison de plaisirs

casa de citas

bordélyház

casa de citas

bordello

casa de citas

pútnahús

casa de citas

bordello, casa aquillo, casino, lupanare, prostribolo

casa de citas

lupanar

casa de citas

bordeel

casa de citas

burdel

casa de citas

bordel

casa de citas

nevestinec

casa de citas

bordell

casa de citas

genelev
Ejemplos ?
Instantáneas, Tusquets, 1969, relatos. La maison de rendez-vous, 1965. Trad. La casa de citas, Barral, 1970. Project pour une révolution à New York, 1970. Tr.
Entre tanto la hijastra, la primera habida con el secretario, obligada por la necesidad, trabajaba con Madama Pace, que era dueña de una casa de citas y de la que el padre era cliente por su asidua visita.
En época helenística, Polemón de Ilión describe en sus Ofrendas a Lacedemonia (citadas por Ateneo, XIII, 34a) un retrato de la célebre hetera Cotina y una vaca de bronce dedicada por ella. Añade que se enseña, aún en su época, a título de curiosidad, la casa de citas que ella tenía cerca del templo de Dioniso.
Tiene pensamientos y fantasías eróticas, hasta que un día va a una casa de citas y comienza a trabajar allí durante las tardes al mismo tiempo que se mantiene casta en su matrimonio.
Era un sector vedado a las "muchachas de bien". Funcionaba en el sector una casa de citas. A las jovencitas de las familias tequeñas no le permitían ni voltear la cabeza hacia esa casa cuando tenían que pasar por esa calle.
Uno de los más célebres de estos jóvenes prostitutos es, sin duda, Fedón de Elis: reducido a la esclavitud al ser conquistada su ciudad, debe trabajar en una casa de citas hasta el momento en que es rescatado por Sócrates, quien le hará destacar entre sus discípulos.
Es también digno de mencionar la impunidad con que estos personajes se desempeñaban, por ejemplo, el asesinato del homosexual en manos de "El Creaturon", por una brutal golpiza en una casa de citas, donde estaban reunidos embriagándose, drogándose, los poderosos políticos del momento histórico en que se contextualiza la cinta.
Luisa Carlota Aglaé (1782 – 1831) Durante el exilio forzado en Inglaterra llevó una vida muy lujosa y conoce en una "casa de citas" en Picadilly a una simple sirvienta de nombre Sofía Dawes, quien se convierte en su amante y a quien educa.
Maracas en la ópera narra la historia de Villa Brastislava, una casa de citas de principios de siglo cuya construcción y destrucción será el punto para retratar la vida de tres generaciones de la familia Antonelli-colonna, donde el autor hace mención de los diversos hechos políticos que han tenido lugar en la costa colombiana desde los finales del siglo XIX, entre los hechos históricos encontramos el asalto italiano a la ciudad de Cartagena de Indias (1898), la separación de Panamá de Colombia (1903), la gran batalla de Ciénaga (1900), la masacre de las bananeras (1928), e incluso el asesinato del líder liberal Jorge Eliécer Gaitán, Bogotazo (9 de abril de 1948).
Consejos para sobrevivir, poesía, Ediciones La Soga al Cuello, Bogotá, 1974 Mito, 1955-1962, ensayo, Colcultura, Bogotá, 1975 La alegría de leer, ensayo, Colcultura, Bogotá, 1976 Salón de té, poesía, Instituto Colombiano de Cultura, Bogotá, 1979 La tradición de la pobreza, ensayo, Carlos Valencia Editores, Bogotá, 1980 Casa de citas...
Periodistas por el mundo: Donde Paula Prendes muestra el trabajo de profesionales extranjeros. Casa de citas: Repasa sentencias que han dejado para la posteridad algunos profesionales del gremio.
En una fina y exclusiva casa de citas de la ciudad, la casa de las señoritas Robby ubicada en la Calle Real (actual Carrera 25), el atrevimiento del grupo de sastres de la afamada sastrería de propiedad de don Ángel Zarama, entre los cuales se encontraban Ángel María López y Máximo Erazo, los lleva a tomar la polvera francesa de una de las damas más solicitadas y procede a esparcir los polvos con perfume de mujer, entre todos los presentes con el grito de ¡Vivan los Blanquitos!, como una respuesta al ya tradicional juego de Negros.