carricoche


También se encuentra en: Sinónimos.

carricoche

1. s. m. Carro cubierto con caja de coche.
2. despectivo Coche feo y viejo.

carricoche

 
m. Carro cubierto cuya caja era como la de un coche.
desp.Coche viejo o de mal estado.

carricoche

(kari'kot∫e)
sustantivo masculino
1. carro llevado por caballos Dimos una vuelta por la ciudad en carricoche.
2. peyorativo auto feo, viejo y en mal estado Me pasó a buscar en su carricoche.
Sinónimos

carricoche

sustantivo masculino
(desp.)coche (viejo).
Traducciones

carricoche

caravan

carricoche

SMcovered wagon, caravan, gipsy caravan
Ejemplos ?
Tareas adicionales Al llegar a Salinas, los equipos debían buscar en la playa de San Lorenzo un puesto ambulante señalizado donde conseguirían la siguiente pista. Después del desvío, los equipos debían pedalear un carricoche por el Malecón de la Playa Chipipe.
n coche de niño clásico, carricoche o cochecito (carriola en México) es un vehículo que se utiliza para transportar a los bebés recién nacidos manteniendo generalmente al bebé recostado frente a la persona que lo empuja.
Llegó el día de la prueba. Se la enganchó al carricoche, montaron Manín, su mujer y su hijo, y emprendieron el camino de la villa.
Habían invitado a todos los parientes de las dos familias, se habían reconciliado con los amigos con quienes estaban reñidos, habían escrito a los conocidos que no habían visto desde hacía mucho tiempo. De vez en cuando se oían latigazos detrás del seto; enseguida se abría la barrera: era un carricoche que entraba.
Los labriegos, las hortelanas que guiaban el carricoche atestado de hortalizas, al ver cruzar el raudo convoy, experimentaban esa impresión peculiar, de envidia respetuosa, que infunde el espectáculo de lo inaccesible social.
Fue entre esas reliquias del pasado, todavía militantes, no se sabe por qué milagro, que acabó don Ambrosio por encontrar el carricoche ideal, con el cual, sin mayor sacrificio, pudo, por fin, materializar su sueño dorado.
El estanciero, cuyo campo se va a mensurar, no tiene todavía mayor lujo en el establecimiento: un rancho primitivo y un galpón con techo de paja, son las únicas poblaciones que, hasta entonces, haya querido hacer; pero ha podido poner a disposición del agrimensor un carricoche a toda prueba, capaz de resistir los más terribles socotrocos, entre las cortaderas quemadas.
Como al carricoche, el nombre de volanta mal le hubiera sentado, pues no era tílbury, americana, breque, ni nada parecido, don Ambrosio, en la duda, lo llamó modestamente una jardinera, a pesar de sus cuatro ruedas.
Y lo que pasa: ésas viéen aquí y empiezan a quemarse las pestañas y a gastarse las yemas de los deos pa jacerle a Fulanita, que es un pendón, un vestío de fulá, y a Menganita, que es pendón y medio, otro de muaré, y, naturalmente, si la que está cosiendo tiée mejor perfil y tiée mejores jechuras que el ama del vestío, pos empieza a platicar sola, y en cuantito un litri le dice: «Yo tengo pa ti solita un carricoche de plata», ya está la que sea diciéndole con los ojos al litri: «Y yo tengo pa ti lo que tú quieras, salero».
Y era como una esperanza en la familia que Falo se volviera sin el animal que había ido a comprar, y que estaba pidiendo a gritos (a gritos rojos) el carricoche tumbado sobre las varas, a la puerta.
Cuando llevaba andados cien pasos aproximadamente, se paró, y, viendo alejarse el carricoche, cuyas ruedas giraban en el polvo, lanzó un gran suspiro.
Olivares. Los olivos están en flor. El carricoche lento, al paso de dos pencos matalones, camina hacia Peal. Campos ubérrimos. La tierra da lo suyo; el sol trabaja; el hombre es para el suelo: genera, siembra y labra y su fatiga unce la tierra al cielo.