cartucho


También se encuentra en: Sinónimos.

cartucho

(Del fr. cartouche < ital. cartoccio.)
1. s. m. Carga de explosivo correspondiente a cada tiro de un arma de fuego comprar cartuchos para ir de caza. cápsula, casquillo
2. Dispositivo intercambiable necesario para el funcionamiento de ciertas máquinas e instrumentos como cámaras fotográficas o estilográficas la impresora necesita un nuevo cartucho de tinta. carga, recambio
3. Paquete cilíndrico que contiene monedas del mismo tamaño y valor.
4. Papel, cartón o barquillo enrollado en forma de cono un cartucho de golosinas. cucurucho
5. cartucho de dinamita Explosivo usado para hacer voladuras.
6. cartucho de fogueo Munición sin bala.
7. cartucho de perdigones coloquial 1. Engañifa, trampa que consiste en entregar a alguien un rollo de monedas que contiene cosas de poco valor. 2. Cualquier engaño.
8. quemar el último cartucho coloquial Recurrir a un medio extremo o utilizar el último recurso en una situación comprometida.

cartucho

 
m. Cilindro de cartón, de metal, de lienzo, etc., que contiene una cantidad determinada de explosivo, esp. una carga completa para un arma de fuego.
Envoltorio cilíndrico o en forma de cucurucho.

cartucho

(kaɾ'tutʃo)
sustantivo masculino
1. cilindro metálico cargado de pólvora cartucho de escopeta
2. recipiente intercambiable cargado con tinta cartucho de impresora
Sinónimos

cartucho

sustantivo masculino
2 (América) cucurucho.
Traducciones

cartucho

patrona

cartucho

patron

cartucho

Patrone

cartucho

patruuna

cartucho

cartouche

cartucho

naboj

cartucho

弾薬

cartucho

탄창

cartucho

patroon

cartucho

kassett

cartucho

nabój

cartucho

cartucho

cartucho

патрон

cartucho

kassett

cartucho

ปลอกกระสุนปืน

cartucho

fişek

cartucho

vỏ đạn

cartucho

弹药筒, 墨盒

cartucho

патрон

cartucho

SM
1. (Mil) → cartridge
cartucho en blancoblank cartridge
2. (= bolsita) → paper cone; [de monedas] → roll
3. cartucho de datos (Inform) → data cartridge
Ejemplos ?
Quiso el maestrescuela tomarlo a risa; pero al ver la seriedad del otro, que ponía toda la fuerza de su fe supersticiosa en atenerse a la lección del protesto, quemó el canónigo el último cartucho diciendo: -El sueño de usted es falso, es satánico; y lo pruebo probando que es inverosímil.
Unos minutos después reaparecía con un cartucho redondo de dinamita, del tamaño de un peni­que, y un precioso reloj francés, rematado por una figurita en bronce dorado de la Libertad aplastando a la hidra del despotismo.
Un vejete con más lacras que conciencia de escribano, hermano de no sé cuántas cofradías y familiar del Santo Oficio de la Inquisición, echaba también la baba por la muchacha, y al verse derrotado no quiso abandonar el campo sin quemar el último cartucho.
(Recibido en Arequipa el 5 a las 9 y 40 p.m.).- Prefecto.-Arequipa.- Suspendido por enemigo cañoneo parlamentario dijo: “General Baquedano por deferencia especial a la enérgica actitud de la plaza, desea evitar derramamiento de sangre”. Conteste, según acuerdo de jefes: “mi ultima palabra es quemar el último cartucho”.
-Pos de un mo mu sencillo, que cuando el de Pujerra quemó el último cartucho salió de pies que volaba, y el del Altozano, que no se había movío de su lugar tan siquiera, se guardó la pistola y encomenzó a barajar de nuevo tan tranquilo, como si le acabaran de tirar en lugar de seis cañonazos otros tantos polvorones.
Se había batallado hasta quemar el illtitno cartucho, y G,500 soldados chilenos se adueñaron del Morro, sin más pérdida para ellos que la de 144 muertos y 337 heridos.
Arica, 5 de junio de 1880.-Recibido en Arequipa el 5 las 9 a.m.- Arequipa.- Parlamentario impone rendición. Contestación previo acuerdo jefes: Quemaremos el último cartucho.-Bolognesi.
Hasta 1848, era posible fabricarse la munición necesaria con pólvora y plomo; hoy, cada fusil requiere un cartucho distinto y sólo en un punto coinciden todos: en que son un producto complicado de la gran industria y no pueden, por consiguiente, improvisarse; por tanto, la mayoría de los fusiles son inútiles si no se tiene la munición adecuada para ellos.
—Yo tengo imaginado un cañón de esta forma: el proyectil de grueso calibre estaría perforado en el centro y en vez de estar colocado en un tubo que es el cañón, sería introducido en la barra de hierro, como un anillo en el dedo, yéndose a encajar en la cámara donde explotaría el cartucho.
El descendiente de un moro de África venía de España diciendo que en su familia no se habían conocido negros; y el hombre más soez se presentaba con un cartucho de papeles, llenos de arabescos y garabatos, para probar que descendía de la casa más noble de Asturias o Vizcaya».
A las seis de la mañana el coronel García cayó mortalmente herido, y llamando a su segundo le dijo: -Comandante Mostajo, bátase hasta quemar el último cartucho.
-Está bien, señor mayor -repuso Bolognesi sin alterar la impasibilidad de su acento-; pero estoy resuelto a quemar el último cartucho.