carretero

(redireccionado de carreteras)
También se encuentra en: Sinónimos.

carretero, a

1. s. OFICIOS Y PROFESIONES Persona que se dedica a construir carros y carretas.
2. OFICIOS Y PROFESIONES Persona que por oficio guía los carros y carretas. carrero
3. hablar, jurar o fumar como un carretero coloquial Hablar con poca educación o blasfemar con frecuencia; consumir tabaco en abundancia.

carretero

 
m. art. y of. El que tiene por oficio hacer carros y carretas.
El que guía las caballerías o bueyes que tiran de ellos.
Fumar como un carretero. Consumir mucho tabaco.

carretero

(kare'teɾo)
sustantivo masculino
1. hombre que guía carros y carretas El carretero recogió la basura.
2. hombre cuyo oficio es fabricar carros y carretas el carretero del pueblo
fumar en demasía Tu padre fumaba como un carretero.
hablar con poca educación, usando expresiones rudas o groseras Habla como un carretero, usa muchas palabrotas.
Sinónimos

carretero

sustantivo masculino

jurar como un carretero locución (intensivo) execrar, condenar, maldecir, imprecar, echar maldiciones.
Traducciones

carretero

Wagener, Wagner

carretero

charron

carretero

wheelwright

carretero

A. ADJ camino carreterovehicular road
B. SM
1. (= transportista) → cartwright, wheelwright
fumar como un carreteroto smoke like a chimney
jurar como un carreteroto swear like a trooper
2. (LAm) → road
Ejemplos ?
A su vez el Viajante, con desprecio: -Pero ¿tú no sabes que el tren va por carriles, y esta endrómena por todas las carreteras, hom?
Aquella mano de poder y de voluntad me clavaba las palabras en la garganta, y sentía bajo su opresión fundirse y deshacerse en mí toda veleidad de rebelión; rodábamos ahora fuera de las fortificaciones y por grandes carreteras bordeadas de hayas y de lúgubres tenderetes de vendedores de vino, merenderos de las afueras cerrados hacía tiempo; desfilábamos bajo la luna, que por fin acababa de perfilar una masa flotante de nubes, y parecía derramar sobre aquel equívoco paisaje de las afueras una capa granizante de sal; en ese instante me pareció que los cascos de los caballos sonaban en el terraplén de la carretera, y que las ruedas del coche, dejando de ser fantasmas, chirriaban en la grava y en los guijarros del camino.
Por otra parte, estamos decididos a recuperar el rezago de muchos años en infraestructura, para que los costarricenses tengamos más y mejores caminos, carreteras, puertos y aeropuertos.
Al hablar de vías incluyo lo mismo las ferroviarias que las grandes carreteras, las secundarias y las vecinales; ellas, unidas a las rutas de navegación marítima y aérea y a las líneas y canales de comunicación electrónica, deberán formar vasto sistema de circulación de ideas, de personas y de bienes, que permitan un vigoroso desarrollo de la nación.
Y la mejor prueba de ello es que, al día de hoy, en promedio más del 90% de las escuelas, hospitales, viviendas, puertos, aeropuertos, embalses, carreteras y puentes, que el terremoto y maremoto dañaron o destruyeron, están reparados o reconstruidos y en pleno funcionamiento.
Nuestra Administración deja al país 20,137 kilómetros de nuevas carreteras federales, de cooperación y vecinales, que sumados a los 36,100 kilómetros existentes en 1950, hacen un total de 56,237 kilómetros, de los cuales 50,462 son de tránsito permanente y el resto de terracerías que se revestirán o pavimentarán.
Entonces podremos decir: “Aquí ahora hay grandes playas, grandes hoteles en las playas, grandes paseos; en la Sierra Maestra tenemos carreteras para que paseen por allí los turistas” —que son otra clase de turistas y no los turistas jugadores (APLAUSOS)—, pero desgraciadamente no hay, como en México, centros turísticos preparados para el turismo.
Hace pocos años, cuando aún estaba intacto nuestro crédito, que no hemos sabido mantener, la potencia financiera de la República y del Gobierno sin esfuerzos habría alcanzado para pagar con generosidad todos los servicios, para hacer cinco puertos, siendo uno de ellos militar y comercial, para construir cuatro mil Kilómetros de líneas férreas, para abrir siete mil kilómetros de carreteras, para regar quinientas mil hectáreas de suelo y para costear las grandes obras de salubridad de nuestras ciudades municipales.
Los maquinista de trenes (o locomotoras), especialistas en sistemas de señalización e ingenieros de vías encabezan los grupos de trabajo en accidentes de ferrocarril. Los especialistas en accidentes de autopista incluyen un mecánico experto en camiones o autobuses y un ingeniero de carreteras.
La ayuda que pudiera calificarse como institucional arribó a la ciudad de México por las siguientes vías: Vuelos especialmente fletados por tal propósito, o bien en la sección de carga de los vueltos comerciales o por carreteras por ferrocarril.
Activar nuestra economía amerita una resuelta política de obras públicas: continuar haciendo obras de pequeña, mediana y grande irrigación; completar la red vial nacional con nuevas carreteras y caminos de alimentación y penetración; concluir la rehabilitación de nuestros ferrocarriles; adaptar y construir puertos, que cuentan con importantes zonas de influencia; mejorar nuestro sistema de autotransportes y consolidar la Marina Mercante Nacional.
El que compra a 30 centavos o a peso la vara para esperar que le hagan cuatro carreteras por allí y vender a 30 pesos, sencillamente está usufructuando un capital que es del pueblo, un valor que, gracias al esfuerzo del Estado, ha surgido y se ha creado, y se lo apropia indebidamente.