carruaje


También se encuentra en: Sinónimos.

carruaje

(Del cat. carruatge < lat. carrus, carro.)
s. m. Vehículo de tracción animal, formado por una plataforma de madera o hierro montada sobre ruedas y acondicionada para el transporte de personas o cargas. carroza

carruaje

 
m. Vehículo formado por un armazón de madera o hierro, montado sobre ruedas.
Conjunto de carros y coches que se previene para un viaje.

carruaje

(ka'ruaxe)
sustantivo masculino
vehículo lujoso tirado por caballos para transportar personas carruaje de paseo
Sinónimos

carruaje

sustantivo masculino
coche*, vehículo, carroza (lujosa).
Traducciones

carruaje

carriage, vehicle, car

carruaje

дилижанс, кола

carruaje

vůz

carruaje

hestevogn

carruaje

Waggon

carruaje

βαγόνι

carruaje

junanvaunu

carruaje

wagon

carruaje

kola

carruaje

客車

carruaje

객차

carruaje

rijtuig

carruaje

vogn

carruaje

wagon

carruaje

вагон

carruaje

vagn

carruaje

ตู้โดยสารรถไฟ

carruaje

vagon

carruaje

toa hành khách

carruaje

车厢, 运输

carruaje

運輸

carruaje

SMcarriage
Ejemplos ?
A la sazón, entre los edificios submarinos inició su advenimiento un carruaje de color blanquísimo que deslumbraba como si fuera de plata.
Queremos regresar a los puestos de avanzada para entrevistar a los oficiales y conocer sus sentimientos actuales. Detenemos un carruaje de alquiler.
—Miré y en el carruaje que avanzaba hacia nosotros lentamente, calle abajo iba sentada la deslumbrante dama de la ópera, acompañada por la señorita que estaba con ella en el palco.
En efecto, ¿cómo podía vestir uniforme una nariz que, la víspera sin ir más lejos, se encontraba en mitad de su cara y no era capaz de desplazarse, ni en carruaje ni a pie, por sí sola?
En la blancura del llano Una fantasía rara Las lagunas comparara, Azuladas y tranquilas, Con tus azules pupilas En la nieve de tu cara. La aurora su lumbre viva Manda al cárdeno celaje Y al empolvado carruaje Un rayo de luz furtiva.
Conque lo dicho: mande usted por un carruaje, despidámonos como personas decentes, y ya sabrá usted de mí cuando me trate mejor la fortuna.
Hasta mañana, querida oíanse al paso de la gran dama, que con la frente alta, provocadora la mirada y atrayendo hacia sí al cómplice de sus traiciones, atravesaba orgullosa por delante de todos, luciendo las galas que habían arrojado sobre su cuerpo las debilidades de un viejo, y el amante que supo conquistarse con el incontrastable poderío de su hermosura. -Adiós -dijo la Marquesa, despidiéndose de su marido, para subir al carruaje, seguida de Jorge.
Y se quedó mirando partir la lujosa berlina, en pie sobre la acera y mascando el cigarro que se desvanecía en espirales de humo, mientras la Marquesa, oprimiendo entre sus manos las de Jorge, y volviendo hacia él su rostro henchido de promesas y de deseos, murmuraba a su oído con acento apasionado y febril: -¡Jorge mío, qué dichosa soy a tu lado!... El carruaje llegó a la puerta del palacio donde residían los Marqueses.
Desunce, ¿qué reculas, Perico, que se ahorcan esas mulas? (Ruido de volcarse un carruaje.) RINCÓN Corta camellas, puto. ¡Que se te vuelque el coche por lo enjuto!
Diósele a ésta, al cabo, la última mano; pero como la Regencia no se había acordado aún ni el monarca asomaba por ninguna parte, para entretener la impaciencia de los de afuera y los desmayos de los de adentro, a quienes no aliviaban ya los banquetes, por sobrado frecuentes, decretáronse fiestas nacionales, y salió Rivero, el demócrata, a la calle, en lujoso carruaje, precedido de cuatro batidores, seguido de una escolta de honor y llevando al estribo al capitán general de Madrid; formaron los voluntarios en la plaza de las Cortes, se leyó desde un andamio la nueva Constitución, y se le dieron los vivas de ordenanza a duras penas, mientras el general Prim despilfarraba el oro para instalarse regiamente en el palacio del ministerio de la Guerra.
A eso de la una de la tarde se detuvo el convoy en Ris; de allí a la casa del general San Martín hay una media hora, que anduvimos en un carruaje enviado en busca nuestra por el señor Balcarce.
─ Pues sí, señor ─dijo una de las mujeres─, hemos visto pasar a un señor muy guapo y una señorita preciosa sobre un hermoso carruaje con dos caballos.