cartaginés


También se encuentra en: Sinónimos.

cartaginés, a

1. adj. HISTORIA De Cartago, antigua ciudad del norte de África, en la actualidad Túnez. cartaginiense
2. s. HISTORIA Persona natural de esta ciudad.
3. s. m. LINGÜÍSTICA Púnico, variedad lingüística del fenicio.
4. adj./ s. Cartagenero, de Cartagena.

cartaginense o cartaginés -nesa o cartaginiense

 
adj.-s. De Cartago, antigua ciudad de África.

cartaginés -nesa

 
adj.-s. Cartaginense.
Sinónimos

cartaginés

, cartaginesa
adjetivo y sustantivo
cartaginense, pú­-nico.
Hablando de la antigüedad, se utiliza púnico; pero este adjetivo no se aplica a personas. Decimos por ejemplo, guerras púnicas, vasos o sepulcros púnicos; más que a la ciudad de Cartago, púnico alude a la raza de sus pobladores y a los restos de su civilización.
Traducciones

cartaginés

cartaginês

cartaginés

cartaginese

cartaginés

Carthaginoise

cartaginés

カルタゴ

cartaginés

/esa ADJ & SM/FCarthaginian
Ejemplos ?
Consideremos en nuestro entendimiento dos repúblicas, una grande y verdaderamente pública, en la cual son comprendidos los dioses y los hombres, donde no miramos a esta o aquella parte, sino antes medimos con el sol los términos de nuestra ciudad; la otra es aquella en que nos puso el estado de nuestro nacimiento, como el ser ateniense, o cartaginés, o de otra cualquiera provincia que no pertenezca en común a todos los hombres, sino a pocos en particular.
En los escritos de Pomponio Mela hallaría el infante que Hannón el I, capitán cartaginés, partió desde Cádiz por orden del Senado, con sesenta pentecontorios (navíos de cincuenta remos), a poblar las ciudades fenicias que se asentaban donde hoy el reino de Marruecos, y que bajó tanto por el Océano que llegó un día en que los cuerpos de los marineros no trazaron otra sombra sobre cubierta que una línea de pie a pie, a la hora en que el Sol se hallaba en el meridiano, señal indudable de que se encontraban en la zona tórrida y de que los habitantes de las zonas templadas podían soportar los rayos perpendiculares del Sol.
Y entonces, en vez de calcular estructuras de acero para cargas de cinco mil toneladas, pesadas, babilónicas, perfeccionaría el tipo de rascacielo aguja, fino, espiritual, no cartaginés, como tendenciaban los arquitectos de esta ciudad sin personalidad.
Cuánto debes, ¡oh Roma!, a los Nerones, bien lo atestiguan el río Metauro y la derrota de Asdrúbal, y aquel hermoso día en que, disipadas las tinieblas del Lacio, nos sonrió por vez primera la fausta victoria sobre el fiero cartaginés que asolaba las ciudades de Italia, como la tea inflamada, como el Euro encrespa las olas de Sicilia.
Antes la cierva luchará por romper el lazo donde cayó, que luche bravamente quien se ha entregado a los pérfidos enemigos, y humille al cartaginés en nuevas campañas el que por temor de la muerte sufrió impasible las correas que amorataban sus brazos, y por salvar cobardemente la vida antepuso la paz a los horrores del combate .
Cuando los conquistadores estuvieron mezclados con los vencidos, no cree el Ayuntamiento que se hubiesen degradado, porque nadie ha dicho que el fenicio, el cartaginés, el romano, el godo, vándalo, suevo, alano, y el habitador de la Mauritania, que sucesivamente han poblado las Españas, y que se han mezclado con los indígenas o naturales del país, han quitado a sus descendientes el derecho de representar con igualdad en la nación.
Pues bien, las mujeres de allí se arrojan al agua para acercarse a nado a las naves de los europeos y ofrecerles su cuerpo a cambio de abalorios, pañuelos de seda y otras baratijas... -¡Así se abrió España al cartaginés!
Desde entonces tuvo Aníbal un puesto en mis fantasías.» Todavía creo poder perseguir mi predilección por el general cartaginés hasta un período más temprano de mi infancia, resultando así que no se trataría nuevamente en este caso sino de la transferencia a un nuevo objeto de una relación afectiva ya constituida.
Particularmente se puede definir el clima cartaginés como tropical húmedo, modificado por la altura y por la presencia de las montañas.
Pese a la negativa de ayuda de las comarcas de alrededor, que veían con temor el creciente poder de Saguntum sobre los pueblos de la región, pudieron resistir los embates del ejército cartaginés para tomar la ciudad.
En ellos la mayor parte de la población habría hablado púnico cartaginés aunque también habrían vivido en ellos personas que hablaban alguna variedad de bereber septentrional.
Uno de los hechos más conocidos y estudiados de esta época es el asedio a Arse (actual Sagunto) por parte del cartaginés Aníbal, que desencadena la Segunda Guerra Púnica, decidiendo así el destino del Mediterráneo.