cartujo

(redireccionado de cartujos)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con cartujos: cistercienses

cartujo, a

1. adj./ s. RELIGIÓN Que es miembro de la orden religiosa de san Bruno.
2. s. m. coloquial Hombre que vive apartado del trato con la gente y de las diversiones.

cartujo

 
adj.-s. Díc. del religioso de la Cartuja.
m. fig. y fam.Hombre taciturno o muy retraído.

cartujo, -ja

(kaɾ'tuxo, -xa)
sustantivo masculino-femenino
religión miembro de la orden de la cartuja Los cartujos viven apartados del trato con la gente.
Sinónimos

cartujo

sustantivo masculino
Traducciones

cartujo

certosino

cartujo

Kartäuser

cartujo

Chartreux

cartujo

Kartuzi

cartujo

Karteuserordenen

cartujo

Kartusiaanit

cartujo

Kartusianorden

cartujo

SMCarthusian
Ejemplos ?
No le costó reconocer que había hecho el ridículo proponiéndole un duelo al arcabucero, él, que no sabía manejar más arma que la vara, con la que había jugado a menudo en sus tiempos de aprendiz en el campo de los Cartujos con sus amigos.
Larrea gustaba mucho de la sociedad, y lamentándose de tener que imitar a los cartujos en lo de comer sin chistar, fijose en el huésped que roncaba como fuelle de órgano.
Don Alonso de Leyva llegó a Chuquisaca un mes después de que el solemne voto apartaba del mando a su querida Elvira. Añade el cronista que el desventurado amante se volvió a Europa y murió vistiendo el hábito de los cartujos.
Gracián Díez Merino, del hábito de Alcántara, caballero moral y religioso, que se desvivía para castigar todo escándalo y que, obedeciendo instrucciones que le comunicaran de Lima, consiguió que la población estuviera más tranquila que claustro de cartujos.
Ingresó en el Seminario del Colegio y Casa Misión de los Cartujos de Tardajos, a dos leguas de Burgos, estudios que costeó la duquesa de Sevillano.
El amanuense medieval acostumbraba a escribir o aislado en su celda(el caso de los monjes cartujos y de los cistercienses) o en el scriptorium (escritorio), que era una dependencia común del monasterio acondicionada para tal fin, allí trabajaban muchos monjes a la vez.
Al poco se presenta otro sujeto(cap.12) haciéndose pasar por el superior de un monasterio de cartujos que ruega a don Quijote que los libere de un gigante que aterroriza a la región.
Su tradicional función fue de Villa de los Cartujos, tras la desamortización de ésta paso a funcionar como "Ciudad Dormitorio" y actualmente desempeña un papel como "Ciudad Turística", debido a la rehabilitación de la Cartuja de Vall de Cristo y al Santuario de la Cueva Santa; para la población autóctona y nuevos residentes, potencia una constante renovación demográfica y crecimiento sostenido de los servicios que definen el moderno concepto de calidad de vida, servicios y modernidad.
Los cartujos fueron expulsados durante la invasión, huyeron a Portugal para regresar en 1812, una vez que pasaron todos los hechos revolucionarios, durante la regencia de María Cristina de Borbón-Dos Sicilias (madre de la reina Isabel) Entre los visitantes destacados, sobresale Cristóbal Colón (y familia) que era amigo íntimo de Fray Gaspar Gorricio (albacea testamentario y consejero espiritual de sus hijos), del que recibió apoyo mientras se encontraba en Sevilla preparando sus expediciones al Nuevo Mundo.
En 1502, en los preparativos de su cuarto viaje, Colón escribe una carta al Papa Alejandro VI dándole cuenta de sus descubrimientos y de la necesidad de rescatar el Santo Sepulcro. Le indicaba la necesidad de que fueran a las tierras descubiertas frailes benitos, jerónimos, cartujos y otros para predicar.
El Almirante propuso que los cartujos fundaran un monasterio en La Española y propuso a Gaspar Gorricio como prior y que este fuera acompañado de otros seis frailes para que instruyeran a los habitantes de esos territorios.
Existen documentos indicando que conjuntamente con la donación de Martín el Humano a los Cartujos de Vall de Crist, fue donada la población de Alcublas, pero los jurados de Valencia continuaron ostentando la jurisdicción de ambas villas y, por tanto, estas fueron consideradas aldeas dependientes de la ciudad de Valencia, siguieron gozando de los mismos privilegios hasta la desaparición de la Cartuja en 1836 debido a la desamortización de Mendizábal quedando como municipio libre.